Misa, procesión y gran prix protagonizan el día grande

Durante el gran prix los participantes sortearon diversas pruebas, con vaquilla incluida./M. J. G.
Durante el gran prix los participantes sortearon diversas pruebas, con vaquilla incluida. / M. J. G.

Numerosas personas participaron ayer en la festividad de San Miguel Arcángel, en la que la devoción y la diversión no faltaron durante la jornada

NARÑIA JESÚS GUTIÉRREZSalamanca

Día grande de las celebraciones en honor a San Miguel Arcángel en San Miguel de Valero, en el que los vecinos disfrutaron desde primeras horas. Y es que por la mañana, como es costumbre el día de la festividad del arcángel, tuvo lugar la eucaristía concelebrada por varios sacerdotes, tras la cual se desarrolló la procesión amenizada por los tamborileros del grupo de baile local El Arco, el cual ofrecería sus danzas a la talla bajo la carpa, donde tuvo lugar el ofertorio, en el que los vecinos entregaron sus flores a la imagen.

A continuación, hubo convite en el edificio multiusos, convirtiéndose en un momento de confraternidad entre todos los vecinos.

Casi sin tiempo al descanso, puesto que la misa se había iniciado al mediodía y el ágape finalizó entrada ya la tarde, los vecinos volvieron a reunirse, pero esta vez en la plaza de toros, para disfrutar del gran prix, un evento con vaquillas incluidas que se desarrolla por segundo año consecutivo durante las fiestas patronales, debido al gran éxito de la pasada edición. En esta ocasión, la participación fue mayoritariamente masculina, aunque hubo alguna joven que no dudó en medirse a sus contrincantes y también participó en las pruebas.

De esta forma, diversos grupos de jóvenes y no tan jóvenes compitieron entre sí, realizando diversas pruebas, que incluían, como no podía ser de otra forma, no dejarse coger por las vaquillas que también formaban parte del juego. Finalmente fue el equipo que estaba vestido con camisetas rojas, el grupo denominado El Gato Volador, el que resultó ganador de la segunda edición del Gran Prix de San Miguel de Valero, en una tarde en la que las buenas temperaturas mantuvieron a todo el público hasta el final.

Después llegó la batalla de colores, y por la noche la verbena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos