Cortejo fúnebre para el Santísimo Cristo de la Liberación para llegar al Sábado Santo

El paso del Cristo de la Liberación a su paso por el casco histórico./Laya
El paso del Cristo de la Liberación a su paso por el casco histórico. / Laya

La Hermandad del Cristo de la Liberación inicia su marcha penitencial desde el Colegio Fonseca y por las calles del centro de la ciudad

REDACCIÓN / WORDSalamanca

Una oración previa en el patio del Colegio Arzobispo Fonseca sirve de antesala a un entierro por un Cristo muerto, el Santísimo Cristo de la Liberación, que durante una semana ha abandonado su capilla del campo santo. Su hora de salida es a las 00:30 horas, y el paso del yacente va cargado por los hermanos, que visten hábito de antiguo disciplinante, de paño negro, con túnica que arrastra cola en la parte posterior, así como una capucha monacal.

Destacar sus enseres, como las tavolletas de Jerónimo Prieto que portan hermanos con el hábito monocal del Jueves Santo con un escapulario de arpillera. O el Cristo de la Tabla, del mismo autor, que es llevado por dos hermanos sobre uno de sus hombros. En el cortejo también destaca el grupo de mujeres que caminan en fila de a una vestidas de luto, con su traje de vientoseno al estilo albercano, con un rosario en la mano llorando por el Cristo muerto.

El acompañamiento musical está formado por un coro cisterciense que interpreta motetes fúnebres en cada parada, así como el Trío Musical Christus y dos tambores destemplados.

Entre sus paradas, cabe destacar la oración por los difuntos que tiene lugar junto a las puertas del Palacio Episcopal, frente a la Puerta del Obispo de la Catedral Nueva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos