Las donaciones de sangre bajan de forma notable en los primeros meses del año

El presidente de la hermandad de donantes, Rogelio Carrasco. /LAYA
El presidente de la hermandad de donantes, Rogelio Carrasco. / LAYA

La Hermandad de Donantes de Salamanca realiza un llamamiento para que la población realice un gesto que puede salvar vidas

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

A finales del mes de agosto ya se habían registrado algo más de 700 donaciones menos que en el mismo periodo del año anterior. Para la Hermandad de Donantes de Salamanca, esta cifra supone una disminución «bastante notable», en palabras de su presidente, Rogelio Carrasco.

Por ese motivo, quieren dar un «aldabonazo» a la sociedad de que la donación de sangre «es algo absolutamente imprescindible para que los hospitales sigan funcionando, para que muchas personas mejoren su salud e incluso salven la vida», admite. Y por qué razón, porque como recuerda, la sangre no se puede fabricar, «porque tiene fecha de caducidad cada uno de sus componentes, y tienen que ser renovados diariamente».

En Castilla y León, cada día se necesitan unas 400 donaciones de sangre para hacer frente a todas las necesidades. En cuando al descenso de donantes, Rogelio Carrasco confirma que puede ser por varios factores, entre ellos, el envejecimiento de la población de esta población,«y la disminución de los donantes universitarios, que son una fuente principal para nosotros». Pero el presidente de la hermandad salmantina lanza su particular mensaje, ya que insiste en que «todos desde que nacemos hasta que morimos, vamos a enfermar y vamos a necesitarla».

Asimismo, subraya que detrás de cada bolsa de sangre que recibe un enfermo está toda su familia y entorno, «que ven que sigue adelante gracias al gesto altruista de otra persona». Como define Carrasco, la donación es una cadena solidaria, «donas la sangre y no sabes a quién va, pero sabes que ayudas, al igual que la vida se puede romper en cualquier esquina».

Hasta el mes de septiembre, se habían registrado más de 9.000 donaciones de Salamanca entre la capital y la provincia, y en su hermandad están registrados un total de 50.983 donantes, pero de ellos, están activos tan solo 15.661, es decir, los que han donado sangre al menos una vez en los últimos tres años.

El presidente de la hermandad asegura que la donación de sangre es un gesto «sencillo», que lo pude hacer cualquier persona sana a partir de los 18 años. «Aquí en Salamanca hay más de 100.000 personas que podrían ser donantes potenciales y que no lo hacen, y creo que hay un gran campo para que no haya esta disminución de donaciones», sentencia este responsable.

De ahí el llamamiento de esta hermandad, la más antigua de Castilla y León, que en 2017 ha cumplido 50 años, para animar a la gente a donar, «que tan solo es un pinchazo, que no es nada, y la satisfacción que da al donar es mayor que la posible ‘mieditis’ que nos puede dar la primera vez que lo hacemos». Porque como asegura RogelioCarrasco, una vez que se dona una vez, «se suele ser constante y hacerlo de carrera», porque ante todo prevale la satisfacción de ayudar a los demás con un gesto tan sencillo.

Hay una parte de la población que no acude a donar por falsos mitos que circulan por la calle, como que si adelgazan por ello, o que tendrán más apetito, pero que según aclara Carrasco, «es falso y no tiene ninguna base científica». Lo que está comprobado es la satisfacción que se siente al donar, y que además, «te hacen un reconocimiento médico al analizar tu sangre y con el que sabrás si estás bien». De hecho, a través de este análisis en ocasiones se ha detectado a tiempo una enfermedad.

Niveles bajos

Pese al descenso de donaciones, las necesidades de todos los hospitales de la Comunidad están cubiertas a través del Centro de Hemoterapia y Hemodonación, con sede en Valladolid, desde donde se coordina todo, «pero hay veces que los niveles bajan, cuando lo ideal es que no fuese así nunca».

El mayor descenso se ha producido en el punto fijo de la capital, ubicado en hospital Virgen de la Vega de lunes a viernes y el primer y tercer sábado de cada mes. En la provincia ha bajado menos, «algo a valorar teniendo en cuenta el envejecimiento de la provincia y la menor población de la misma».

Otro de los objetivos que se plantean desde esta hermandad es incrementar el porcentaje de donantes nuevos, hasta en un 12% del total, ya que consideran importante una renovación. Ir a donar tan solo conlleva 20 minutos de su vida entre rellenar un impreso, ver al médico y la donación de sangre.

Fotos

Vídeos