«La deuda de impago de la tasa del mercadillo asciende ya a 15.000 euros»

Soraya Mangas durante la presentación de un acto en el Ayuntamiento./S. G.
Soraya Mangas durante la presentación de un acto en el Ayuntamiento. / S. G.
Soraya Mangas - Concejala de Ferias, Mercados y Comercio

La edil trabaja en la regularización de ese mercado y también en el que se instala los martes en la plaza del Buen Alcalde

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

Llegó hace poco más de un año a la delegación de Ferias, Mercados y Comercio, aunque desde el principio de la legislatura había estado colaborando estrechamente con los ediles que encabezaban esas delegaciones. Una vez que Ciudadanos accedió de manera efectiva al equipo de Gobierno, Soraya Mangas asumió esas concejalías en solitario.

El mercadillo de los sábados es una de las cuestiones que se trabaja desde esta delegación y, en las últimas semanas, el tema ha vuelto a convertirse en actualidad ya que el cambio de ubicación no se hará a finales de año sino que pasa a ser prioritaria la regularización de los puestos. En este sentido, Soraya Mangas recuerda en primer lugar que «el estilo de este equipo de Gobierno, formado por tres partidos, es que cuando hay algún cambio o hay que tomar una decisión de importancia, en la medida de lo posible siempre se intenta consensuar con todas las partes interesadas y no imponer una solución por capricho».

Entiende que en relación a ese mercadillo, hay varias partes afectadas. «Por un lado está el Ayuntamiento desde el punto de vista administrativo; por otro, el conjunto de vendedores y podríamos apuntar que la tercera parte es la ciudadanía que engloba a los usuarios de ese mercadillo, los vecinos afectados por la ubicación y el comercio de Ciudad Rodrigo que, en general, no quieren que se aleje el mercadillo del centro porque indirectamente les beneficia que esté cerca del casco urbano».

Como es lógico, «cada parte mira por sus intereses pero el primordial para el Ayuntamiento, y para mí, es la regularización de la situación administrativa ya que existen irregularidades que provienen de muy atrás con respecto a la titularidad de los puestos y no se pueden solventar o corregir directamente». Pero existen otros problemas como «deudas por impago de la tasa que asciende ya a 15.000 euros», sin olvidar el control, el problema con los aparcamientos, la limpieza o los problemas que se generan a los vecinos.

Sobre esta cuestión, se están manteniendo negociaciones «para no menoscabar los intereses de las partes afectadas y, de momento, «los vendedores están de acuerdo en la regularización, la creen necesaria y aunque no se oponen al cambio de ubicación, a la propuesta de los fosos se niegan rotundamente».

El otro mercado que se celebra con regularidad, el de los martes en la plaza el Buen Alcalde, también está siendo objeto de estudios y «tengo algunas ideas de cara a su protección y a preservarlo con una mejor organización». También habrá que estudiar la titularidad de los puestos o los espacios disponibles pero de momento, el asunto se ha parado hasta que se solucione el otro.

Desde esta delegación están inmersos en otros proyectos como el denominado ‘Cocinamos en el mercado’, «completamente novedoso en cuanto a promoción», comenta la edil. «Surgió de la fórmula que la delegación de Turismo está utilizando en las ferias para promocionar Ciudad Rodrigo como destino turístico y gastronómico».

Tanto Soraya como la cocinera, Leticia Martín, acudieron puesto por puesto para proponer esta idea. «Desde el principio tuvo una buenísima acogida y ahora que se va conociendo, cada vez mejor».

La actividad se ha desarrollado durante tres jueves seguidos y en diciembre estas demostraciones están previstas para los días 14 y 21. «La gente está contenta, pregunta, está descubriendo modos de cocinar, recetas y prueba la calidad de los productos que hay, algunos de ellos, no se encuentran en otros lugares y cuando preguntamos por las ventas a los empresarios, dicen que se está notando una subida».

Por otra parte, una vez que el pasado 30 de noviembre se desarrollaba la última de las ferias ganaderas que organiza el Ayuntamiento a lo largo del año, es momento de hacer balance y la edil insiste en que «no es una Concejalía fácil, se necesita mucho tiempo y esfuerzo para organizar, pero estoy empeñada en no perder las tradiciones».

La primera de esas ferias es la de Botijeros, «la más tradicional y familiar»; luego llega la de Mayo que «este año tuvo como novedad la feria de caza, que ha llegado para quedarse pero que el año que viene no coincidirá con la Feria de Mayo». En ese recorrido, aparece la Feria de Septiembre, «la más multitudinaria y de más envergadura de cuantas organizamos» y, por último, la Feria de San Andrés, cuyo resultado ha sido «muy bueno, con un gran ambiente». La edil asegura que en estas celebraciones «se intenta complementar diferentes actividades para todos los públicos, pero la verdad es que los ganaderos cada vez tienen más trabas y requisitos para poder acudir y eso lo hace más difícil».

El Ayuntamiento les ayuda para que acudan pero «cada vez cuesta más llenar estas ferias, es un esfuerzo extra y comprensible la postura de los ganaderos».

Por último, en esta época del año no se puede olvidar la decoración y la iluminación navideña que se ha inaugurado esta misma semana. La edil se muestra «satisfecha» con el concurso de decoración navideña de calles que, junto con Afecir, se ha organizado por segundo año consecutivo. Asume que la propuesta entrañaba «una dificultad añadida» y era la de ponerse de acuerdo para elegir la decoración entre todos los empresarios de una misma calle. Al final, «la decoración fue muy vistosa y un reclamo para que la gente paseara por esas zonas».

Si el año pasado fueron siete las zonas que se inscribieron en el concurso, en esta edición son ocho, pues se suma la zona de la avenida de España que, además, se va a decorar desde el barrio La Rana. En un principio, la calle Madrid, que se encuentra en obras, tuvo dudas sobre la participación, pero también se ha vuelto a sumar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos