«El IME tiene un equipo extraordinario y da cada día una formación de calidad»

Fernando Rodríguez posa delante de un camión de su empresa. /WORD
Fernando Rodríguez posa delante de un camión de su empresa. / WORD

Se formó como alumno del Master MBA DEF del Instituto Multidisciplinar de Empresa en la promoción de 2016

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

IME Business School comenzará su nuevo año académico el próximo mes de enero de 2018, uno de sus programas estrellas es el MBA en Dirección de Empresas Familiares (MBA DEF), que este año cumple su décima edición. Para hablarnos de este programa y cómo ha evolucionado la Escuela de Negocios entrevistamos a Fernando Rodríguez, (Logística, Cereales Abulenses) y Antiguo Alumno MBA DEF en la promoción de 2016.

–Primera pregunta obligada... ¿Qué tal le va en su andadura profesional en su empresa?

–Siempre a mejor. Cada día es diferente al anterior, lo que te permite aprender cosas nuevas poco a poco ir creciendo y mejorando. En el máster se me quedó grabada la palabra japonesa ‘Kaizen’, que significa proceso de mejora continua. Es algo que debemos aplicar en todos los ámbitos de la vida, personal y profesional, sin prisa pero sin pausa.

–¿En qué momento se encuentra su empresa y cuáles son sus retos en el futuro?

–Actualmente nos encontramos en un momento muy equilibrado, con un equipo de gente muy maduro, lo cual hace que las cosas funcionen ágil y rápidamente. Es un sector en continuo crecimiento, pero también en el que la competitividad es máxima, lo que obliga a las empresas a mantenerse siempre alerta, las planificaciones y las estrategias se redefinen casi a diario. Por eso es fundamental rodearte de gente que responda.

En cuanto al futuro, los retos son seguir mejorando lo que hacemos, diversificando nuestras líneas de negocio y creciendo sostenidamente, las empresas no deben convertirse en gigantes con los pies de barro. De hecho mi TFM (trabajo fin de máster) versó sobre un plan viabilidad para un proyecto que tenemos entre manos. Todavía es pronto para poder dar más detalles, pero que en cuanto sea «visible» estaré encantado de invitaros a conocerlo.

–Cómo miembro de la famosa ya comunidad IME, ¿cómo conoció y por qué eligió IME Business School?

–Estaba trabajando fuera de España, y pensando en volver sabía que necesitaba seguir ampliando y mejorando mi formación, con lo que empecé a buscar y sondear diferentes opciones a través de internet. Entre ellas apareció este programa, y después de investigarlo a fondo y realizar la entrevista con su director, conocer el método de trabajo y las características del profesorado, no tuve ninguna duda. Un año después, estoy convencido de que la decisión fue la correcta. Ahora los medios de difusión que tiene IME Business School son muy potentes y me consta que conocidos míos han realizado programas y algunos están interesados en realizarlo. Ojalá así sea, cuánto más grande y de más calidad sea la Comunidad IME, mayor será el peso dentro de nuestra sociedad.

–El programa exacto que usted estudió fue el MBA DEF. ¿Por qué este programa?

–Desde siempre mi familia ha tenido empresas y negocios propios, he vivido de primera mano los pros y los contras de una empresa, pequeña, con la característica de ser familiar. Al saber que había una especialidad en Empresa Familiar lo tuve claro; era la formación adecuada para profesionalizar lo que ya conocía, dar forma y aterrizar todos esos conocimientos que estaban en el aire. Las expectativas se cumplieron y recibí sobre todo la concienciación en cuanto a la gestión de una empresa familiar, aparte de conocer herramientas específicas como el protocolo familiar entre otras cosas.

–¿Qué le ha aportado conocer las singularidades de la empresa familiar?

–Mucho, para empezar ver qué hay problemas y situaciones que no son únicas, más bien son típicas de la empresa familiar. Aprender a detectarlas antes de que ocurran y a solucionarlas es una parte de las más interesantes de esta especialidad.

La asignatura de Empresa Familiar (coordinada por Julio Pindado) ha sido la más sorprendente. No tenía ni idea de que hubiera todo un universo dedicado al estudio y mejora de empresas familiares. No solo fue interesante, si no gratificante saber qué hay gente experta a la que recurrir si necesitas asesoramiento.

Aprender a cómo debe integrarse la familia en la empresa y la empresa en la familia es fundamental para la supervivencia de ambas, hay empresas que no soportan el peso de la familia y viceversa. Debe haber una simbiosis, un entendimiento y que todos los miembros tengan claro cuál es su papel.

–Dentro del máster, ¿Qué tipo de alumnos se encontró en las aulas? ¿Sigue manteniendo contacto con sus compañeros?

–En cuanto a la segunda pregunta, sí mantengo el contacto con algunos amigos, desde luego no tanto como me gustaría, pero siempre hay que buscar un hueco para volver a Salamanca, aunque muchos de mis compañeros debido a las oportunidades laborales se encuentran fuera incluso de España.

El grupo era muy diverso, con alumnos de otros países (México, Colombia y Nicaragua) que aportaban siempre un punto de vista y una forma de hacer afrontar las situaciones diferentes. Otros compañeros trabajaban en empresas de sus familias, lo que nos ha servido para compartir, contrastar y pedirnos consejo entre nosotros en tiempo real, además de convertir el máster en un networking empresarial a gran escala. Hoy podemos presumir de tener muchos contactos repartidos por España y por el mundo.

«Los medios de difusión que tiene ahora IME Business School son muy potentes»

–¿Considera adecuado compaginar la formación docente con el trabajo en la empresa??

–Sí, es más, en los dos sentidos, como docente y como alumno. Los profesores que imparten no solo conocimientos si no experiencias profesionales son imprescindibles, aportan una visión que a los alumnos nos son muy útiles (la mayoría de los ponentes eran directivos de empresas ejerciendo actividad profesional en la actualidad). Como alumno también, ya que puedes aplicar los conocimientos que vas aprendiendo y preguntar y compartir experiencias recientes con el resto del aula. De hecho esta es la fórmula que más han realizado mis compañeros que no trabajaban en su propia empresa, una empresa les becaba, y según su propia experiencia podían poner en práctica todo lo que iban aprendiendo durante la formación. Esta combinación de alumnos además permite ver como los alumnos se incorporan a empresas familiares buscando una profesionalización de las mismas.

–Enhorabuena por su esfuerzo porque durante su periodo académico vivía y trabajaba en Ávila, y el máster se imparte en Salamanca ¿cómo ha llevado esta situación?

–La verdad es que no supuso un gran esfuerzo, para mí conducir es un placer y un entretenimiento, los 100 km que separan Ávila de Salamanca se convertían los días de máster en un tiempo de reflexión, en muchas ocasiones se me hacía hasta corto el viaje, además por trabajo, (visitas a cliente, proveedores…) pasamos mucho tiempo en la carretera, los viajes al máster han sido como un entrenamiento, una asignatura más. También he de decir que las facilidades dadas por el IME por compatibilizar ambas cosas, es absoluta. Las clases obligatorias eran jueves y viernes por la tarde y sábados por la mañana, lo cual facilitaba muchos las cosas a la hora de compaginar horarios. Básicamente estaba por la mañana trabajando en la empresa estos días y me organizaba para estar estos días a las 16:00 en la Facultad de Economía y Empresa para las clases. Además hoy en día con las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías podía comunicarme con mis compañeros, en los grupos de trabajo dentro del máster facilitaban muchos las labores.

«La asignatura de Empresa Familiar, que coordina Julio Pindado, fue la más sorprendente»

–Estando al tanto del crecimiento del IME, ¿a qué cree que se debe este éxito?

–Es evidente, el éxito del IME se compone de esfuerzo y trabajo duro. Está compuesto por un equipo extraordinario que lucha cada día por ofrecer una formación de calidad y doy fe de que lo consiguen. A todo esto hay que sumar que lo hacen a un precio muy competitivo y con el aval de la Universidad de Salamanca. ¿qué más se puede pedir?

Según conversaciones con amigos y miembros del Equipo IME, veo que cada se adaptan más a las necesidades de las empresas y eso es un punto fuerte a su favor. De hecho he podido ver que al año que viene habrá 11 programas, formando a todos los niveles.

–Su empresa pertenece al sector sagroalimentario, ¿Qué opinión le merece las ayudas de la Conserjería de Agricultura y Ganadería para la formación??

–El sector agroalimentario es el principio de todo, -el campo, las cosechas-, son la base de nuestra alimentación y bienestar. En España producimos unos productos de gran calidad que son parte inexorable de la dieta mediterránea. La formación para la mejora y profesionalización de este sector son y serán siempre bien recibidas. Creo que la asignatura pendiente en nuestro país están en la comercialización hacia el exterior, y creo que es por ahí por donde la administración debe redoblar los esfuerzos, no podemos dejar que el mundo se pierda esos productos tan magníficos.

Me parece una idea acertadísima que el IME realice esfuerzos en este sentido. Cualquier persona que pertenezca a una empresa del sector agroalimentario puede ampliar su formación, desde mandos altos con un Executive, hasta personal no universitario a través del Programa Integral de Gestión Empresarial Agroalimentaria, pasando por niveles más junior a través del MBA en Dirección de Empresas Agroalimentarias (MBA DEA)

«Aprender a integrar la familia en la empresa y la empresa en la familia es fundamental»

-¿Recomendaría esta formación para alguien de su empresa?

-Se la recomendaría a cualquiera que trabaje en una empresa familiar, en el caso del DEF, y a cualquier que trabaje en el sector agroalimentario. La formación para la profesionalización de las empresas es totalmente necesaria para asegurar su supervivencia. De hecho yo mismo he sopesado continuar mi formación en este sentido, cada cosa a su tiempo. Como decía antes ya he recomendado a varia gente IME Business School.

-Vemos que el IME va de vez en cuando por Ávila ¿por qué?

–El IME ha organizado ya, si no recuerdo mal, dos encuentros empresariales, jornadas de Networking, para conectar a empresarios de diferentes sectores, intercambiar opiniones y experiencias. Hay veces que buscas una solución y la tienes en la puerta de al lado sin darte cuenta. Es una muy buena forma de conocer a empresarios y entablar relaciones. ¿Para cuándo será el próximo?

Además es sabido que desde el IME se visitan numerosas empresas en toda la geografía de Castilla y León, desplazándose a sus oficinas y me consta que están haciendo un gran esfuerzo en empresas de Ávila y pueblos de alrededores.

«Los profesores que imparten experiencias profesionales son imprescindibles»

- IME Business School la Escuela de Negocios de la Universidad de Salamanca, ¿por qué elegirla para continuar su formación?

-Por calidad, por profesionalidad, por competitividad, por sus conocimientos, por su experiencia, por su cercanía a las empresas, porque están al pie del cañón, porque conocen la problemática de primera mano, y buscan como solucionarla. De hecho a cualquier persona que entre formar parte de la Comunidad IME, decirle que entre con muchas ganas, oídos bien abiertos para absorber y aprender todo lo que puedan, en definitiva que aprovechen esta oportunidad al máximo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos