El Comedor de los Pobres anuncia dos campañas de ayudas

Varios de los responsable del Comedor de los Pobres, en la presentación de los dos proyectos. / Laya

Volverá a servir comida en su sede a personas sin hogar y lanza una ‘Misión Educativa’ para ayudar escolarmente a hijos de familias sin recursos

DANIEL BAJOSalamanca

El Comedor de los Pobres anunció ayer dos nuevos proyectos que echarán a andar la próxima semana: una «vuelta a los orígenes» sirviendo comida caliente a personas sin hogar y una «misión educativa» para ayudar a niños y adolescentes de familias sin recursos a mejorar en sus estudios.

Los integrantes de la Asociación Amigos del Silencio (responsable del Comedor) explicaron en qué consistirán ambas iniciativas.

La vuelta a los orígenes recupera el espíritu con el que nació el Comedor de los Pobres hace ya 23 año. Desde el centro explican que, después de repartir los menús correspondientes (unos 200 diarios), colocarán mesas y sillas para que las personas que viven en la calle y que no pueden llevarse los menús coman allí, en su sede. Calculan que cada día alimentarán a entre 25 y 30 personas pero que están listos para ayudar «a los que vengan». Esta iniciativa echará a andar el próximo 9 de octubre. El Comedor funcionaba bajo este sistema hasta hace tres años, cuando decidieron cambiar y empezar a repartir menús porque la asistencia diaria superaba su aforo. Ahora recuperan dicha idea.

La misión educativa, por su parte, surge para tratar de paliar los problemas escolares que pueden tener los hijos de familias sin recursos. Los responsables del Comedor explican que muchos de ellos acaban sucumbiendo al fracaso escolar y repiten el modelo de familia sin recursos de la que proceden. El objetivo es romper este círculo vicioso impartiendo clases particulares a esos chavales para que mejoren su rendimiento escolar. Es un «proyecto individualizado» en el que cada profesor se hará cargo de un solo niño en cada clase.

El Comedor de los Pobres ha contratado a tres profesores para que pongan en marcha esta idea. Las clases será gratuitas y se impartirán en la sede del Comedor. En cuanto a la frecuencia de las clases, los contenidos, etc., los profesores mantendrán una entrevista con los niños y sus padres para decidir cómo actuar en cada caso. Más de una veintena de familias ya se ha interesado por esta idea.

Los responsables del Comedor también lanzaron ayer una petición de ayuda para que profesores voluntarios participen en este proyecto educativo.

Sede

La fundadora del Comedor, Queti Luciano, reveló ayer que están buscando una nueva sede más amplia en la que puedan disponer de más espacios para poner en marcha éstas y otras iniciativas. Por el momento no han contactado con ninguna administración para plantearles sus demandas y afirman que aspiran a mudarse a un edificio accesible y céntrico, fácil de encontrar para quien lo necesite. Su sede actual está en el Paseo de la Estación.

Fotos

Vídeos