Una marea de 14.000 personas contra el cáncer

Momento del inicio de la IVMarcha contra el Cáncer organizada por la AECC de Salamanca. /ANTORAZ
Momento del inicio de la IVMarcha contra el Cáncer organizada por la AECC de Salamanca. / ANTORAZ

En su cuarta edición, la marcha organizada por la AECC bate récord de participación en Salamanca en un recorrido de seis kilómetros

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

El aliento y el apoyo de una toda una ciudad se resumía en dos colores: el verde y el rosa. El tono de las camisetas que lucían los participantes de la IVMarcha Contra el Cáncer que organizaba ayer la AECC en Salamanca. Las previsiones iniciales de la asociación era de alcanzar los 10.000 inscritos, pero se batió todo un récord hasta los cerca de 14.000.

La presidenta de la AECC, Inmaculada Rodríguez, recordó sobre el escenario de la plaza de la Concordia -punto de salida y llegada de la marcha-, que la evolución de participantes ha sido increíble, pasando de los 2.000 en su primera edición, 5.800 en la segunda y 8.000 el año pasado. Y como también resaltaba, el tema del cáncer es algo que preocupa a todos, y la jornada de ayer estaba dedicada, según sus propias palabras, «a los que han lo han sufrido, lo sufren y lo sufrirán». Inmaculada Rodríguez puntualizó también que el cáncer «no es una batalla fácil», y el lema elegido este año resume este aspecto: #tuluchaesmilucha.

La marcha comenzó a las 10:30 en punto con una marcha atrás que se escuchaba en megafonía. En primera línea de la salida se encontraban las autoridades, entre ellas, el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco. Muy cerca de ese arco también vestía ropa deportiva y la camiseta de la marcha el jefe del servicio de Oncología del Complejo Asistencial de Salamanca, Juan Jesús Cruz, que además es presidente del comité técnico de la asociación. Durante esos primeros metros de la marcha, subrayaba la «enorme labor» que realiza la AECC en Salamanca, que como añadía, han sido capaces de reunir a cerca de 14.000 personas. Asimismo, precisaba que en la provincia cada año se diagnostican entre 2.000 y 2.200 nuevos casos de cáncer.

Juan Jesús Cruz cree que citas como la marcha de ayer suponen «un gran apoyo moral para los enfermos», además del dinero que recaudan para la investigación, que también valora.

El recorrido, de seis kilómetros, discurría por las calles más céntricas de la capital, como la Plaza Mayor, la calle Rúa, Libreros o Compañía, dando un toque de color a la mañana y de apoyo a los que luchan o lucharon contra el cáncer.

La Asociación Española contra el Cáncer de Salamanca contó con la colaboración de más de 50 voluntarios, entre ellos familiares y los propios afectados de esta enfermedad. Es el caso de Raquel Serrano, cuyo cometido ayer se centraba en el ropero de la plaza de la Concordia. Hace siete años que tuvo un cáncer de mama y desde entonces quedó unida a la AECC. «Llevo toda la mañana emocionada, no lo puedo evitar», destacaba. Tras pasar por el cáncer Raquel tuvo claro que quería colaborar con la asociación, y de hecho, en su peluquería ha inscrito a la gente en la marcha, unos 90. «Con el cáncer de cambia la vida totalmente, y le das valor hasta el aire que respiras en la calle».

Otro rostro del voluntariado de la AECC es Josefa Rodríguez, en el puesto de venta de lotería de Navidad de la asociación. Desde hace un año padece leucemia y se siente agradecida con la asociación porque le han apoyado en el servicio de préstamo de pelucas y a nivel psicológico. «Lo de hoy ha sido todo un éxito de solidaridad, y un aliento para seguir», matizaba.

La presidenta de la asociación se sentía muy agradecida a la sociedad salmantina tras finalizar la marcha:«Han salido a la calle porque son sensibles a la enfermedad y con eso se transmite esperanza». Su próximo reto de cada a la próxima edición lo tiene fijado en 20.000 personas.

Fotos

Vídeos