La cosecha de cereal empuja la renta agraria de la Comunidad un 18% en 2016

Javier Iglesias, Alberto Gurrionero, de Caja Duero, y Jorge Morro, escoltados por los autores del informe, Felisa Becerra y Francisco García./Laya
Javier Iglesias, Alberto Gurrionero, de Caja Duero, y Jorge Morro, escoltados por los autores del informe, Felisa Becerra y Francisco García. / Laya

En Salamanca llega a los 17.510 euros, según el informe presentado ayer por EspañaDuero

DANIEL BAJOSalamanca

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ha acuñado estos días una expresión que podría acabar convirtiéndose en el lema de la Agropecuaria. Es el evento que marca «el comienzo del curso agrario en España». Quizá exagere, pero al menos en Castilla y León se ha convertido en una referencia vital, tanto que hasta EspañaDuero aprovechó el escaparate salmantino para presentar su informe ‘El Sector Agrario en Castilla y León 2017’, en el que recopila todos los datos habidos y por haber sobre el sector primario de la región.

La entidad bancaria elabora este detallado estudio desde hace tres años, arropado ayer en su presentación por Javier Iglesias y el director general de Competitividad de la Junta, Jorge Morro.

Los técnicos de EspañaDuero ofrecieron un breve resumen del informe, en el que destaca sobre todo el «fuerte incremento» de la renta agraria en 2016, que la entidad bancaria cifra en un 18,2%. En dinero contante y sonante, la renta agraria llegó a los 2.182 millones de euros. El informe revela que el crecimiento de la renta «ha sido más intenso que el registrado por el número de ocupados en el sector agrario». ¿Qué implica este detalle? «Que la renta agraria por ocupado habría crecido en el último año un 13,3%, hasta los 31.078 euros» de media en Castilla y León. Es importante destacar que esos 31.000 euros son una media regional y que si se analiza provincia por provincia hay diferencias muy importantes: de los 47.000 euros de Valladolid a los 17.500 de Salamanca, sin ir más lejos.

Importancia provincial

El presidente de la Diputación de Salamanca prefirió incidir ayer en la importancia del sector primario para nuestra provincia y para la región.

Según Iglesias, es un ámbito «fundamental», tanto como «motor de desarrollo» económico como para «fijar población» e impedir el despoblamiento de las provincias eminentemente agrícolas y ganaderas como Salamanca.

El mundo agroganadero emplea a más de 11.000 personas en nuestras provincia y, en palabras de Iglesias, es un sector «de futuro y con futuro» para Salamanca, con una tasa de paro por debajo del 5%.

Javier Iglesias también se felicitó por el «liderazgo» de la provincia en algunos apartados del informe (concretamente mayor crecimiento de renta agraria en el último año, 18% de la producción animal en Castilla y León y mayor número de establecimientos agroalimentarios de la región).

El director general de Competitividad de la Junta, Jorge Morro, por su parte, alabó los contenidos y la «utilidad» del informe de EspañaDuero y lo calificó de «referencia» para el sector primario. También comentó que, a grandes rasgos, la Junta seguirá trabajando para «rejuvenecer» los negocios y las explotaciones agroganaderas de la Comunidad, fomentará el incremento de la producción y la eficiencia de las granjas y cultivos y promoverá la «competitividad» y la «modernización» de éstos, así como la «formación» de sus responsables. La Junta de Castilla y León, concluyó, «seguirá trabajando en todos los ámbitos» que incluye el informe de EspañaDuero y en favor del sector primario de la región.

Más datos

Las 150 páginas del estudio de EspañaDuero se dividen en tres partes: rasgos del sector agrario, estimaciones de la producción vegetal y animal y análisis de la industria agroalimentaria. El objetivo es ofrecer «un análisis detallado y pormenorizado de la evolución» de dichos apartados.

Los técnicos de la entidad bancaria calculan que la producción agraria (vegetal + animal) creció un 5,6% e incidieron en el fuerte incremento experimentado por el sector agrícola (casi un 27%), que a la postre acabó repercutiendo en la renta agraria.

Castilla y León produce sobre todo cereales (la mitad de lo que se cultiva en la región son cereales), seguidos de plantas forrajeras e industriales. La actividad ganadera también ocupa un lugar «muy relevante» en la economía de la Comunidad.

El último tercio del informe trata sobre comercio exterior de productos agroalimentarios y su consumo en la región. En el capítulo exportaciones cabe destacar el papel predominante de Burgos (25,5% de todas las ventas en el extranjero) y que la mayoría de bienes que acaban fuera de nuestras fronteras son carne, preparados y huevos.

Finalmente, el consumo de alimentos está encabezado por las frutas frescas, leche, carne y hortalizas. Hacemos la compra sobre todo en supermercados, aunque si se trata de productos frescos, preferimos las tiendas tradicionales.

Fotos

Vídeos