El Martes Mayor cuelga, un año más, el cartel de no hay billetes

La charanga, a su paso por la Plaza Mayor, abarrotada de público durante buena parte de la mañana.
La charanga, a su paso por la Plaza Mayor, abarrotada de público durante buena parte de la mañana. / S.G.
CIUDAD RODRIGO

Miles de personas se dieron cita en esta fiesta de exaltación del comercio en la que un total de 255 puestos salieron a la calle

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Suele ser un clásico aquello de si hay más o menos gente en la celebración del Martes Mayor, pero lo cierto es que esta fiesta de exaltación del comercio local sigue siendo el punto de referencia del verano y una de las citas festivas más importantes del año en Ciudad Rodrigo.

La respuesta de público fue la de siempre, masiva. Las personas, llegadas desde todos los puntos de la comarca, se contaban por miles, todas ellas interesadas en encontrar esa ganga u oportunidad que se asocia a un día comercial.

Finalmente, 255 puestos salieron a la calle y tan solo 20 de ellos participaron en los concursos propuestos para los que la temática elegida eran los asedios de CiudadRodrigo durante la Guerra de la Independencia. Seguramente, el Consistorio tendrá que dar una vuelta a esa parte del concurso si no quieren que la cosa vaya a menos todavía. La propia edil de Ferias y Mercados, Soraya Mangas, indicaba, en relación al nivel, que «hay de todo», aunque es verdad que algunos puestos estaban muy trabajados y que en esta ocasión la temática no era precisamente sencilla y «ha costado más».

Por su parte, el alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, destacó momentos antes de iniciar el recorrido de puestos junto al resto de miembros de la Corporación la «gran participación», pues este año los puestos eran 10 más que la pasada edición y procedían de 14 provincias diferentes, algunas tan dispares como Cádiz o Guadalajara, aunque el grueso se ciñe a Ciudad Rodrigo y su entorno.

Un total de 20 puestos participaron en el concurso cuya temática era el asedio

El primer edil está muy vinculado a los inicios de esta fiesta del comercio pues el entonces alcalde, Miguel Cid Cebrián, le pidió que lo acompañara a Plasencia para ver la posibilidad de organizar algo parecido a lo que ya se hacía en tierras extremeñas pero, en este caso, en Ciudad Rodrigo.

«Entonces se creó una asociación de comercio que presidía Facundo Barrueco», recordó Juan Tomás Muñoz, «el pregón se organizó ese mismo día, por la tarde había un festival taurino y el final siempre era un concierto que en aquella época protagonizaban Los gemelos del sur, con la plaza llega de gente y con muchas ventas para el comercio».

Entiende que la cita «tuvo muy buena acogida desde el primer año» y destaca ese «componente de tradición» después de 33 años, en un certamen que «a la gente le interesa y participa».

La dinámica que ha seguido la fiesta comercial desde le primer año ha sido siempre similar, aunque «se va mejorando con más actividades, este año, por segunda vez, con una gran orquesta».

La artesanía alimentaria acaparó la mayor parte de los puestos de esta fiesta del comercio

De manera indirecta tanto el alcalde como la edil de Ferias y Mercados quisieron dejar claro que ese concierto de fin de fiesta, en su segunda edición, no se había desarrollado en la Plaza Mayor dado que las dimensiones de los escenarios de la orquesta Tango eran demasiado grandes para esa ubicación, por lo que se optó por el mercado de abastos.

Tampoco se puede olvidar que el origen de esta fiesta reside en el privilegio otorgado por los Reyes Católicos a la localidad, por el que una vez al año podían instalar un mercado franco, es decir, un mercado libre de impuestos.

Productos

Pero en esta celebración nadie pierde de vista la oferta comercial con la artesanía, y dentro de ésta, la artesanía alimentaria, como principales referencias.

Así, ayer en las calles de Ciudad Rodrigo se podían encontrar desde licores, empanadas, embutidos o vinos hasta aceites o turrones.

Dentro de la artesanía destacaban esmaltes en fuego y plata, artesanía de diseño con piedras y minerales, artesanía cinegética, libros envejecidos, cristal y cartón prensado, artesanía con papel decorado y carbón reciclado o bisutería con hilos de bronce, cobre y alpaca.

Tampoco faltó la parte de textiles, hostelería, plantas, productos dietéticos o regalos y complementos, además de la ya habitual presencia de las encajeras de Amanecer o asociaciones como la del Cáncer, Diabetes o puestos de comercio justo. En esta ocasión, el Ciudad Rodrigo Club de Fútbol también salió a la calle para vender camisetas o bufandas de esta formación deportiva.

En lo que a los premios se refiere, el primer premio de comercio dotado con 200 euros fue para la tienda Quattro, que había desarrollado un importante trabajo para recrear en al puerta de su establecimiento de la calle Madrid un auténtico campamento de guerra. Además, todas las dependientes iban ataviadas muy acordes a la temática.

El segundo premio fue para Ferretería Sertorio, que también había construido una destacada fortaleza a las puertas de su tienda. Ese premio estaba dotado con 150 euros. Y el tercer premio de esta categoría, dotado con 100 euros, recayó en Conchita San Román.

Por su parte, el primer premio de escaparates fue para Dedal de plata, con 35 puntos, seguido de Quattro y Mónica Monroy Fotografía. Y el primer premio al mejor stand o puesto alusivo a la temática del Martes Mayor fue para Regina Dorado Martín y su puesto de Sweet golden cakes.

Un año más, se quiso reconocer el trabajo de los más pequeños y su empeño por mostrar unos puestos cuidados en cada detalle. Joan Montero, Jorge Mendo y Sergio Iglesias y Sergio y Elsa Martín fuero reconocidos por el jurado y todos ellos recibirán dos entradas de cine y un paquete de palomitas.

Estos premios del Martes Mayor se entregarán en fechas venideras en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo.

A toda esta actividad se sumaron algunos conciertos y actuaciones promovidas desde diferentes establecimientos hosteleros. Y es que la tarde fue totalmente para este sector, ya que a mediodía el comercio comienza a retirar sus puestos para dar paso a un tramo más festivo.

La fiesta no entiende de edades y se pudo ver a grupos de lo más variopintos que, en algunos casos, aguantaron hasta el inicio del concierto en el mercado de abastos.

El martes que viene será festivo como en el resto de España pero en 15 días, CiudadRodrigo estará de lleno en la Feria de Teatro.

Fotos

Vídeos