La Diputación contará con un Código de Ética y Guía de Buenas Prácticas

Un momento del pleno celebrado ayer en la Diputación de Salamanca. /MANUEL LAYA
Un momento del pleno celebrado ayer en la Diputación de Salamanca. / MANUEL LAYA

El pleno aprueba por unanimidad este manual que pretenden «seguir avanzando en transparencia y buen gobierno»

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDSALAMANCA

Por unanimidad de todos los grupos de forman la Diputación de Salamanca (PP, PSOE, C’s y Ganemos) fue aprobado ayer, en el pleno ordinario de diciembre, el Código Ético y Guía de Buenas Prácticas que regirá, a partir de ahora, las actuaciones de los responsables políticos y de los empleados públicos de la Diputación.

Se trata de un manual con el que se pretende seguir avanzando en transparencia y buen gobierno; y un instrumentos para impulsar políticas de calidad, fomentar las prácticas innovadoras y la mejora de la gestión de los recursos públicos, así como frenar las malas prácticas.

Este código ha sido fruto del trabajo realizado por un grupo compuesto por representantes de los grupos políticos, de los sindicatos y los miembros del Comité de Transparencia de la Diputación, y ha contado con el asesoramiento de expertos de Ética Pública, Lingüística y Derecho Administrativo de la Universidad de Salamanca.

Un código que fue defendido, durante el pleno, por todos los partidos. Así, Gabriel de la Mora, de Ganemos, señaló que es una propuesta que define conductas y principios asumibles, por lo que será positivo, aunque, apostilló, «se concibe como una declaración de buenas intenciones». Jesús Luis de San Antonio, de Ciudadanos, destacó que el principal objetivo del código es mejorar el día a día de las institución y ser mejores personas, por lo que destacó el buen trabajo realizado; pero también recordó que se trata de «un inicio» y que una vez que se ponga en marcha «seguramente habrá que mejorarlo», por lo que indicó que «debe ser un documento flexible».

Por su parte, la socialista Carmen García felicitó al equipo de trabajo y señaló que «cuando las cosas se hacen en conjunto y común salen buenos trabajos, como este código ético que dignifica la función pública» y recuerda el compromiso adquirido.

José María Sánchez fue el encargado de tomar la palabra por parte del PP, quien destacó que este código permitirá una mayor valoración por parte de la ciudadanía y recordó que se trata de un marco de referencia de los principios básicos a cumplir y que viene a dar respuesta a los valores que pide la sociedad. «Queremos ser ejemplo», afirmó, y por ello pidió a los municipios de la provincia que se adhieran a este compromiso. Tras las intervenciones, Javier Iglesias también quiso intervenir para manifestar que con el Código Ético se da «un gran paso adelante en esta institución».

Junto a este punto, también fueron aprobados el resto que iban en el orden del día, pero no por unanimidad y alguno de ellos con todos los votos en contra de la oposición, como ocurrió con la modificación del precio público por estancias en Centros Asistenciales dependientes de la Diputación, una tasa que sube el 1,6%, que es el incremento del IPC de noviembre.

La oposición votó en contra porque entendía que la subida que debía aplicarse es la de las pensiones, que es del 0,25%, y no la del IPC porque de esta forma los mayores perdían poder adquisitivo. Una situación que ya se dio el año pasado y que llevó a la oposición a abtenerse en dicho punto a la espera que a lo largo de este año se modificara la ordenanza, algo que no se ha hecho, por lo que ayer decidieron votar todos en contra. De esta forma, este punto fue aprobado sólo por los votos a favor del PP.

El resto de los puntos se aprobaron con la abstención de algunos de los diputados de la oposición. Así, la actualización del coeficiente T de la ordenanza que regula el precio de los servicios de Ayuda a Domicilio y de Teleasistencia, y en cuyo incremento si se tiene en cuenta la revalorización de las pensiones como se pedía en el punto anterior, contó con la abstención de Ganemos y PSOE (10 votos) frente a los 15 votos a favor de PP y Ciudadanos.

Ganemos también se abstuvo en otros tres puntos, que contó con el voto a favor del resto de partidos (PP, PSOE y C’s), y que versaban sobre el expediente de contratación, conservación y explotación de las infraestructuras del Sistema de Depuración del Colector Norte, que sale a licitación por 616.624,16 euros más IVA. Punto en el que Ganemos se abstuvo al pensar que el contrato debería ser por un plazo inferior, no seis años, para ver cómo funciona la gestión del servicio, y también por no establecerse cláusulas sociales. Los otros temas versaban sobre la concesión de subvenciones a los ayuntamientos para la realización de obras de reparación, conservación y mejora de centros escolares por 300.000 euros, financiados al 50% por la Diputación y la Junta y con las que se realizarán obras en 65 colegios ubicados en 62 municipios; y la modificación de un artículo del reglamento que regula la Marca ‘Salamanca en Bandeja’, en este último punto, Ganemos entendía que la modificación podría suponer simplificación y ahorro, pero destacó que «hay mucha indefinición y el texto no está muy claro».

Respecto a las mociones, se presentaron 6 a pleno y sólo una fue aprobada por unanimidad tras retirar el proponente uno de los puntos. Y fue la que pedía «instar a la Junta a aumentar los recursos para la concentración parcelaria y agilizar los trabajos en la provincia, con especial atención a las comarcas más desfavorecidas». Moción presentada por Ganemos Salamanca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos