«Frodo somos todos, hemos nacido con el Anillo colgado al cuello»

Diego Blanco, en el Pub Eagle&Child de Oxford, donde se reunían Tolkien y C.S. Lewis. /Word
Diego Blanco, en el Pub Eagle&Child de Oxford, donde se reunían Tolkien y C.S. Lewis. / Word

Diego Blanco es el autor de un libro donde desvela la parábola de ‘El Señor de los Anillos’ y que presentará el día 11 en Salamanca

EVA CAÑAS/ WORDSalamanca

«Todavía queda un anillo y, aunque no lo sepas, lo tienes tú. Sal de la comodidad de tu agujero hobbit y ponte en camino...». Para Diego Blanco Albarova, el autor del libro ‘Un camino inesperado. Desvelando la parábola de El Señor de los Anillos’, el camino de la fe se encuentra escondido en las páginas de la obra de Tolkien.

En el prólogo del libro, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, lo define como una «aplicación católica de la parábola de El Señor de los Anillos». Nadie mejor para destapar la obra que su autor. Blanco Albarova, natural de Zaragoza, se leyó esta obra de Tolkien con 9 años, pero no fue hasta su adolescencia cuando le marcó realmente, y para siempre. «En mi adolescencia tuve una crisis importante, me aislé, y el libro fue clave para mi, la realidad del Anillo me exculpaba de los problemas, me fascinó, yo podía cogerlo, tirarlo al fuego y se acabaron los problemas», relata.

Para él, detrás de ‘ElSeñor de los Anillos’ hay otro mensaje más terrenal y cercano, «y me puse a investigar, quién era el autor», y así ha estado durante los últimos 26 años». Una de sus ideas fundamentales está vinculada al Anillo, «que simboliza el medio a sufrir, a la muerte, todos somos un poco esclavos de ese Anillo». Para Diego Blanco, es una maldición, «que no te deja vivir». Y lanza una pregunta:«¿Qué podemos hacer con esa realidad?».

Para este escritor, Frodo Bolsón (protagonista de la trilogía), somos todos. «Hemos nacido con el Anillo colgado al cuello, lo hemos heredado y vivimos con esa realidad», añade. Pero como detalla, llega Gandalf (el mago blanco), que simboliza a la Iglesia, y lanza el mensaje de que ese Anillo es un problema, porque es el enemigo,«y Frodo tiene que salir de su tierra y ponerse en camino».

Dentro de esta parábola que desvela, los jinetes negros son los pecados capitales (lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia), «los que ejecutan la obra del Anillo». Para Diego Blanco, esos pecados capitales son formas cotidianas de escapar de la realidad, «de huir de ella».

La comunidad del Anillo es la de la Iglesia, «la que acompaña a tirarlo al fuego». Para este zaragozano, el libro de Tolkien no tiene un significado oculto ni esotérico, «en el fondo lo que dice es que nacemos con el Anillo colgado al cuello, ¿y cómo se quita? en un primer momento con el Bautismo, en la iniciación cristiana (el catecumenado), que se representa en el camino de la Comarca hasta Mordor».

Este escritor recuerda unas palabras de San Juan Pablo II sobre el Bautismo, «no es magia», hay que seguir. Y las aventuras que viven Frodo ySam, «es el tiempo de preparación».

Su parábola es como un cuento para acercar el camino de la fe. Al respecto recuerda que Tolkien era un católico profundo, «de muchísima fe». Además, considera que la fantasía «te ayuda a comprender más la realidad, lo que te pasa». De todos los personajes de ‘El Señor de los Anillos’ se queda con Gandalf, «en mi vida personal me apareció uno, es de verdad y existe». Diego Blanco encontró un tesoro y ahora lo comparte contigo:«el libro es un poco así. Te pongo una gafas y te doy varias claves».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos