El Defensor del Profesor pide asistencia psicológica gratuita para los agredidos

Nicolás Ávila, Pilar Gredilla y Jesús Niño, del sindicato Anpe./EFE
Nicolás Ávila, Pilar Gredilla y Jesús Niño, del sindicato Anpe. / EFE

Durante el pasado curso atendieron 10 casos de docentes en Salamanca, la tercera provincia con mayor número de Castilla y León

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

«Los profesores agredidos se animan cada vez más a denunciar, pero los casos reales son muchos más». Apuntaba ayer el responsable del Defensor del Profesor del sindicato Anpe, Jesús Niño, al dar a conocer el balance del servicio durante el curso anterior en Castilla yLeón.

En la provincia de Salamanca se ha producido un incremento con respecto al anterior, de 7 a 10 casos atendidos entre la plantilla de 3.700 que desempeñan su labor entre la capital y provincia en los diferentes niveles educativos. El total de profesores que acudieron en busca de ayuda ante una situación de riesgo laboral en la Comunidad fue de 79. En principal objetivo es detectar situaciones de acoso y violencia a profesores, «detectar una necesidad y poner a su disposición la ayuda de un psicólogo y orientador escolar».

La mayor parte de los casos llegan a través de una llamada de teléfono al servicio, aunque también puede contactar a través de correo electrónico o de forma presencial. Los datos del último curso tienen una tendencia «alcista», según su responsable, con 13 casos más que en el curso anterior.

En cuanto al perfil de los profesores que piden ayuda, el 58% son mujeres y el 91% de centros públicos. Por etapas educativas, enInfantil ha bajado de seis ya dos casos, una subida en Primaria ySecundaria, de 30 a 33 y de 20 a 33, y a más del doble en FormaciónProfesional, de dos a cinco.

Jesús Niño también preció la problemática que presentaban, que en primer lugar estaban las agresiones de alumnos a profesores, de 6 a 14 el incremento entre los dos últimos cursos. Asimismo, resaltó el mayor porcentaje de docentes que sufren ciberacoso, bien con grabaciones durante la clase o el uso de ‘whatsapp’ como herramienta para acosar y agredir. Cabe destacar que los profesores también denuncian acoso en los centros educativos por parte de los padres o familiares así como de los propios compañeros o la dirección.

Este tipo de situaciones produce situaciones de bajas laborales por depresión, estrés o ansiedad, según detallaban ayer desde Anpe. Por este motivo, lanzaban una serie de reivindicaciones, como por ejemplo, la reactivación del Observatorio sobre la Convivencia; la asistencia psicológica gratuita para los docentes agredidos; un programa de prevención de acoso escolar que contemple la aceleración de los protocolos de protección a las víctimas y un plan de detección precoz y erradicación de los problemas de convivencia en los centros educativos. Asimismo, reclaman el reconocimiento de la ansiedad, la depresión y el estrés como enfermedades profesionales de los docentes.

Otra de las demandas que realizan desde este sindicato es que se ponga en marcha un plan específico de formación para el profesorado sobre las situaciones de acoso, como por ejemplo, cómo actuar y detectarlo, e incluso, ante los grupos de ‘whatsapp’, establecer un compromiso a los usuarios del mismo con unas normas mínimas para su uso.

Por otra parte, apuestan por el tratamiento rehabilitador de los agresores, «para cambiar actitudes e ir todos a una», así como que los docentes recuperen su autoridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos