«La fiesta de San Martín nació hace 22 años y vienen personas desde Francia»

Antonio Luengo, junto con el cartel de la matanza tradicional. /LAYA
Antonio Luengo, junto con el cartel de la matanza tradicional. / LAYA
CRISTÓBAL

El regidor municipal destaca el éxito de estos festejos y critica «las políticas erróneas» de la Junta por dar prioridad a las cabeceras de comarca

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADECRISTÓBAL

Fue hace 22 años cuando esta localidad comenzó a organizar y a celebrar la fiesta de San Martín de Tours. La iniciativa surgió fruto de «una conversación entre amigos, que nos dimos cuenta de que muchos pueblos tenían su propio patrón, al que organizaban fiestas, y nosotros no», rememora el alcalde de Cristóbal, Antonio Luengo, quien afronta actualmente su octava legislatura al frente del municipio.

«Hablamos con el cura del pueblo y nos dijo que Cristóbal si tenía patrón, que era San Martín de Tours, cuya imagen se puede ver en el pórtico de la iglesia del pueblo». Fue a partir de entonces cuando nació y se institucionalizó la celebración festiva en honor a San Martín de Tours como patrón del municipio.

Con el paso de los años, la fiesta ha ido creciendo, generando la visita de numerosas personas, tanto de los pueblos vecinos como de otras provincias de España. «La fiesta nació hace 22 años, fue una fiesta que no existía hasta entonces y encima siempre se hace en noviembre y no en verano». El éxito cosechado se ha plasmado en que «vengan personas desde Francia, que son hijos y nietos de vecinos del pueblo», resalta el regidor municipal, quien señala que esta edición cuenta con un presupuesto aproximado de unos 4.000 euros, de los que una parte importante proceden de donaciones y de las empresas que se publicitan.

En el capítulo de novedades, este año el Ayuntamiento ha decidido habilitar una carpa, que permanecerá instalada en la plaza del Multiusos. También se ha contratado a la orquesta Tanzania para que amenice la verbena, que se celebrará este próximo sábado a partir de las 23:00 horas. «La carpa y la orquesta son las grandes novedades de este año», indica Antonio Luengo.

En realidad, el pistoletazo de salida tendrá lugar esta noche con la proyección de la película ‘La Vaquilla’ de Luis García Berlanga a partir de las 21:00 horas en el salón de plenos del Ayuntamiento.

Actos centrales

Sin embargo, tanto el sábado como el domingo se desarrollarán los actos centrales y más importantes de los festejos, tal como subraya Antonio Luengo. Los vecinos madrugarán el sábado para asistir, a partir de las 09:00 horas, a la matanza típica tradicional, que estará amenizada por el popular tamborilero José Antonio López ‘El Emigrante’, acompañada, desde el punto de vista gastronómico, con chocolate, churros, perrunillas y aguardiente. Posteriormente, a partir de las 14:00 horas, se desarrollará una degustación típica de los productos derivados del cerdo junto con una cata de vinos Tiriñuelo en el Multiusos del Frontón. La importancia de la matanza se refleja en que «para las personas que vienen al pueblo estos días, a esta fiesta la conocen como la fiesta del cerdo».

El otro elemento nuclear de los festejos acontecerá el domingo, con la santa misa y, en especial, el traspaso de la capa del alcalde de Valdelacasa al alcalde de Peromingo, además de la entrega de la correspondiente placa conmemorativa y la insignia de la localidad. «Todos los años celebramos un hermanamiento con otro pueblo y este año le toca a Peromingo», explica el regidor. Por ello se espera la presencia de diferentes alcaldes en la singular celebración del traspaso de la capa. El año pasado el hermanamiento de Cristóbal fue, precisamente, con Valdelacasa.

No faltarán en la palabras que pronunciará Antonio Luengo un claro mensaje reivindicativo en la defensa del pueblo. Cristóbal no se libra tampoco «como le pasa a otros muchos pueblos de la provincia del problema de la despoblación». El municipio cuenta actualmente con unos 180 vecinos empadronados. Luengo menciona también las habituales carencias que soporta el medio rural salmantino, que abarcan desde «los pocos días que viene el médico a cada pueblo hasta la falta de transporte escolar».

En su opinión, las medidas que viene adoptando la Junta de Castilla y León con las pequeñas localidades no son las adecuadas. «La culpa de todo esto la tienen las políticas erróneas de la Junta, que están priorizando a las cabeceras de comarca», todo ello en detrimento de los municipios con escasa población. Pese a ello, el alcalde destaca que Cristóbal no es las localidades más castigadas del medio rural salmantino. Por ejemplo, el pueblo cuenta con «tres bares y eso es muy importante, porque en España el bar es siempre el lugar de encuentro y de conversación de los vecinos».

Fotos

Vídeos