«Creo en un modelo de Universidad pública, fuerte y participativa»

Ricardo Rivero posa en los pasillos del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca. /MANUEL LAYA
Ricardo Rivero posa en los pasillos del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca. / MANUEL LAYA

El nuevo máximo responsable de la Usal destaca el VIII Centenario y el presupuesto de 2018 como sus prioridades

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El nuevo máximo responsable de la Usal destaca el VIII Centenario y el presupuesto de 2018 como sus prioridades

El 51% se ha convertido en el gratificante porcentaje que siempre tendrá presente en su mente el catedrático de Derecho Administrativo, Ricardo Rivero, dado que dicho promedio le catapultó el pasado jueves en las urnas hasta el despacho del Rectorado de la Universidad de Salamanca. Con la victoria plenamente fresca y viva en sus pensamientos, el nuevo rector del Estudio salmantino adelanta en esta entrevista algunas de las claves que marcarán su futura gestión rectoral a lo largo del próximo cuatrienio.

–¿Cómo está el estado de ánimo de Ricardo Rivero tras la vibrante noche electoral del pasado jueves?

–Estoy muy agradecido a toda la comunidad universitaria y satisfecho por el resultado, pensando ya en los pasos a dar y preparado para trabajar con toda mi energía.

–¿Se esperaba la victoria o ha sido una gran sorpresa?

–El resultado no se podía anticipar, pero sí podía saberse, teniendo en cuenta el funcionamiento del sistema electoral, que iba a ser ajustado, pero ha sido menos ajustado que en otras ocasiones. Repasando el histórico se comprueba que éste es uno de los resultados más holgados, ya que ha habido elecciones rectorales en otras universidades que se han resuelto por un solo voto de un profesor. El sistema electoral de doble vuelta siempre produce resultados ajustados.

–Usted habla al mismo tiempo del cambio, de conservar los logros conseguidos en estos años y, simultáneamente, de integrar a los otros tres candidatos que compitieron con usted. ¿Cómo se puede compaginar todo esto?

–Hay valores muy importantes y proyectos fundamentales a conservar y también es necesario hacer mejoras y las debemos diseñar y aplicar entre todos. El cambio lo voy a hacer mediante la adaptación de la Universidad de Salamanca a las nuevas oportunidades que se presentan, porque el escenario presupuestario y las perspectivas del 2018 son distintas a las del pasado más reciente. La conmemoración del VIII Centenario es muy importante y también son muy importantes las oportunidades que se ofrecen para la Universidad y para la ciudad.

–¿Qué criterios está perfilando para la elaboración del presupuesto de la Universidad?

–Vamos a estar todas las Navidades trabajando sobre el presupuesto. Nosotros ya hemos anunciado que vamos a cambiar las prioridades presupuestarias y vamos a proyectar esas modificaciones de prioridades sobre el nuevo presupuesto, incidiendo fundamentalmente en la recuperación de las plantillas y en la inversión en las personas.

–¿Ha recibido muchas felicitaciones?

–Tengo todavía unos 600 ‘whatsapp’ y correos electrónicos por contestar. Me he levantado a las tres de la mañana para intentar responderlos, pero entre el trabajo y otras llamadas que se superponen, me ha resultado imposible. Voy a estar este fin de semana contestando a todas estas llamadas y mensajes.

–¿Le ha llamado el rector?

–Me llamó para felicitarme y me dijo que nos veríamos pronto para trabajar en el traspaso.

–¿Cómo va a afrontar este enorme cambio que se inicia ahora en su vida?

–El jueves fue el día más feliz de mi vida académica. Por supuesto que es un cambio importante, pero yo estoy acostumbrado a trabajar con mucha intensidad, conozco la gestión académica y creo que tengo la experiencia suficiente para poder asumirlo.

–Va a pasar a la historia académica como el rector del VIII Centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca. ¿Cómo afronta esta conmemoración y los próximos cuatro años de su mandato?

–De momento yo quiero gestionar el Rectorado de la mejor forma, con el apoyo de toda la comunidad universitaria, con todas las capacidades que tiene la Universidad, coordinando bien al excelente equipo que me acompaña, sumando a otras personas, colaborando con las instituciones... Dentro de cuatro años ya veremos.

–¿Se habría presentado a las elecciones con otro equipo?

–Si no hubiera conseguido que me apoyaran las personas con el perfil idóneo, no me habría presentado, pues solo no lo habría conseguido ni tampoco con un equipo que no hubiera estado a la altura. Para mí el equipo resulta fundamental.

–¿Cómo valora el índice de participación de los estudiantes en las votaciones?

–Hay gente que dice que a los estudiantes no les interesa la Universidad y que son una generación desmotivada. Pero los estudiantes han demostrado que les importa mucho lo que ocurre en la Universidad, que se implican en los procesos y han dado una lección de democracia. Lo mismo se puede decir del profesorado y del personal de administración y servicios.

–¿Cómo piensa integrar en su proyecto a sus rivales electorales?

–Espero tener la oportunidad de hablar en los próximos días con Juan Manuel Corchado, María Ángeles Serrano y Francisco Giner Abati para proponerles que trabajemos juntos.

–¿Qué opina de las tensiones vividas en el final de campaña?

–Ahora es el momento de mirar al futuro y ahora debemos pensar solo en la Universidad de Salamanca y en el 2018.

–¿Cómo va a conseguir que la Universidad de Salamanca sea más grande y más prestigiosa, tal como prometió usted durante la noche electoral?

–El 2018 es una gran oportunidad. El crecimiento debe partir del incremento del número de estudiantes y de proyectos. El prestigio debe conseguirse por la calidad de nuestra oferta académica y nuestra potencia investigadora.

–De usted dicen que se decanta más por la docencia y la prioriza por encima de la investigación.

–Yo soy el investigador principal de un grupo de investigación, tengo todos mis sexenios de investigación, hago transferencia de conocimiento... Yo hago mucha investigación y creo muchísimo en la investigación. Pero para mí también es muy importante la docencia. El hecho de que sea un investigador muy activo no significa que yo sitúe la docencia en un segundo plano. La docencia es fundamental, igual que sucede con la investigación, y hay que combinarlas.

–En los círculos académicos se plantea su elección como una victoria de las facultades de Letras sobre las de Ciencias. ¿Qué opina de esta dicotomía?

–Ha ganado la Universidad. En estas elecciones hemos estado hablando de modelos de Universidad, pero hacer un planteamiento de las Ciencias contra las Letras es como hablar de un Madrid-Barcelona.

–¿Cómo definiría ese modelo que usted defiende?

–Creo en un modelo de Universidad pública, fuerte y participativa, con una docencia de calidad, con una excelencia en la oferta académica y con una investigación considerada como modelo de servicio público básico. Es un modelo de Universidad que, en mi opinión, debe fortalecerse.

–Su equipo rectoral se caracteriza por ser muy variado. ¿Considera que el hecho de que haya perfiles tan diferentes es positivo?

–Por supuesto. Los equipos variados funcionan siempre mejor que los equipos homogéneos. No tengo ninguna duda de ello.

–Usted arrasó electoralmente en Derecho, que es su facultad, y Juan Manuel Corchado lo hizo también en Ciencias, la facultad a la que pertenece...

–Es cierto. Yo aprecio muchísimo a la Facultad de Ciencias y a todas las facultades. Tengo amigos en todas las facultades y respeto mucho todo lo que se hace en cada una de ellas.

–¿Cuál fue la receta mágica que utilizó usted para ganar las elecciones rectorales?

–Rodearme de personas capaces y cuyo único interés es el bien de la Universidad.

–¿Cómo calificaría las relaciones de la Usal con instituciones como el Ayuntamiento, la Diputación o la Junta?

–Las relaciones son excelentes y deben serlo siempre. Es una faceta que pienso potenciar muchísimo durante los próximos años.

–Durante la campaña electoral usted insistió de forma reiterada en que conseguirá la bajada de las tasas académicas... ¿Qué estrategia piensa desarrollar?

–Abogaré por que se anticipe la bajada de las tasas. Es un tema que vamos a hablar con la Junta.

–Si avanzáramos en el tiempo y nos colocásemos dentro de cuatro años... ¿Se atrevería a augurar cuáles podrían ser sus principales logros académicos?

–No me atrevería ahora a decir alguno. Para eso hay que trabajar mucho.

–Veo que usted siempre menciona la faceta del trabajo. ¿Por qué?

–Porque considero que soy, sobre todo, muy trabajador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos