Flores tricolores para el alcalde de la II República

Miembros de Alternativa Republicana colocan las flores a los pies del monolito conmemorativo. /ANTORAZ
Miembros de Alternativa Republicana colocan las flores a los pies del monolito conmemorativo. / ANTORAZ

Alternativa Republicana recordó ayer a Prieto Carrasco, regidor de la ciudad ejecutado en julio de 1936

D. BAJO / WORDSALAMANCA

Una treintena de vecinos participó ayer en el homenaje que Alternativa Republicana organizó en memoria del alcalde Casto Prieto Carrasco, regidor de la ciudad en julio de 1936, cuando comenzó la Guerra Civil, y víctima de la represión franquista. El acto, explicaron los representantes de Alternativa Republicana, también se organizó para recordar a los concejales salmantinos asesinados durante la Guerra Civi «y a las más de 1000 víctimas mortales de la represión franquista en Salamanca».

El de ayer fue el tercer homenaje que vecinos, políticos y asociaciones republicanas de la ciudad rinden a Prieto Carrasco y al resto de ediles represaliados.

El acto comenzó con la lectura de un texto en el que Alternativa Republicana reclamaba la «institucionalización» de estas ceremonias en memoria de Prieto Carrasco. Según Alternativa Republicana «cuesta entender la negativa de una institución democrática» a recordar «a quienes estuvieron al frente del ayuntamiento democrático» de la II República. También criticaron los «argumentos manidos» esgrimidos por el Consistorio para no inmiscuirse en este tipo de acontecimientos y reiteraron que su intención no es «ofender a nadie» sino recordar. La institucionalización, opinan, es necesaria precisamente para no olvidar lo sucedido.

Los organizadores del homenaje colocaron un centro de flores con los colores de la bandera republicana a los pies del monolito que recuerda a Prieto Carrasco y al resto de concejales represaliados e invitaron a los presentes a expresar sus opiniones.

Valoraciones

Tan sólo tres ediles de Ganemos (Virginia Carrera, Gabriel Risco y Pilar Moreno) asistieron al homenaje.

Carrera y Risco pronunciaron unas palabras. Ambos coincidieron en que este tipo de ofrendas deberían formar parte de la agenda oficial del Ayuntamiento y confiaron en que algún día el alcalde acabe acudiendo a la plaza de Casto Prieto Carrasco para recordar a su predecesor en los tiempos de la República.

Los organizadores pidieron ayer la institucionalización de la ofrenda a Casto Prieto

Algunos de los vecinos tomaron la palabra. Uno de ellos mostró su «orgullo» porque las nuevas generaciones «no hayan perdido ese espíritu y esa ilusión» y confió en que algún día se pueda votar sobre la forma de Estado preferida. Otra asistente, en relación a la presencia de autoridades municipales, citó el ejemplo del Ayuntamiento de Pamplona, donde UPN colocó una placa de recuerdo en memoria de los concejales asesinados en la Guerra.

El acto contó, además, con la presencia de una sobrina de Casto Prieto Carrasco, Ana Alonso; y de Julia Muñoz, sobrina de Manuel de Alba, uno de los ediles represaliados. Esta última expresó públicamente su agradecimiento por la ofrenda y por mantener la memoria de lo sucedido.

La lectura de unos poema de Gloria Fuertes inspirados en su experiencia en la Guerra Civil puso el broche a una mañana llena de recuerdos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos