La intrahistoria de Cervantes

El escritor y exsecretario de Estado de Industria, Álvaro Espina, con su novela. /WORD
El escritor y exsecretario de Estado de Industria, Álvaro Espina, con su novela. / WORD

El escritor Álvaro Espina presenta esta tarde en Santos Ochoa su novela ‘Cerbantes en la Casa de Éboli’, ambientada entre 1566 y 1569

D.B.P. / WORDSALAMANCA

Álvaro Espina presenta hoy en la librería Santos Ochoa su novela ‘Cerbantes en la Casa de Éboli’, que comienza con un sugerente punto de partida: el hallazgo en Orán de un cartapacio con documentos de lo que podría ser una autobiografía de Miguel de Cervantes. Con esta premisa, el autor narra la vida del literato entre 1566 y 1569, antes de su huida a Italia.

La novela comienza con un prefacio en el que Espina explica el origen de citado manuscrito. El escritor comenta que la idea de usar el presunto hallazgo de un texto perdido para redactar la novela es «la forma más lógica de pensar en cómo Cervantes podría habernos hecho llegar una autobiografía. Habría echado mano de otro Cide Hamete, como hizo con ‘El Quijote’, en el que él aparece como transcriptor. En la novela también hay un Cide Hamete, pero con su nombre arábigo. Es el mismo esquema». Espina desempeña el rol de editor o erudito que halla el texto, lo traduce y lo edita.

Los lectores se darán cuenta enseguida de la profusión de notas y explicaciones que acompañan a la obra. «La historia se cuenta por sí misma», apunta el autor, pero las notas «enriquecen más» el ambiente y aportan un detallado trasfondo histórico. Los apuntes contrastan la trama del manuscrito con los documentos reales de la época, para que el lector pueda comparar los avatares de Cervantes en la novela con los sucesos reales de aquellos años. La descripción del Madrid de los Austrias es el resultado de mucha documentación, investigaciones casi detectivescas y muchos paseos por las calles del centros de la capital. «Era un mundo muy abigarrado y que da mucho juego», añade Espina.

Trama

Desde la editorial señalan que «El joven Miguel de Cervantes se instala con su familia en una casa de la calle Atocha de Madrid y entra a formar parte de la casa de Éboli como secretario privado de los príncipes y preceptor de su hija Ana. Al mismo tiempo prepara su examen de Bachiller por la Universidad Complutense en el estudio de López de Hoyos».

«La historia se cuenta por sí misma, pero las notas enriquecen más el ambiente» de la obra

La obra, continúan, «relata la etapa más desconocida de la vida de Cervantes, mientras culmina su educación, y permite asomarse a lo que pudieron ser sus primeros pasos en el amor y en la creación literaria, como narrador predilecto de Juana de Austria, del príncipe don Carlos y de Isabel de Valois, antes de la desdichada desaparición del heredero al trono y de la reina».

El Cervantes de este libro «está escribiendo ‘La Galatea’», culminando su formación y empezando a trabajar como preceptor de Ana de Mendoza. Según Álvaro Espina, ‘Cerbantes en la Casa de Éboli’ «es una novela de aprendizaje» en la que el inmortal autor afronta años decisivos en su vida y ve pasar por delante de sus ojos y de sus manos, como secretario de cartas, las intrigas de Corte española.

La presentación de ‘Cerbantes en la Casa de Éboli’ (Cervantes firmaba con B) comenzará a las 19:30 en la librería Santos Ochoa de la Gran Vía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos