El miércoles de San Judas Tadeo en El Carmen de Abajo

Devotas de San Judas Tadeo tocan el manto de la imagen en la iglesia de El Carmen de Abajo.
Devotas de San Judas Tadeo tocan el manto de la imagen en la iglesia de El Carmen de Abajo. / LAYA

Cientos de devotos visitan este templo el último de cada mes para pedir y agradecer al abogado de los casos complicados y difíciles

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Ayer no fue un miércoles cualquiera, era el último de mes. El trasiego de personas que entran y salen de la iglesia de El Carmen de Abajo es continuo desde primera hora de la mañana. La devoción a San Judas Tadeo ha ido creciendo durante los últimos 15 años, desde el momento en el que un matrimonio donó esta imagen a los Padres Carmelitas. Ellos no atravesaban un buen momento debido a la enfermedad de su hija, y como agradecimiento quisieron iniciar la vocación en Salamanca.

Y ha sido el boca a boca en la calle el que ha creado una de las devociones más populares en Salamanca. En sus inicios se daba una misa durante ese último miércoles de mes, pero ahora, como apunta el prior de los Padres Carmelitas, del Convento de San Andrés, Matías Tejerina, se dan seis, repartidas entre la mañana y la tarde. «Siempre está llena la iglesia», apunta, sobre todo en las de la tarde.

Pero ayer, en la eucaristía de las 10:30 horas ya no había sitio para sentarse, e incluso, algunos de los devotos de San Judas Tadeo estaban de pie. Tejerina detalla que los fieles a esta imagen vienen a pedirle por motivos de salud, trabajo o porque se tienen que enfrentar a una oposición, «pero también le dan las gracias». Además, destaca que no solo viene gente de diferentes barrios de la capital sino también de la provincia. San Judas Tadeo es el abogado de los casos complicados y difíciles, y sus devotos no dudan en pasar sus manos por el manto rojo de la imagen, o su estampita. Como reconocía ayer Lourdes Martín, que acude a este templo cada último miércoles de mes, «cuando le toco parece que me llevo a casa una parte de él». En este caso, pasaba su estampita por el pide de San Judas Tadeo, y tenía su sentido:«Mi marido tiene un problema en el pie y pido por él», relataba.

Ella lleva dos años acudiendo a este templo, salvo que esté fuera de Salamanca. «Cuando entro aquí me siento bien, me transmite muchas cosas buenas», confiesa Lourdes Martín. En todo este tiempo le ha pedido y agradecido un montón de cosas, porque la vida a veces se complica y la fe es una forma de sobrellevarlo. En algo que se ha fijado esta devota es que a San Judas Tadeo también le siguen muchos hombres.

Rita Martín es una de las seguidoras veteranas de esta imagen, y acude a la iglesia de El Carmen de Abajo la última semana de mes desde hace más de diez años. «A mi se me han solucionado muchos problemas y estoy agradecida, nunca me falla», subraya a los pies de la imagen. Asimismo, insiste en que ayuda a que la devoción se propague, y allá por donde va habla de ersta pequeña imagen que custodian los Carmelitas en su templo.

En este sentido, el prior de este convento reconoce la importancia de la «religiosidad popular», y de todo lo que simbolice la expresión de la fe, «para alimentarla y cuidarla». En cada una de las seis eucaristías que se celebran en la iglesia cada último miércoles de mes si se reza varias oraciones a San Judas Tadeo, entre ellas, por las intenciones de sus devotos, pero se hace la lectura del Evangelio que ese día toque.

La gente, además de realizar algún donativo a la imagen, enciende una vela roja y reza una oración ante él. «A veces los cristianos necesitan tener algo tangible para vivir la fe, y en este caso, tienen esta imagen, a quien la tocan», precisa Matías Tejerina.

Algunos de ellos ya piensan en su próxima cita con San Judas Tadeo, el miércoles 26 de julio.

Fotos

Vídeos