El municipio inicia una campaña para ahuyentar la plaga de estorninos

Cientos de estorninos sobre el municipio de La Fuente de San Esteban. /ICAL
Cientos de estorninos sobre el municipio de La Fuente de San Esteban. / ICAL
LA FUENTE DE SAN ESTEBAN

Las calles y plazas de la localidad llevan desde el pasado mes de diciembre asoladas por la presencia de cientos de estas aves

REDACCIÓN / WORDLA FUENTE DE SAN ESTEBAN

El municipio de La Fuente de San Esteban sufre desde el pasado mes de diciembre la presencia de cientos de estorninos que anidan en sus calles y plazas cada día al caer el sol. Y es que desde hace dos años, cada vez que llega esta época, estas aves pueblan la localidad y se adueñan de postes, calles y carreteras, motivo por el que desde esta semana, y durante nueve jornadas no consecutivas hasta marzo, un servicio especial contratado por el Ayuntamiento trabajará para tratar de ahuyentar estos pájaros.

Así lo aseguró ayer a la agencia Ical el alcalde de La Fuente de San Esteban, Manuel Rufino García, quien ahondó en «el mal olor y la suciedad que provocan» estas aves, para justificar la campaña iniciada para desplazar a los estorninos del espacio urbano e impedir que aniden en la zona.

Los estorninos son aves muy ruidosas cuyo canto «es poco musical», pese a imitar todo tipo de sonidos, que no son del agrado de los vecinos del pueblo, sin olvidad el olor y la suciedad que desprenden, lo que provoca que «se tengan que limpiar y lavar las calles un día sí y otro también», comentó el regidor municipal.

La empresa especializada tratará de «molestar» a los estorninos con luces giratorias, fluidos de aves rapaces, así como facilitar la presencia de depredadores, entre otras técnicas, para intimidar y lograr que huyan. Se hará durante nueve jornadas distribuidas hasta el mes de marzo en las que, como indicó Manuel Rufino García, se trabajará a distintas horas «para que no se acostumbren a ello».

Con estos métodos, desde esta localidad esperan que los estorninos se marchen del pueblo lo antes posible y que el próximo año no busquen en La Fuente de San Esteban un refugio para quedarse de nuevo entre sus calles y plazas.

Según explica el ornitólogo salmantino Guillermo Hernández a la agencia Ical, los estorninos acuden en bandada como método de defensa «en busca del calor que desprende la ciudad» durante los meses de invierno, porque en zonas urbanas la temperatura suele ser entre dos y tres grados superior y la presencia de los depredadores es menor. «En grupo hay menor riesgo de ataque, y por eso su vuelo es como un baile coordinado para autodefenderse», señala.

Entre las peculiaridades de estas aves, se encuentran sus cantos, que forman parte del cortejo por parte de los machos para buscar pareja, y por eso «intentan imitar los sonidos que tienen a su alrededor, desde alarmas hasta sirenas», apuntó el ornitólogo.

Se componen de una amplia variedad de sonidos repetitivos, «algunos melódicos y otros no tanto», que les diferencian del resto. En su jerga, esto se entiende como un «signo de inteligencia» ante las hembras, de modo que, como señaló Guillermo Hernández, «cuantos más sonidos imiten, mejor será el macho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos