Cruz Roja y la Junta incentivarán el acogimiento de menores durante las vacaciones de verano

Jesús Juanes, BIenvenido Mena y Nieves Jiménez, ayer en la sede de la Junta. /WORD
Jesús Juanes, BIenvenido Mena y Nieves Jiménez, ayer en la sede de la Junta. / WORD

Apuntan que hay 90 niños en la región esperando para residir con una familia temporal, seis de ellos en Salamanca

D. BAJO / WORDSALAMANCA

'Se busca familia de acogida. Recompensa: la felicidad de un niño y la tuya' es el lema elegido por la Junta de Castilla y León y Cruz Roja para fomentar el acogimiento familiar. La campaña pretende que los hogares de la región se ofrezcan para ser acogedores de menores que necesiten una atención familiar complementaria o sustitutiva de la de sus padres durante un tiempo determinado. Actualmente hay 90 niños esperando por una familia temporal en Castilla y León (seis en Salamanca).

El delegado territorial de la Junta, Bienvenido Mena, junto al presidente de Cruz Roja Salamanca, Jesús Juanes, y la presidenta de la Federación Vínculo de Familias Acogedoras, Nieves Jiménez, presentaron ayer las novedades de esta campaña y las metas que persiguen.

Según Mena, el programa de acogimiento de menores fue una iniciativa «pionera» de Castilla y León, surgida en 1990 que ha dado buenos resultados y que aporta «grandes beneficios» a los chavales, en palabras de Juanes. Los últimos datos disponibles son de 2017, cuando se produjeron 945 acogimientos (111 en Salamanca). Además, la campaña de 2018 tiene una importante novedad: la promoción de los acogimientos en vacaciones, para que los chavales menores de siete años que viven en centros residenciales «tengan una experiencia de convivencia familiar durante el verano» en la playa, la ciudad o la montaña.

En primera persona

Nieves Jiménez reveló su experiencia como madre de acogida y animó a las familias de la ciudad a dar el paso. Forma parte del programa desde 2011 y en este periodo de tiempo ha cobijado a seis menores, hasta que éstos han regresado con su familia biológica o adoptiva. La experiencia por lo general ha sido «muy gratificante». Ha sido «muy satisfactorio» ayudar temporalmente a los menores. Recordó que para los niños «es muy importante creer en un entorno familiar para desarrollarse completamente» y que «se necesitan más familias» en Castilla y León. En Salamanca hay 26.

Jiménez explicó que «en principio, cualquiera puede» amparar temporalmente a un niño. Las familias interesadas se inscriben y superan un curso de orientación antes de que les asignen un niño que vivirá con ellos durante un periodo de tiempo variable, que puede ir desde un mes a dos años. «Depende de lo que tarde en resolverse su caso», señala. Las familias pueden acudir a Cruz Roja o la Junta para asesorarse en el día a día y para resolver cualquier duda respecto a los acogimientos. Nieves Jiménez también pide a los acogedores que se conciencien de que es algo temporal y de que los menores «volverán con su familia biológica o adoptiva» antes o después.

Finalmente, la presidenta de la Federación Vínculo de Familias Acogedoras reivindicó la labor conjunta de la Junta, Cruz Roja y las familias. Las tres instituciones «trabajan juntas por los menores» y «si no están unidas» el proyecto no podría seguir funcionando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos