El Complejo Asistencial registra el mayor volumen de compras de Castilla y León

El Complejo Asistencial registra el mayor volumen de compras de Castilla y León
MANUEL LAYA

Desde el servicio de Suministros se realiza una media de 150 pedidos diarios para los diferentes centros del hospital

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

El objetivo de esta serie sobre el Complejo Asistencial de Salamanca es acercar la labor de los diferentes servicios y dentro de los mismos no todos tienen una labor asistencial. Es el caso del área de Suministros y Almacén, muy importante para garantizar el funcionamiento del hospital, porque gracias a ellos se suministra todo el material necesario para pasar una consulta, atender a un paciente ingresado, a la persona que pasa por Urgencias o al que intervienen quirúrgicamente. Dentro del engranaje de este Complejo Asistencial son parte esencial para garantizar que nada falte y que lo que llega sea de calidad. Es complicado cuantificar el volumen de artículos que entran por el almacén, serán miles cada año. La media de pedidos al día está entre 150 y 200, y dentro de cada uno de ellos puede ser de varios tipos de artículos. Como apunta la jefa del servicio de Suministros y Almacén, Isabel Sierra Vicente, por volumen de compras, «somos el hospital más grande de Castilla y León».

En este área trabajan 43 personas, 13 en la zona administrativa y 30 en el almacén. Su principal función es la de cubrir una necesidad de un determinado servicio del hospital. «Atendemos todas las necesidades de los centros:Clínico, Virgen de la Vega, Los Montalvos, Virgen del Castañar (Béjar) y el centro de especialidades de Ciudad Rodrigo», enumera esta responsable.

Para hacer llegar esa petición existen varias vías, o bien por ordenador, a través del programa informático ‘Saturno’, siempre que sea una necesidad prevista y pactada:«Cada servicio tiene un pacto específico de artículos de todo tipo», detalla Sierra Vicente. Cuando surge una necesidad que no está pactada se solicita a través de un protocolo en papel, «donde lo tienen que justificar».

Después será desde la dirección médica y de enfermería donde den el visto bueno definitivo. En ese momento, desde Suministros se pondrán en marcha y pedirán tres presupuestos a sendas empresas diferentes, «y con las características que necesitan elegimos el más barato», subrayan. La compra directa de este modo se hace siempre y cuando sea un importe hasta un máximo de 18.000 euros, si es superior se tiene que hacer a través de un concurso.

En ocasiones, se piden muestras de los productos para que se prueben en los servicios y hasta que no obtienen el visto bueno del personal sanitario no se realiza ese pedido definitivo.

Por un lado están las necesidades de los servicios, a los que se les entrega directamente, y por otra, las del almacén, que a su vez van repartiendo según la demanda de cada área.

Para el nuevo hospital

De cara al futuro Complejo Asistencial, que está en construcción, el servicio de Suministros y Almacén ya dispone de dinero específico para inversiones, en concreto, «artículos para el actual centro que se prevé por la duración que llegan al nuevo». Desde la dirección médica, de enfermería y de gestión han priorizado un listado de esas necesidades y ya han empezado a tramitarse. Se trata de bienes materiales con uso a medio y largo plazo, «no se trata de fungibles». Isabel Sierra precisa que son cosas que luego se podrán trasladar a las nuevas instalaciones, «hay otras que requieren de obra y demás, y al no poder utilizarlas ahora, no se puede incluirlas en este plan inicial».

De cara al nuevo hospital cuentan con dinero para inversiones que se puedan ya utilizar

Cuando el importe de la compra es mayor de 18.000 euros tienen que sacarlo a concurso, y dentro de los mismos hay varias clases. Lo más habitual es el abierto, pero también existen los acuerdos marco, que se hacen directamente en la Consejería de Sanidad, en Valladolid. «De esos acuerdos determinan cuatro o cinco proveedores y de ahí lo elegimos, nos lo limitan de esa manera, y ya en el derivado, decidimos», subrayan desde este servicio.

Para seleccionar los recursos materiales cuentan con un sanitario responsable para preguntar todas las dudas del producto. «Con él estamos haciendo varios protocolos para intentar abaratar productos que están en el hospital porque salvo en el caso de los concursos, no estamos atados con ningún proveedor», determina la responsable de Suministros.

Esto quiere decir que siempre están abiertos a que les hagan alguna nueva oferta sobre un producto que está ya autorizado e introducido en el hospital. «Esos proveedores nos traen presupuesto, les pedimos muestras y si nos interesa económicamente solicitamos muestras que valora el personal sanitario, que nos dirán si están de acuerdo o no con el posible cambio», comenta Isabel Sierra.

El objetivo de abaratar costes es poder distribuir el dinero ahorrado para las nuevas necesidades que van surgiendo en el hospital, por ejemplo, con la creación de una nueva unidad o la ampliación de un determinado servicio. Asimismo, con el aparataje tienen acuerdos para hacer demostraciones y si les interesan, llegar a un acuerdo de cesión a cambio de utilizar sus fungibles. «Se estudia porque a veces es mejor comprar directamente el aparato y adquirir los fungibles donde queramos», reitera. El hospital cuenta con un presupuesto anual que se controla cada mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos