Mañueco cifra en un 95% la ejecución de su programa en el ecuador de su mandato

Alfonso Fernández Mañueco y Fernando Rodríguez, durante la rueda de prensa que ofrecieron ayer en el salón de recepciones del Ayuntamiento. / MANUEL LAYA

El alcalde considera un éxito el pacto con Ciudadanos y garantiza que agotará la legislatura

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Pudo ser una pura coincidencia o quiso escoger una fecha de profundo simbolismo para hacer balance de los dos primeros años de su segundo mandato al frente de la Alcaldía de Salamanca. Sea como fuere, lo cierto es que Alfonso Fernando Fernández Mañueco eligió el asfixiante y tórrido 15 de junio de ayer, justo cuando se cumplían los 40 años desde la mítica cita electoral con las urnas del 15 de junio de 1977 –los primeros comicios tras la muerte del general ferrolano y jefe del Estado español entre 1939 y 1975, Francisco Franco Bahamonde– para detallar los avances y logros que, desde su punto de vista, ha cosechado en estas dos anualidades.

El espíritu de diálogo que marcó aquel inolvidable y también caluroso 15 de junio de 1977 lo enlazó ayer el alcalde, en el inicio de su comparecencia ante los periodistas, con el talante de diálogo que ha querido impregnar a su actividad en el Consistorio. Diálogo, transparencia, moderación, consenso y mano tendida al resto de las fuerzas políticas fueron los conceptos que Mañueco considera que han jalonado estos dos años.

El regidor municipal valoró en términos especialmente positivos el acuerdo programático rubricado con Ciudadanos y el pacto fiscal alcanzado con la formación naranja para favorecer a las familias y apoyar la actividad económica. También se congratuló de haber rubricado con Ciudadanos y el PSOE el Pacto por la Vivienda y e ironizó sobre las críticas vertidas contra él por el cuarto grupo municipal –Ganemos– confesando que «estaría profundamente preocuparía si Ganemos me hubiera dado un aprobado a mi gestión».

Mañueco resaltó que se aprobaron durante este mandato 142 mociones, de las que el 83% contaron con el apoyo del PP. También se refirió a los presupuestos participativos, «reflejo del compromiso de impulsar la participación ciudadana en la gestión municipal desde el diálogo con todas las personas, que en sus dos ediciones han contado con más de un millar de propuestas».

La actuación del equipo de gobierno pivotó en torno a seis grandes líneas de trabajo, como fueron dar más oportunidades a todos, y en especial a los jóvenes, el compromiso «rotundo» con las políticas sociales, tener unas cuentas «saneadas y equilibradas» como la mejor base para una gestión eficaz; potenciar las señas de identidad salmantinas, trabajar por una ciudad mejor y para todos, y convertir el río Tormes en un espacio de oportunidades. Fruto de todo este esfuerzo es que «en el ecuador del mandato, el 95% de las actuaciones se han cumplido o están en vía de cumplimiento», según proclamó Mañueco.

En estos dos años, y con socios de prestigio como la Escuela de Organización Industrial (EOI) y la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT), se pusieron en marcha programas novedosos para lograr una ciudad con más oportunidades.

El Programa Millenials, enfatizó el alcalde, está favoreciendo la inserción laboral de los jóvenes incentivando a las empresas para que les contraten, y con la FECYT se lleva a cabo una iniciativa pionera para impulsar la industria vinculada al conocimiento a través del fomento, retención y atracción del talento, posibilitando la llegada a la ciudad de investigadores con una trayectoria incipiente muy prometedora y con potencial de liderazgo en líneas de investigación emergentes.

También se reforzó el apoyo a emprendedores, autónomos y pequeñas empresas; se firmaron acuerdos con nueve entidades financieras para facilitar su financiación y se potenció la Oficina Municipal de Apoyo a Empresas, que ha atendido a más de 400 emprendedores.

Mañueco señaló que se pusieron en marcha dos lanzaderas de empleo y una nueva línea de ayudas para mejorar la competitividad. Prácticamente se eliminó la tasa de apertura para nuevos negocios; se creó un espacio municipal de coworking; se facilitó locales a bajo coste a emprendedores, y se impulsó un plan integral de apoyo al comercio, habiéndose ya creado la mesa de trabajo con la Cámara de Comercio para su elaboración. Además, con la finalidad de reforzar la colaboración con las empresas de economía social y los centros especiales de empleo, se introdujo  una reserva de contratos a favor de estas entidades.

Los últimos datos en materia de empleo ponen de relieve que se contabilizan ahora 2.403 parados menos que al inicio de este mandato, es decir, una caída del 20% en el número de desempleados.

Por otro lado, Mañueco rememoró las medidas puestas en marcha para ayudar a las personas que peor lo están pasando, como los acuerdos para evitar el corte de agua, electricidad y gas a las familias más desfavorecidas. También se flexibilizaron los criterios económicos para acceder a las ayudas municipales, lo que ha permitido, por ejemplo, a muchas más personas viajar en autobús pagando a tres céntimos el viaje.

El alcalde apuntó que se ha incrementado la colaboración económica para la atención a las personas más necesitadas a través del Centro de Emergencia Social de Cruz Roja y del Espacio Abierto de Cáritas, así como el Comedor Social gestionado por la asociación de Los amigos del Silencio y La Felicidad. También fueron puestas en valor por el alcalde las ayudas para la compra de material escolar, que han beneficiado a un total de 1.878 familias; las más de 1.800 ayudas para necesidades básicas, como alimentación o pago del alquiler, o el refuerzo a la protección a familias en riesgo de desahucio firmando un protocolo con jueces y abogados. A ello se añaden otros recursos como las viviendas municipales con coste cero para colectivos de especial vulnerabilidad o en régimen de alquiler social, que oscila entre 50 y 124 euros.

Asimismo, el Ayuntamiento entregó una promoción de 29 viviendas en propiedad en Pizarrales, y dos promociones, que suman 27 viviendas en alquiler, en el Alto del Rollo, y se adjudicó el proyecto del Centro de Convivencia Victoria Adrados, cuya construcción comenzará en las próximas semanas.

Además, se impulsó la formación de personas desempleadas, con especial atención a los colectivos en riesgo de exclusión, organizando un centenar de cursos con casi 1.000 participantes.

Juventud

Apoyar a los jóvenes fue otra prioridad de estos dos años, elaborándose un plan formativo con 90 cursos y más de 1.500 plazas; se ha aprobado el III Plan Municipal de Juventud, y se ha reforzado el compromiso con las asociaciones juveniles incrementando en un 65% la cuantía destinada.

En el ámbito deportivo, más de 20.000 niños han participado en los Juegos Escolares y las actividades de las Escuelas de Promoción Deportiva, y se firmaron convenios para facilitar a los clubes deportivos el disfrute de las instalaciones municipales. Destaca también la apertura de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela, con más de 233.000 metros cuadrados para la práctica de más de veinte deportes.

La remodelación de las piscinas municipales, las mejoras en los campos de fútbol y pabellones y el inicio de la obra de la pista deportiva de Puente Ladrillo fueron otras actuaciones.

Respecto a la salud financiera del Consistorio, la ratio de endeudamiento se redujo 20 puntos porcentuales en estos dos años y el Ayuntamiento está pagando a los proveedores en menos de 30 días, tal como coincidieron en destacar Mañueco y su concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez Alonso.

Fotos

Vídeos