Felipe VI apuesta por un acercamiento jurídico entre España e Iberoamérica

Los participantes en la cumbre iberoamericana posan con Felipe VIen una foto para la posteridad en el Aula Salinas de la Universidad. /MANUEL LAYA
Los participantes en la cumbre iberoamericana posan con Felipe VIen una foto para la posteridad en el Aula Salinas de la Universidad. / MANUEL LAYA

El Rey preside en la Usal la presentación del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El Paraninfo de las Escuelas Mayores de la Usal se llenó de público ayer con motivo de la solemne ceremonia de presentación del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico, acto académico que fue presidido por el Rey Felipe VI.

El Monarca, que pronunció una breve intervención para poner el punto final a los diferentes discursos que le precedieron, destacó que el nuevo diccionario constituye «un instrumento de valor universal» que contribuye a enriquecer la lengua española. En opinión del Rey, el nuevo diccionario servirá para «vertebrar y aproximar» los ordenamientos jurídicos de España y de las diferentes naciones iberoamericanas. También tuvo el Rey palabras de agradecimiento para la Universidad de Salamanca, al enfatizar que tanto para España como para Iberoamérica constituye «un orgullo contar con una universidad como la de Salamanca, que ha contribuido en tan larga historia a enriquecer la excelencia y el prestigio de la educación».

Durante su alocución en el Paraninfo, el Rey quiso reconocer «la brillante tarea de la RAE y de las Academias de la Lengua Española en Iberoamérica» por la elaboración del Diccionario Panhispánico del Español Jurídico. Por todo ello agradeció de manera «sincera y profunda» la participación de los más de 400 juristas y académicos que elaboraron las más de 35.000 entradas de la obra.

En otro pasaje de su intervención, el monarca saludó también a los presidentes de las Cortes Supremas y Tribunales Superiores de Justicia de Iberoamérica presentes en el acto, y que participaron «con éxito» en los debates de la XIX Cumbre Judicial Iberoamericana.

El Rey consideró «un orgullo» que España cuente con una universidad como la Usal

Felipe VI dedicó también una cariñosa despedida al rector en funciones, Daniel Hernández Ruipérez, para quien dirigió palabras de especial agradecimiento por la gestión desarrollada a lo largo de los últimos ocho años al frente del Rectorado. Además, dio la bienvenida al catedrático de Derecho Administrativo y nuevo rector Ricardo Rivero, presente en el acto como coordinador del grupo de profesores de la Universidad salmantina que participó en la elaboración del libro.

Acompañando al Rey estuvo el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que expresó en su alocución que «nuestro Derecho y nuestra lengua comparten mismo origen», poniendo en valor al mismo tiempo el compromiso «por defender el Estado de Derecho». Además, Catalá aprovechó la ocasión para manifestar su deseo de avanzar en la configuración de un espacio iberoamericano jurídico común con la implicación de todas las naciones iberoamericanas.

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, incidió en la importancia de que los diferentes operadores jurídicos, desde los jueces a los fiscales, tengan muy claro que resulta fundamental emplear un lenguaje «claro» en sus pronunciamientos judiciales

El rector en funciones de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, destacó en su intervención el vínculo secular del Estudio salmantino con la jurisprudencia iberoamericana. Verbalizó en este sentido que «cómo no estar presentes en la presentación de una empresa que une el español, el panhispanismo y el derecho» El rector aseveró que «llevamos cinco siglos de relación jurídica con la América de habla hispana, desde que Francisco de Vitoria hablara de los derechos de todas las personas», poniendo de relieve también que «la colaboración de juristas de este Estudio con los de varios países de América ha sido muy intensas».

La presentación del diccionario abarrotó de público el Paraninfo del Edificio Histórico

Publicado gracias a la colaboración de la Real Academia Española y del Consejo General del Poder Judicial y editado por Santillana, el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico actualiza el antiguo Diccionario del Español Jurídico, limitado al vocabulario jurídico de España y que se presentó en 2016, ampliándolo con léxico procedente de todos los países hispanoamericanos.

En el proyecto, dirigido por el profesor y académico Santiago Muñoz Machado, ha participado la Universidad de Salamanca a través de su Centro Internacional del Español (Cieusal), con un selecto grupo de profesores de la Facultad de Derecho, encabezados por el catedrático de Derecho Administrativo, Ricardo Rivero, quien tomará posesión este lunes como rector de la institución académica, como resultado de las elecciones rectorales que tuvieron lugar el pasado 30 de noviembre.

A la presentación, presidida por el rey Felipe VI, asistieron Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial; Jorge Chediak, secretario permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana y presidente de la Suprema Corte de Justicia de Uruguay; Rafael Catalá, ministro de Justicia; Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León; Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, así como Santiago Muñoz Machado; coordinador de la obra, así como una amplia representación de los presidentes de los tribunales supremos y de las academias de lengua iberoamericanos.

La nueva obra parte del Diccionario del Español Jurídico, elaborado gracias a la colaboración entre el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la Real Academia Española, al que incorpora nuevas mejoras. Esta obra contiene definiciones enriquecidas con indicaciones de uso de cada palabra o locución y con documentos extraídos de leyes o jurispruencia.

Dos volúmenes

 Las 2.220 páginas de este diccionario reúnen más de 35.000 entradas en sus dos volúmenes, con léxico procedente de todos los países hispanoamericanos. En su redacción han participado numerosos profesores y catedráticos de distintas universidades especialistas en Derecho, a los que se han sumado juristas de todos los países americanos y miembros de las academias de la lengua.  El precio inicial de venta al público asciende a 150 euros.

El Diccionario Panhispánico del Español Jurídico consiste su ámbito en recoger las variedades americanas y su jurisprudencia. Al final de la edición se ofrecen dos valiosos apéndices, como son un nutrido repertorio de máximas y aforismos latinos, con su traducción e información correspondiente, y una extensa bibliografía que trasciende los títulos citados en los artículos.

El encargado de defender el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico fue su coordinador y director de la obra, el académico de la RAE Santiago Muñoz Machado, quien reivindicó la «labor fundamental» de las Academias de la Lengua Española y recordó que «el léxico americano desarrolló diferencias con el peninsular», en un proceso que «enriqueció la lengua común».

No obstante, Muñoz Machado aseguró que «el diccionario de la RAE se mantuvo al margen de estas novedades durante años, pese a las protestas que venían de América», hasta que el Diccionario de la Real Academia Española «dejó de utilizar ese preciso título para ser sustituido por el de Diccionario de la Lengua Española, precisamente porque ha quedado resuelto por completo el viejo problema de la contribución americana a la catalogación y fijación del léxico de la lengua española».

No ocurrió así, como señaló Muñoz, con el lenguaje jurídico, cuando en cambio, y como sucedió con la lengua, «España dejó en América un patrimonio constituido por la unidad lingüística y la unidad jurídica» y a pesar de ya quedar enumerada la necesidad de desarrollar un trabajo conjunto al respecto en el prólogo del diccionario de autoridades de la RAE del siglo XVIII.

«Han pasado trescientos años desde que aquel propósito académico fuera enunciado sin que haya sido posible cumplirlo» salvo por «diccionarios y enciclopedias jurídicas que son simples selecciones de conceptos», continuó Muñoz Machado, a pesar de que «la lengua de los juristas forma parte destacada de la cultura común hispanoamericana».

Es precisamente en ese marco donde el director del nuevo Diccionario Panhispánico del Español Jurídico situó dicho proyecto, como «diccionario que recoge el vocabulario jurídico de ambas zonas del mundo hispano» y en el que confluyeron la Real Academia, las academias de la Lengua Española de Iberoamérica, los tribunales y Cortes Supremas de la Cumbre Judicial Iberoamericana y el Consejo General del Poder Judicial de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos