La Monarquía, a pie de calle

Los Monarcas reciben el cariño y la adhesión de los numerosos ciudadanos que se acercaron ayer al Edificio Histórico de la Universidad.
Los Monarcas reciben el cariño y la adhesión de los numerosos ciudadanos que se acercaron ayer al Edificio Histórico de la Universidad. / MANUEL LAYA

Los Reyes refrendan su popularidad con un aluvión de saludos y fotografías en el Patio de Escuelas

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Una nube de estresados fotógrafos y periodistas se movilizó para intentar captar los singulares detalles y las siempre anheladas anécdotas que podía generar la visita de los Reyes de España al ocho veces centenario Estudio salmantino. Al mismo tiempo, un mastodóntico dispositivo de seguridad, integrado por agentes del Cuerpo Nacional de la Policía, Policía Local y de los servicios de seguridad de la Casa Real, se desplegó por los monumentales Patios de Escuelas Mayores y Menores, así como por los pasillos del Edificio Histórico, para que las estrictas normas de seguridad no se quebrantaran y el periplo académico de Felipe VI y su esposa Letizia transcurriera sin ningún tipo de incidente, ajustándose de forma rigurosa en todo momento al meticuloso y detallado guión previo confeccionado por las instituciones implicadas en la organización de la esperada visita real.

Los Monarcas fueron puntuales y pasados unos minutos de las doce se encaminaban por el impresionante claustro del Edificio Histórico en dirección al Paraninfo. Previamente, una procesión de profesores con coloridas indumentarias y ajustados birretes, representativos de cada facultad, desfiló pausadamente, acompañados por el inconfundible sonido de las chirimías. La solemne ceremonia académica, repleta de discursos, se prolongó más de lo previsto inicialmente, teniendo su colofón hacia las 13:25 horas con la interpretación del inmortal ‘Gaudeamus igitur’ por el Coro de la Usal, dirigido por Bernardo García Bernalt.

Tras la finalización del acto, los Reyes atravesaron el Patio de Escuelas Mayores, dirigieron su mirada hacia Fray Luis de León y fueron saludados efusivamente por el público. Comenzaron entonces las apresuradas instantáneas captadas con los teléfonos móviles, los intentos por fotografiarse con Sus Majestades y, tal como era previsible, los coquetos comentarios sobre el atuendo de la Reina, quien escogió para su baño de masas un conjunto de chaqueta blanca de lana y falda de vuelo azul, firmado por Felipe Varela. No faltó tampoco un vino de honor, servido en el Patio de Escuelas Menores.

En el plano estrictamente académico, la lección inaugural del curso versó sobre los avances contra el cáncer y fue leída por el catedrático de Medicina, Juan Jesús Cruz Hernández. La sesión incluyó la lectura de la memoria del pasado curso por la secretaria general, Pilar Martín Aresti.

Fotos

Vídeos