Devoción a Jesus Sacramentado

La custodia, junto al Edificio Histórico.
La custodia, junto al Edificio Histórico. / MANUEL LAYA

La eucaristía previa en la Catedral Nueva y la procesión estuvo presidida por el obispo de la Diócesis de Salamanca, Carlos López

EVA CAÑAS / WORDSalamanca

La campana del tintinábulo anunciaba la llegada de Jesús Sacramentado durante el recorrido de la custodia por las calles del centro. Tras la eucaristía presidida por el obispo de la Diócesis de Salamanca, Carlos López, en la Catedral nueva, la procesión del Corpus Christi estuvo marcada por la música (del Coro Francisco Salinas y la Agrupación Musical de la Cofradía del Cristo Yacente), la poesía y la oración, a cargo delIgnacio Pérez de la Sota, y que se podía escuchar en la megafonía colocada durante todo el recorrido.

Aunque con menor presencia de público, en el cortejo de la procesión si estaban representadas tanto las cofradías de gloria y penitenciales, como el pueblo, que caminaba en silencio antes y después de la custodia con el Santísimo Sacramento, y que era cargada por doce integrantes de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz.

La Cruz Guía abría la procesión, y tras ella, gente del pueblo y los primeros estandartes de las cofradías que han participado en este Corpus Christi. Como es habitual, también estaban presentes un grupo de niños (cerca de 40) que ha tomado este año la Primera Comunión. Delante de ellos se encontraba la basílica, y detrás, tintinábulo y el bajo palio que llevaban seis personas. Tras la custodia con Jesús Sacramentado, y cerrando la procesión, estaban el obispo Carlos López, el vicario general, Florentino Gutiérrez y el deán de la Catedral, Jesús Terradillos.

En la calle de la Rúa, junto a la entrada de las Siervas de María, se encontraba un altar de la Seráfica Hermandad del Cristo de la Agonía y del Perdón, por donde pasó la custodia. La bendición final tuvo lugar en le interior de la Catedral Nueva, en el altar mayor.

Fotos

Vídeos