«ETA fue un grupo terrorista muy bueno técnicamente y con mucho apoyo social»

Manuel Sánchez, en su última comparecencia por el caso de Diana Quer. /EFE
Manuel Sánchez, en su última comparecencia por el caso de Diana Quer. / EFE

Este guardia civil es coautor de ‘Sangre, sudor y paz’, un libro que se presenta mañana en Salamanca y repasa la historia de la banda

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Su hoja de servicio está marcada por la lucha contra ETA durante más de 25 años, desde 1987 hasta el año de su desaparición, en 2013. Y aunque nació en Valladolid, como él denominado, «por accidente», porque su padre estaba allí destinado como guardia civil, tiene raíces por parte de ambos progenitores en Salamanca, en la provincia. Como jefe de la Unidad Central Operativa, la UCO, acaban de resolver el caso de la desaparición de Diana Quer y años atrás, fue quien localizó el zulo en el que estaba secuestrado José Antonio Ortega Lara. Mañana miércoles, presenta el libro que ha escrito junto a Lorenzo Silva y Gonzalo Araluce, en el teatro EspañaDuero, a las 19:30 horas. La entrada es libre hasta completar el aforo, y en el acto participa Juan José Aliste, víctima de ETA.

–¿En qué momento surge la idea de escribir ‘Sangre, sudor y paz’?,

–Hay un primer proyecto que lo empiezo en 2013 para escribir algo que nunca se había escrito: la historia de ETA y en paralelo la historia de la guardia civil contra ETA. Al final son dos historias que van en paralelo y que se entrecruzan. Cuando ya es evidente que ETA ha sido derrotada empiezo a trabajar junto a compañeros guardias civiles muy veteranos para reunir documentación. A lo largo de cuatro años hago una versión muy larga que se llama ‘Historia de un desafío, que son dos tomos de 1.000 páginas. Pero junto a la editorial se decidió hacer un libro más de acceso al gran público, un compendio que pueda llegar a todo el mundo, y de ahí sale ‘Sangre, sudor, y paz’. El periodista Gonzalo Araluce le da su visión periodística, y LorenzoSilva su visión más ética, de relato.

-¿Qué hay detrás de ese título?

–El título es el resumen del libro para la Guardia Civil. Pusimos tanta sangre y tanto sudor, que la mezcla de ambas al final fue lo que nos llevó a la paz.Nos mataron tantísimo que nos tocó dedicarnos en cuerpo y alma, casi por una cuestión de supervivencia. De ahí el sudor, porque trabajamos mucho y sin descanso durante muchos años, y al final fue eso lo que nos llevó a la paz. No hubo más secretos que trabajar mucho.

-ETA ha dejado su rastro en Salamanca, ¿qué recuerda de estos atentados?

–Esos fueron atentados que yo investigué aunque no detuvimos nosotros al comando, lo detuvo la Policía, pero viví toda esa época. Yo estuve desde 1987 hasta el 2013, 26 años.

- ¿Por qué se ha tardado tantos años en derrotar a ETA?

–Es que ETA ha sido un grupo terrorista muy bueno técnicamente y con una retaguardia como era Francia donde tenía un cobijo, que aunque no era seguro, porque al principio si lo era pero luego dejó de serlo, le daba un cobijo que le protegía y nos hacía más difícil el trabajo, porque al final teníamos que trabajar en dos países y eso no es fácil. Pero básicamente porque era un grupo terrorista muy cualificado y con mucho apoyo social.

-¿Cuáles fueron los puntos fuertes y débiles de la banda?

–Entre los fuertes está que no eran mercenarios, era gente que estaba absolutamente convencida de lo que hacía, que adoptaban muchísimas medidas de seguridad y eso lo hicieron bien, y por eso nos llevó tanto tiempo. Y porque al final tenían apoyo social que les dio cobijo para los atentados, para los colaboradores de ETA, con lo cuál hacía difícil el trabajo. Los puntos débiles es que al final su batalla no tenía sentido, y a medida que avanzaban los años no estaba justificado un grupo terrorista en Europa, en una país donde hay una democracia absoluta. Tu defiende lo que quieras pero desde la legalidad. Lo mismo que pedía ETA, que la era la independencia del País Vasco, se puede defender pero desde la legalidad, no matando gente, eso es un anacronismo que no tenía sentido y tenía fecha de caducidad.

-En el libro también se recogen las cifras que ha dejado a su paso ETA, con 3.500 atentados, 860 muertos...

–Detrás de las cifras hay personas.En el libro, además de contar la historia, he querido salpicarlo de testimonios humanos, tanto de los investigadores, que nunca habían hablado, como de las víctimas. Los números son fríos y no dicen nada, pero a medida que hemos ido contando la historia, poníamos el testimonio de algunas de las víctimas, y detrás de cada una de ellas hay una persona. Por ejemplo, de 215 guardias civiles asesinados, más de la mitad, tenían menos de 30 años, es gente jovencísima. Y un 30% tenía menos de 23, que es una barbaridad.

-¿Cómo era el día a día de un guardia civil sabiendo que podía ser objetivo de la banda terrorista?

–La vida se limitaba a sobrevivir, que no te tocara a ti, a tomar todas las medidas de seguridad que pudieses, pero había un momento que prácticamente era cuestión de rezar, que no te tocara a ti, y si le tocaba a algún compañero tuyo, llevarlo con resignación y estar convencido de que lo que hacías servía para algo. En muchos pueblos del País Vasco, la única presencia del Estado era el cuartel de la Guardia Civil, con lo cual asumías que eso tenía un coste y que te podía tocar a ti.

-En 2018 se cumplirán los 50 años del primer asesinato de ETA, ¿qué importancia tiene ese momento?

–Tiene importancia porque fue el primero, y al final es un símbolo, pero ETA nace en 1958 y mata en 1968. Y mató cuando estaba madura para matar. Fue José Antonio Pardines, pero sino hubiese sido él, hubiera sido cualquier otro, porque a los pocos meses matan a un policía.

-Por aquel entonces, ¿qué medios había para combatirlo?

–No había nada y eso fue el motivo de que mataran mucho y como quisieran y de que en aquella época haya cientos de atentados y asesinatos sin esclarecer. Había varios atentados por día, y como se cuenta en el libro, tan solo eran ocho o diez personas en los servicios de información.

«Acabar con un grupo terrorista como ETA no lo ha hecho así ningún país del mundo»

-Para derrotar a la banda, ¿dónde ha estado la clave?

–Casi treinta años después de nacer ETA es cuando empezamos a saber quiénes son, lo que quieren, lo que hacen, antes no había información, y sin ella difícilmente los puedes combatir. A finales de los 80 se empieza a trabajar no con la idea de detener comandos sino con la de acabar con ETA y trabajar en Francia, que es donde ha tenido su retaguardia.

-¿Cuál ha sido lo más complicado de todo ese engranaje?

–Lo más complicado fue adaptar la legislación porque durante muchos años, todo el mundo en España sabía que el entorno de ETA era ETA pero las leyes no favorecían que se les pudiese atacar. En el año 2000 hay un pacto de Estado entre Zapatero y Aznar, el pacto por las libertades y contra el terrorismo, y a partir de ahí, la democracia se quita complejos y decide poner todos sus recursos para acabar con los terroristas. Se cambian leyes y todo el entorno de ETA se demuestra que tiene vinculación y se ilegalizan. Eso se debería de haber hecho mucho antes, hubiéramos acabado antes.

-De toda su trayectoria en la lucha contra ETA, ¿de qué se siente más orgulloso?

–Como yo ha habido mucha gente. Soy cabeza visible porque he llegado a un grado y llevo toda la vida, pero estoy orgulloso de haber acabado y de haber formado parte de un engranaje que ha hecho posible que se acabe contra ETA.

-¿Alguna asignatura pendiente?

–De los errores del Estado y de la Guardia Civil, y que yo mismo cometí, que ahora mismo es fácil ver que no se deberían de haber cometido, pero eso siempre a posteriori es mucho más fácil.

-¿Con qué mensajería le gustaría que se quedase la persona que lea este libro?

-Que en un Estado de Derecho, los españoles somos capaces de todo lo que nos proponemos. Acabar con un grupo terrorista como este no lo ha hecho ningún país del mundo, y en España el Estado, los ciudadanos españoles, han acabado con un grupo terrorista sin pagar nada a cambio.

-A las futuras generaciones, ¿qué les contaría de este episodio de la historia de España?

-Que hay que conocerlo porque fue muy trágico y porque si hoy en día que hay conflictos territoriales, con una medio similitud muy lejana, que vean lo que ha ocurrido para que la gente sea consciente de que hay determinadas cosas con las que no se cuentan y con las que no se juegan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos