La cultura religiosa del norte y del sur confluyen en las fiestas de Salamanca

Representantes de Andalucía, Galicia y Asturias, con sus vírgenes regionales. /WORD
Representantes de Andalucía, Galicia y Asturias, con sus vírgenes regionales. / WORD

Las casetas de Galicia, Asturias y Andalucía organizaron ayer una procesión por el centro, mientras la Plaza se llenaba de música charra

D.B.P. / WORDSALAMANCA

El centro de Salamanca se convirtió ayer en un ejemplo de la riqueza folclórica de las distintas regiones españolas. En un momento concreto de la mañana coincidieron en la Plaza Mayor representantes de las casas regionales de Asturias, Galicia y Andalucía, vestidos con los trajes típicos de dichas Comunidades, y en torno a medio centenar de tamborileros y parejas de bailes charros.

La presencia de los charros respondía a la celebración del XXIX Día del Tamborilero, que como cada año trae a la capital varias muestras de los sonidos y los bailes tradicionales de la provincia. El tamborilero y artesano Juan Manuel de Bustos explicó que este día surgió como un encargo del Ayuntamiento «y no lo haremos tan mal si seguimos viniendo».

Ayer se concentraron en la puerta de Zamora 17 tamborileros que, acompañados por sus parejas, marcharon por el centro de la capital hasta la Plaza Mayor. Allí homenajearon a dos ilustres tamborileros salmantinos como Ismael Álvarez, maestro en la Diputación durante muchos años, y Sebastián Ledesma, además de la bailadora de Mogarraz María Luisa Pérez y el folclorista Nino Sánchez. Posteriormente, el profesor Emiliano Alonso recitó unos versos de Ismael Álvarez y a continuación los tamborileros ofrecieron a los asistentes numerosas piezas del folclore salmantino. Según Juan Manuel de Bustos, Salamanca «es una provincia muy diferente en toques, trajes y en bailes. Es muy diversa. Junto con Zamora, es de las provincias más diversas». Entre las piezas que ayer sonaron en la Plaza destacaron la Charrada, el Fandango Serrano y el Charro de la Ribera.

De Asturias a Andalucía

Una hora más tarde, a mediodía, los representantes de las casas regionales de Asturias, Galicia y Andalucía repitieron el recorrido entre la puerta Zamora y la Plaza Mayor pero no se detuvieron ahí, sino que continuaron hasta el Campo de San Francisco. Allí, un sacerdote ofició una misa al aire libre en presencia de las tallas de las vírgenes de Covadonga, de la Roca y del Rocío.

Las casetas regionales son las precursoras directas de la actual Feria de Día

Desde las casas regionales explican que repiten esta actividad desde hace 19 años el domingo posterior al 8 de septiembre y que las fiestas de Salamanca ya no se entienden sin la procesión de las casas regionales. Este año, sin embargo, sólo han sido tres por la desaparición de la casa de Extremadura.

El vistoso desfile por el centro estuvo acompañado por música de gaitas y tambores y atrajo la atención de toda la ciudad. De hecho, muchos turistas aprovecharon algunos altos en el camino para fotografiarse con los músicos.

Una vez en el Campo de San Francisco, desde las casas regionales reivindicaron su papel como «pioneros» de las casetas de ferias. Ellos fueron los primeros que instalaron carpas para comer en la calle y años después esa iniciativa se convirtió en la actual feria de día.

Fotos

Vídeos