El hospital aspira a tener una unidad de Reproducción Asistida y de preservación

Un médico y personal de enfermería, en la zona de cirugía ambulatoria de Ginecología, en el Clínico Universitario. /MANUEL LAYA
Un médico y personal de enfermería, en la zona de cirugía ambulatoria de Ginecología, en el Clínico Universitario. / MANUEL LAYA

Cada año derivan más de 200 casos a las dos unidades de referencia de Castilla y León que están en Valladolid

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Ginecología y Obstetricia son los dos grandes bloques de este servicio asistencial, docente e investigador del Complejo Asistencial de Salamanca. Desde febrero de 2015, su responsable es María José Doyague, quien ha ido introduciendo cambios que han permitido mejorar el servicio a sus pacientes en las diferentes áreas en las que se divide. Asimismo, tiene importantes proyectos de futuro en cartera, donde destaca la solicitud a la Gerencia Regional de Salud (Sacyl), de convertirse en la tercera unidad de referencia en reproducción asistida y la preservación de la fertilidad.

En la actualidad, en el hospital de Salamanca tan solo existe una consulta preconcepcional dentro de la unidad de Esterilidad y Endocrinología Ginecológica. «En esta consulta valoramos a mujeres con patología, por ejemplo, las que han sufrido abortos de repetición, para valorar y hacer un proyecto futuro de embarazo para ellas», precisa la doctora Doyague.

En materia de preconcepción, en el Complejo Asistencial tan solo puede realizar un estudio básico y la inseminación artificial con semen de la pareja, para el resto de técnicas relacionadas con la reproducción asistida, son derivadas a las dos unidades de referencia de Castilla yLeón, ubicadas en Valladolid, en concreto, en el hospital Río Hortega y el Clínico Universitario.

En preconcepción, en Salamanca se puede realizar un estudio básico

Como confirma la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia, cada año derivan más de 200 casos a la unidad de referencia de Valladolid, la del Río Hortega, «un volumen importante», y que quieren evitar con la puesta en marcha de una unidad específica en su servicio, «se ha presentado varias veces, pero ahora se llevará un nuevo proyecto para tener técnicas de reproducción asistida en todos sus campos, y de preservación de fertilidad», explica. La idea es presentarlo a inicios de 2018, y de conseguirlo, agilizaría mucho este tipo de procesos, ya que las pacientes salmantinas tienen que sumarse a una importante lista de espera, ya que a las unidades de referencia llegan mujeres de toda Castilla y León.

Los casos que suelen derivar son aquellos que requieren de un tratamiento de esterilidad y la preservación de la fertilidad por causas médicos u oncológicas. «Están sobresaturados porque hay mucha demanda», aclara María José Doyague.

Poner en marcha la unidad no supondría un importante coste económico, como asegura esta responsable, y se necesitaría incorporar más personal, y entre ellos, a dos biólogos, así como crear un pequeño quirófano para las punciones. «También necesitamos la colaboración del servicio de Laboratorio de Análisis Clínico, que también ha colaborado en el proyecto para ver qué se necesita», determina.

Una unidad sostenible

La doctora Doyague piensa que sería sostenible, y es turno de crecer, además, teniendo en cuenta que la población cada vez busca más tarde el embarazo. «La preservación por causas sociales no se va a contemplar por ahora, pero sí mujeres con patologías, como la endometriosis, así como los casos oncológicos, cada vez en personas más jóvenes, y que tienen que retrasar su maternidad hasta la curación del proceso», detalla.

De aprobarse, en el hospital salmantino se realizaría una consulta integral, es decir, desde que empiezan el proceso hasta que consiguen el embarazo o no, según cada caso.

Del área de Ginecología, la jefa de servicio recuerda que las consultas se dividen en unidades específicas, además de las consultas generales (tres diarias). El resto se dedican a patologías concretas: Oncología Ginecológica(con profesionales formados en esa materia y que solo pasan esa consulta), Patología del Tracto Genital Inferior, Suelo Pélvico, Menopausia, Vía Clínica de la Metrorragia Postmenopáusica y Endometriosis. «La capacitación específica del médico es fundamental para ofrecer a cada paciente la mejor asistencia posible y la más actualizada».

En el área de Ginecología también cuentan con una zona de tratamiento de cirugía menor ambulatoria, donde desde junio de 2016 a 31 de diciembre de 2017 ya han realizado unos 500 procesos, que ha supuesto en muchas ocasiones evitar el paso a un quirófano y la anestesia general. «Tenemos la histeroscopia diagnostica y terapéutica (quirúrgica), y el tratamiento de la patología del tracto genital inferior», enumera. Cuentan con una zona donde reciben a la mujer, se evalúa su historia clínica, comprueban la indicación, y después, pasa a realizarse el procedimiento, «previo consentimiento informada, incluida en la lista de espera, y premedicada si hace falta».

Después de cada procedimiento, la mujer pasa a una sala de recuperación, donde está en observación el tiempo que necesite hasta que pueda irse, siempre acompañada por un familiar. «Esta zona ha permitido reducir la lista de espera quirúrgica, y los procedimientos que sean preferentes, se hacen en menos de 15 días, y la mayor parte de ellos no supera nunca el mes», subraya Doyague. Otro aspecto destacado del área de Ginecología es que cuenta con el servicio de citaciones integrado desde hace tres años, «y permite cercanía para cualquier cambio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos