El habla de la Sierra de Francia a análisis

Gonzalo Francisco Sánchez, Julián Barrera y Francisco Blanco presentaron la publicación.
Gonzalo Francisco Sánchez, Julián Barrera y Francisco Blanco presentaron la publicación. / Víctor Antoraz

Publicado un libro que estudia su contexto histórico, geográfico y social, escrito por Gonzalo F. Sánchez y editado por el IDES

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZSalamanca

El diputado de Cultura, Julián Barrera, y el director del Instituto de las Identidades (IDES), Francisco Blanco, presentaron ayer la publicación ‘El habla de la Sierra de Francia en su contexto histórico, geográfico y social’, junto al autor del mismo, Gonzalo Francisco Sánchez, profesor en una universidad de Bélgica. Un libro del que se han editado 500 ejemplares, que ya están disponibles en las librerías a un precio de 12 euros.

En la presentación, el diputado de Cultura quiso destacar la especial dedicación del Instituto de las Identidades al estudio riguroso que contribuya a enriquecer y conservar el patrimonio de la provincia, en este caso de las peculiaridades del habla de una de sus comarcas. En este sentido, recordó que desde la Diputación ya que han editado otras obras haciendo referencia a hablas comarcales, como la de El Rebollar, o a otras más locales, como la de Béjar y El Maíllo.

Asimismo, hizo referencia a que «ya se ha pasado el tiempo en el que se sentía vergüenza por utilizar las hablas comarcales». Un punto en el que quiso incidir Francisco Blanco durante su intervención, señalando que «hace 50 años utilizar el léxico de los pueblos y mantener sus características y peculiaridades era pecado», pero hoy por fin, destacó, hay una nueva sensibilidad y se cree que «recuperar y conservar es una virtud», de ahí que desde el Instituto de las Identidades se apoyo a estudiosos como Gonzalo Francisco Sánchez, quien a su vez ha contado con el apoyo, el impulso y cercanía de la profesora de Lengua de la Universidad de Salamanca Nieves Sánchez, que ayer le acompañaba en la presentación del libro.

Por otro lado, Blanco destacó que este libro es un «empujón grande a la recuperación del habla de la comarca» y viene a reforzar otros ya existentes de otras comarcas de la provincia. Y recordó que el habla es parte del patrimonio inmaterial de la provincia, el cual ya llamó el interés de personalidades como Miguel de Unamuno o José de La Mano.

El autor de la publicación, además de agradecer el apoyo que ha tenido a la hora de realizar este libro, explicó cómo se había desarrollado esta iniciativa y destacó que para elaborarlo trató de tener referencias antes de describir la actualidad. De ahí que se analice el habla de la Sierra en su contexto histórico, geográfico y social, pero también fijándose en el testimonio literario desde el siglo XV hasta el presente, porque aunque «la literatura no sea la realidad de la lengua si es un espejo cóncavo».

Desde el punto de vista geográfico, Gonzalo Francisco Sánchez manifestó que ha considerado la Sierra de Francia como una comarca histórica, de la que ha seleccionado diez municipios teniendo en cuenta todos sus puntos cardinales para abarcar la totalidad del territorio, pueblos en los cuales se ha entrevistado a ocho personas en cada uno de ellos y que han sido los de El Cabaco, Monsagro, La Alberca, Navarredonda de la Rinconada, Sequeros, Miranda del Castañar, Sotoserrano, Linares de Riofrío, San Esteban de la Sierra y Valero.

El libro también hace referencia a la dimensión social del habla, de ahí que las entrevistas hayan sido tanto a personas mayores como a jóvenes, a hombres y mujeres, pero también a nuevos pobladores, ya que se tratan de pueblos turísticos, además de agrícolas y ganaderos, y no hay que olvidar su realidad social. Para ello el autor se ha basado en el censo y en los archivos municipales para ser fiel y riguroso.

Por otro lado, la publicación recoge referencias al habla vernácula tradicional teniendo en cuenta cómo unos pueblos tienen rasgos fonéticos leoneses y otros más meridionales, con similitudes al habla de Extremadura.

Por último, el autor quiso destacar que se trata de un trabajo riguroso y científico, pero no por ello aburrido, ya que ha tratado de explicar el habla de la Sierra de Francia de forma entretenida y divertida, con anécdotas, que «enlazan lo humano con lo científico».

Fotos

Vídeos