El instituto García Bernalt, primer centro educativo con un espacio cardioprotegido

Profesores, directivos y alumnos del instituto, junto al DEA./MANUEL LAYA
Profesores, directivos y alumnos del instituto, junto al DEA. / MANUEL LAYA

El claustro de profesores junto a los alumnos han realizado diversas acciones para costear el precio del desfibrilador semiautomático

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Los profesores de Biología y Religión del Instituto Federico García Bernalt han liderado un proyecto con el que han conseguido crear un espacio cardioprotegido. De hecho, se han convertido en el primer centro educativo público de Salamanca en instalar un desfibrilador semiautomático, conocido bajo las siglas de DESA.

Según destaca Justo Mira, uno de los profesores que ha coordinado esta iniciativa, «viendo la necesidad de tener un espacio cardioprotegido, en el primer trimestre, el claustro de profesores decidió empezar acciones junto con los alumnos para obtener un desfibrilador semiautomático, el DESA». Su coste ascendía a un total de 2.400 euros, que han conseguido gracias a la venta de productos navideños, artículos de regalo en rastrillos o un quiosco en los recreos.

Cabe destacar que la AMPA del instituto, llamada Fuente del Cántaro, también ha contribuido de económicamente para poder conseguir el DESA en el García Bernalt , y que también será de utilidad en esta zona del barrio de Capuchinos.

De forma paralela a la captación de fondos para comprar este aparato, durante los últimos tres meses, «se han concienciado a los alumnos de la importancia de llevar una vida saludable, de cuidar el corazón, que es lo mejor que tenemos el ser humano, y sobre todo, hacer que los demás se beneficien de una vida sana y solidaria».

Y estos mismos valores los han puesto en práctica en la residencia Veracruz con los mayores que residen en ella, que según este profesor de Secundaria,«ha sido una experiencia inolvidable».

Y como Justo Mira reconocía ayer coincidiendo con la presentación del aparato DEA:«Después de mucho trabajo y esfuerzo lo hemos conseguido y se ha colocado en la conserjería principal para uso de la comunidad educativa».

Formadas 12 personas

Para su utilización, en el caso de que una persona sufra una parada cardiaca, se ha formado a un grupo de 12 personas entre alumnos, profesores y demás personal de este instituto de Secundaria del barrio de Capuchinos.

Con orgullo también recuerdan que es el primer centro público en Salamanca que ha adquirido un desfibrilador semiautomático, «con el trabajo del claustro, los padres y los alumnos». Y el proyecto no se quedará solo en la adquisición del aparato, sino en torno a la salud seguirán trabajando en ello durante el segundo trimestre, una vez que pasen las vacaciones de Navidad.

Esta comunidad decidió presentar su DESA el último día lectivo del año, recordando que nuevos retos llegarán en 2018, como añadía este profesor,«para cuidar el corazón, lo mejor que tenemos las personas». Cabe recordar que este instituto participa en otros proyectos sociales con los que tratan de inculcar valores a través del contacto con personas con discapacidad o mayores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos