La historia clínica electrónica se implantará en todo el hospital antes de final de año

MANUEL LAYA
MANUEL LAYA

La última versión de Jimena, la número 4, se está utilizando en el servicio de Urgencias desde hace un mes

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

La historia clínica electrónica irrumpe en los hospitales para facilitar la labor de los profesionales en el control de los pacientes. En este caso, las nuevas tecnologías se ponen al servicio del ciudadano en algo tan clave como es su salud. El papel poco a poco desaparece para pasar al formato digital, desde una radiografía, el resultado de una analítica o el historial médico. En este cambio es clave el servicio de Informática del Complejo Asistencial de Salamanca, formado por un equipo de nueve personas.

Una de sus principales tareas es velar por el correcto funcionamiento de las cientos de aplicaciones que se utilizan en el ámbito hospitalario, donde las copias de seguridad se realizan a diario. En el Complejo Asistencial se trabaja con cerca de 2.000 ordenadores, por sus diferentes servicios, con otras tantas impresoras y demás equipamiento informático necesario para poder trabajar en red. Desde hace un mes, en el servicio de Urgencias han empezado a utilizar la última versión de la historia clínica electrónica, denominada Jimena 4, con excelentes resultados de utilización, de hasta un 75%, según confirma el responsable de Informática del hospital, Luis Mateos. Alrededor de este programa están otros satélites, independientes pero a la vez conectados a él, es decir, se puede utilizar dentro de un mismo proceso.

En el Complejo Asistencial de Salamanca se trabaja con cerca de 2.000 ordenadores

Cuando un paciente llega al servicio de admisión de Urgencias ya se le da de alta en el sistema de Jimena.Primero, en el denominado HIS, otra pieza del engranaje informático clave para este hospital. Desde ese sistema se controla las listas de espera (consulta y quirúrgicas), los ingresos, las comidas, etc. «Todo paciente que entra en el hospital tiene que estar registrado en el HIS, así como las salidas (altas hospitalarias)», precisa Mateos.

En cuanto a Jimena 4, desde el momento en el que el nombre del paciente que llega a Urgencias aparece en el sistema ya controlan todos los movimientos del mismo. En primer lugar, qué grado se ha fijado en el triaje, de mayor a menor urgencia. Cuando pasa al box de Urgencias, el médico escribe en el sistema su historial clínico y realiza la solicitud de pruebas que requiere en ese momento, ya sea de laboratorio, radiodiagnóstico o una interconsulta con otro especialista del hospital. Jimena 4 es tan intuitivo que el médico puede comprobar a través de la iluminación de iconos específicos, si al paciente le han realizado ya una prueba o si están ya los resultados, etc.

«La diferencia entre Jimena 3 y 4 es que en su última versión cuenta con enlaces al resto de programas que se utilizan en el hospital», detalla el responsable de Informática. Entre ellos, el de radiodiagnóstico, laboratorio o endoscopios, entre otros. Según confirman desde este servicio, Jimena 4 ya está preparado para su utilización en el área de consultas, pero los meses de verano no son una buena fecha para su puesta en marcha al coincidir con el periodo de vacaciones del personal sanitario,«y no cogeríamos el ritmo». Por este motivo, su implantación comenzará a partir de octubre, y según sus previsiones, el siguiente paso a las consultas será hospitalización para finales de año. De este modo, la historia clínica electrónica se utilizará en las tres grandes áreas asistenciales: Urgencias, consultas y hospitalización.

Cuando Jimena 4 llegue a las consultas, cada médico accederá con su nombre de usuario y contraseña y le aparecerá el listado de pacientes que tenga ese día. «En cada uno de ellos podrá escribir su historia clínica y leer todos los antecedentes, incluidos los del sistema de Medora, es decir, la historia clínica electrónica de Atención Primaria», concreta Luis Mateos.

Desde el programa, al igual que ya hacen los de Urgencias, pueden acceder a otras aplicaciones del hospital, como el gestor de peticiones, de pruebas de laboratorio o de rayos, etc.

En cuanto al control de la hospitalización, el médico responsable de cada planta le saldrá un mapa con todas las camas, «y escribirá todos los días las visitas a cada paciente y su evolución». Si contasen con wifi, como advierten, podrían anotar los datos directamente en una PDA o tableta, «algo que sí tendrán en el nuevo hospital», subraya este responsable.

La clave es facilitar la labor de cada médico que accede a Jimena 4, y que en varios ‘clic’ puedan solicitar una prueba y que de forma automática esa petición llegue al servicio que corresponda. Pero sin duda, elHIS, que es de los programas informáticos más antiguos del Complejo Asistencial y básico para el funcionamiento del mismo:«Toda la actividad del hospital está en el HIS», sentencia.

El Complejo Asistencial cuenta con un centro de proceso de datos (CPD), donde cuenta con sistema de control de temperatura, de humos y de incendio. De hecho, los equipos no pueden superar una temperatura ambiente de 22 grados porque se podrían apagar los servidores a modo de seguridad,«y nos quedamos sin informática». Pero desde Sacyl están centralizando todos los servidores en dos, en concreto, ubicados en las provincias de Valladolid y León.

Fotos

Vídeos