La Feria Medieval pone el broche a la programación especial del verano

Numeroso público se concentró en las exhibiciones de cetrería. / S.G.
CIUDAD RODRIGO

A lo largo de todo el fin de semana cientos de personas han disfrutado con las exhibiciones y actuaciones

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

Hace días que comenzó el otoño aunque el tiempo parece que se empeña en decir lo contrario. En cualquier caso la II Feria Medieval de Ciudad Rodrigo estaba enmarcada como la última cita de las denominadas fiestas de verano y, sin duda, el tiempo ha acompañado.

Cientos de personas se han congregado a lo largo de todo el fin de semana, sobre todo en las inmediaciones del Parador de Turismo, para disfrutar de las diferentes actividades que se habían propuesto y que, por otra parte, no eran pocas.

Por ejemplo, las repetidas actuaciones de Águilas de Valporquero es una de las citas que más público llama pues, una y otra vez, se formó un gran grupo para conocer más de cerca el mundo de la cetrería.

También hubo explicaciones sobre artillería de la mano de la agrupación Lobos Negros, otros clásicos ya en Ciudad Rodrigo.

La parte infantil ha sido una de las más cuidadas este fin de semana en Miróbriga pues independientemente de que se pueden sumar a cualquier exhibición, también contaban con un tiovivo o un barco pirata para su diversión.

La actriz mirobrigense Pilar Borrego, de Katua Teatro, se sumó además con varios de sus cuentacuentos a esta Feria Medieval y los jardines del Parador de Turismo se convirtieron en improvisado escenario para ello.

Precisamente, el Parador se ha convertido en referencia durante todo el fin de semana ya que se abrieron las puertas de par en par para que todo aquel que lo deseara subiera hasta la torre. Sin duda, unas vistas privilegiadas de toda la ciudad y de la misma feria.

Representación

Pero uno de los platos fuertes de esta Feria Medieval fue la representación de ‘La Conjura de Ciudad Rodrigo’ el sábado por la noche, bajo la dirección de Pablo Moreno, con la colaboración de Popy Vegas y la implicación de toda la asociación Rodericus, que colabora con el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo en la organización del certamen.

Los largos ensayos, las horas convertidas en ‘deshoras’ porque había que compartir trabajo y ensayos, dieron sus frutos y el público aclamó la actuación del gran grupo de actores aficionados de todas las edades que forman parte de la asociación Rodericus.

Este mismo colectivo ha realizado bailes por la calle durante el sábado y el domingo junto con otros grupos llegados, principalmente, desde Portugal, lo que ha permitido dar un gran colorido a las calles de Ciudad Rodrigo.

En cualquier caso, el que no se ha integrado en la fiesta es porque no ha querido pues al precio de 5 euros se podían alquiler trajes y fueron muchos, sobre todo menores, los que así lo hicieron.

Éxito de público y de organización en esta segunda edición de la Feria Medieval de Ciudad Rodrigo que va tomando peso y entidad y que ya se ha hecho un hueco dentro de lo que es el calendario festivo de Ciudad Rodrigo, que suma un importante número de ferias de todo tipo a lo largo de todo el año. Por cierto, la próxima feria será la de San Andrés.

Fotos

Vídeos