La crisis aumenta el número de talleres mecánicos ilegales en Salamanca

Un mecánico en uno de los talleres oficiales de Salamanca. /LAYA
Un mecánico en uno de los talleres oficiales de Salamanca. / LAYA

La asociación que defiende a este sector recuerda la falta de seguridad para los clientes y para el medio ambiente

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

La crisis económica provocó un incremento de los talleres mecánicos ilegales en Salamanca que a día de hoy se mantienen a espaldas de la legalidad.

Así lo confirma el presidente de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Talleres (AESAT), Sergio Pérez, que advierte de los riesgos que conlleva dejar en manos de personas que trabajan en la ilegalidad el mantenimiento de algo tan importante como el vehículo.

«Hay talleres ilegales en garajes de chalets, comunidades e incluso en plena calle», lamenta. A este colectivo le consta la intervención en naves poco operativas y no preparadas. Sergio Pérez asegura que no es fácil detectarlos salvo que exista una denuncia, «o pillarlos con las manos en la masa». Además, esta actividad suelen realizarla de modo clandestino y fuera del horario comercial,«para no llamar la atención».

Con la crisis y el incremento del desempleo dentro de este sector, algunos mecánicos optaron por realizar trabajos de manera clandestina.«Hay que tenerlo controlado y el particular que decide llevar su vehículo a los talleres ilegales tiene que saber que corre riesgo respecto a su seguridad y de los que viajan con él», subraya el presidente de AESAT. Porque no se tienen las mismas garantías en un taller oficial, que cumple con la legalidad, que en los ilegales. «Además, no puede reclamar, no existe una factura».

Anima a denunciar

Desde esta asociación, que forma parte de Confaes, persiguen este tipo de prácticas y animan a los ciudadanos a denunciar este tipo de prácticas si conocen algún caso. Sergio Pérez asegura que es sencillo localizarlos porque se detecta un movimiento extraño de vehículos diferentes cada día, «o si detectar que una persona se pasa gran parte del día trabajando en su garaje, encerrado, suele ser por algo así».

Los talleres ilegales suponen un importante daño para el sector, «se trata de una competencia desleal y manipulada», insiste el presidente de la asociación salmantina de talleres, y que además, juega con unas variables a las que ellos no llegan, porque a diferencia de los clandestinos, los oficiales pagan una serie de impuestos.

Por otra parte, en la actividad ilegal no se puede garantizar el cuidado al medio ambiente:«¿Dónde tiran el aceite o los filtros usados?», se cuestiona Sergio Pérez.Lo habitual es que se desprenda de ellos en un contenedor de la calle u otra práctica que sin duda daña el entorno. «Los talleres oficiales tienen que tener un sistema de recogida de residuos, sobre todo de aceite y determinados componentes de los vehículos».

Pero para el portavoz de los empresarios salmantinos de talleres, la clave está en la seguridad de los ciudadanos que dejan sus coches en una instalación que no está preparada para una intervención, por muy pequeña que sea. «La gente quiere ahorrarse dinero pero se está perjudicando a sí misma y a los que viajan con él», precisa Pérez.

Y aunque no conoce el número exacto de denuncias e intervenciones, si es consciente de que si se producen, «pero no es fácil detectarlo porque no se suelen exponer de forma pública». De hecho, el presidente de AESAT apunta a un mayor número de talleres ilegales en el medio rural, «es una práctica muy habitual porque no suelen existir talleres legales y se dedican a la mecánica de forma clandestina».

Lo que provoca en estas zonas es el daño al medio ambiente porque no tienen un sitio concreto para tirar los filtros o el aceite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos