La escuela de folclore se clausura con el reto de hacer encuentros durante el año

Autoridades, alumnos y profesores de la escuela en el acto de clausura y entrega de diplomas.
Autoridades, alumnos y profesores de la escuela en el acto de clausura y entrega de diplomas. / S. G.
Ciudad Rodrigo

Desde el Ayuntamiento ya piensan en la edición del año que viene que será la séptima

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

Alumnos y profesores de la VI Escuela de Verano de Folclore coincidían en el acto de clausura de la misma, celebrado ayer en el Teatro Nuevo Fernando Arrabal, que la semana había pasado en un suspiro.

Tanto desde el Ayuntamiento, que es quien promueve la cita, como los profesores coincidían en el éxito de este certamen y ya piensan en la siguiente edición.

Durante la entrega de diplomas, la cabeza visible de esta escuela a nivel organizativo, Cefe Torres, lanzó una invitación a los alumnos: «Esto debe ser el germen de algo que está empezando y que no se puede diluir ni en el espacio ni en el tiempo y planteo no vernos solo una vez al año sino que a mitad de curso hagamos un encuentro como recordatorio de lo que se ha trabajado durante el verano».

En opinión de Torres, «esto se va consolidando», al tiempo que reconoció que «hemos hecho muchos experimentos y cada año vamos comprobando qué es lo que más puede llegar y hacer sentir más lo que queremos».

Una de las personas más aclamas de este acto fue el profesor Nacho Montero con el que ya adelanten que quieren seguir contando al año que viene porque ha sido un «descubrimiento». Cada mañana era además, el encargado de despertar a los alumnos, «físicamente pero también a nivel sensorial», apuntó Cefe Torres.

Por último, asumió que «hay muchas regiones por conquistas y queremos abordar otros bailes y canciones», como ha sucedido este año con los ritmos llegados desde el País Vasco o los sones del cajón flamenco.

Azahara Martín, concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, destacó la «apuesta firme por la conservación, promoción y difusión de la cultura tradicional en general y del folclore en particular, base de nuestra sociedad y necesaria para el reconocimiento de nuestra propia identidad» a través de esta escuela por la que seguirán apostando en años venideros.

El último en intervenir y con sus palabras se clausuró la cita, fue el alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, que en este caso hizo un reconocimiento a la delegación de Cultura por la organización y coordinación con la asociación cultural Surco, además de a los distintos monitores y a los alumnos.

El primer edil valoró esta semana como «intensa» y destacó el «colofón» que supone el último día pues ayer mismo se celebró el tradicional festival de folclore con la actuación de diversos grupos por la noche y el pasacalles realizado por el centro histórico durante la mañana por los alumnos de la escuela de dulzainas de Macotera.

Juan Tomás Muñoz adelantó que ya se piensa en la edición del año que viene, la que será la séptima edición de la escuela.

Pero esta edición también ha coincidido en el tiempo con el I festival de música tradicional hispano-lusa organizado a través del Consorcio Transfronterizo de Ciudades Amuralladas dentro del programa Fortific-Arte y que ha traído a la plaza Mayor de Ciudad Rodrigo actuaciones cada noche, desde el pasado lunes, tanto de grupos españoles como portugueses.

Fotos

Vídeos