El manto blanco cubre toda la provincia y colapsa numerosas carreteras

Las calles de Peñaranda presentaban en la mañana de ayer esta fisonomía, con la maquinaria desplegada para hacer frente a la copiosa nevada. /C.H.
Las calles de Peñaranda presentaban en la mañana de ayer esta fisonomía, con la maquinaria desplegada para hacer frente a la copiosa nevada. / C.H.

La autovía de La Plata fue la más afectada con atascos constantes y prohibiciones para autobuses y camiones

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El temporal de frío y nieve azotó ayer con especial intensidad a toda la provincia salmantina. La caída de copos ya fue intensa durante la noche del sábado al domingo y se acentuó a lo largo de todo el día de ayer, extendiendo un manto blanco, de mayor o menor espesura según los casos, sobre la práctica totalidad de los municipios.

La idílica estampa invernal se vio empañada, sin embargo, con todo tipo de dificultades en la circulación, con retenciones y atascos e incluso con la suspensión de servicios de autobús que enlazan Salamanca con Madrid, Béjar y Extremadura. De hecho, en la estación de autobuses de la capital salmantina se formaron colas ante el desconcierto generalizado por culpa del temporal. No faltaron tampoco las quejas de los usuarios afectados, que demandaban más información sobre cómo está afectando el temporal a las diferentes líneas de autobús.

La autovía A-66 a su paso por Béjar y Guijuelo se vio especialmente castigada por el temporal, ocasionando que numerosos conductores se vieran atrapados desde las primeras horas de la mañana de ayer. La intensidad de la nevada obligó a prohibir el paso de camiones y autobuses en la autovía de La Plata. También se registraron diversos accidentes, aunque ninguno de ellos reseñable ni de importancia. Un tramo especialmente perjudicado de esta vía fue el comprendido entre Vallejera y el Puerto de Béjar, lo que motivó el uso de máquinas quitanieves.

La DGT recomendó a los conductores no usar la A-50 que comunica Peñaranda con Ávila

Por la tarde numerosos coches quedaron detenidos, nuevamente en la A-66, pero en esta ocasión a la altura de Cuatro Calzadas en el acceso a Salamanca con persistentes retenciones. Hubo turismos que permanecieron parados más de una hora, lo que exasperó a sus conductores, formándose extensas hileras de vehículos que circulaban a velocidad muy lenta para llegar hasta la capital.

Las consecuencias del temporal se hicieron sentir con especial intensidad en otras vías de la provincia, como en la A-50 entre Salamanca y Cantaracillo. El tránsito de vehículos estuvo interrumpido a lo largo del día en ambos sentidos en la carretera SA-203 a la altura de La Alberca.

El rosario de incidentes se localizó también en las carreteras próximas a El Cabaco, El Maillo y La Maya. La Dirección General de Tráfico recomendó por la mañana no circular por la A-50, que enlaza Peñaranda de Bracamonte con la ciudad de Ávila, donde la Junta activó el Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León por la gravedad de las nevadas. Además, el tren Alvia Madrid-Salamanca estuvo estuvo detenido durante más de una hora en la estación abulense durate la noche de ayer, sin que los pasajeros, afirma una viajera, recibieran explicaciones.

El Ayuntamiento distribuyó 16 toneladas de sal en la capital ante la intensa nevada

Por su parte, el Ayuntamiento de Salamanca mantuvo activo el protocolo de actuación ante las nevadas y distribuyó 16 toneladas de sal. El servicio municipal de limpieza comenzó los trabajos por los hospitales, centros de salud, servicios de emergencia y vías principales. De este modo se garantizó el tránsito de peatones y la circulación de vehículos por las vías principales pudiendo también circular con normalidad el transporte público. Se actuó también en calles secundarias con menor tránsito peatonal y tráfico y los trabajos continuaron durante la noche con el fin de evitar la formación de placas de hielo. Asimismo, se tuvieron almacenadas más de 200 toneladas de sal en las instalaciones del Servicio Municipal de Limpieza situadas en la localidad de Villamayor, en el Parque de Maquinaria y en varios locales más de la ciudad para su rápido esparcimiento.

El Ayuntamiento recordó ayer que dispone de diez barredoras con cuchilla quitanieves, tres máquinas con cuchillas quitanieves, siete furgonetas Daylis Caja con cuchilla y repartidores de sal, dos camiones con cuchillas, dos camiones con pluma y cuchillas, un camión Multivol con cuchilla y dispositivo para almacenar y repartir sal y otro camión 4x4 de la brigada de acción inmediata. El material se completa con carros individuales para el esparcimiento manual de sal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos