El cocinero salmantino Jorge Lozano gana el I Concurso de Cocina con Ibérico

El cocinero Jorge Lozano contempla los platos de tallarines con sopa de ibérico que presentó al jurado del concurso./EFE
El cocinero Jorge Lozano contempla los platos de tallarines con sopa de ibérico que presentó al jurado del concurso. / EFE

Martín Berasategui aplaudió el «homenaje al cerdo como nunca hubiera soñado» de los participantes en el certamen

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

El cocinero salmantino Jorge Lozano, del restaurante Tapas 2.0 y 3.0, obtuvo ayer el primer premio del I Concurso Internacional de Cocina con Ibérico, con el que se cerró el I Internacional del Ibérico de Salamanca. Durante dos días, la capital ha atraído a algunos de los mejores cocineros de España, que han presentado sus últimas creaciones con productos extraídos del cerdo y han debatido sobre la cultura culinaria en torno a dicho animal. También han participado nutricionistas, para glosar las virtudes de la carne de ibérico, y representantes políticos, que discutieron sobre las posibilidades del turismo en torno a la gastronomía.

Pero el papel estrella, como no podía ser de otra manera en un foro sobre el ibérico, fue para los cocineros.

La final del Concurso Internacional cerró el foro. Cuatro chef -los cocineros salmantinos Jorge Lozano Esteban, de Tapas 2.0 y 3.0, y Daniel Hernando, de Tapería Jamón Jamón, junto a Vitaly Dovzhenets, del Restaurant Cal Xirricló (Lleida), y Vasyl Nyayko , del Restaurante Cobo Vintage (Burgos)- compitieron ayer por un primer premio de 5.000 euros y un segundo premio de 2.000.

Los tallarines ibéricos con sopa de cocido de Jorge Lozano le hicieron acreedor del primer premio

El denominador común, por supuesto, fue la presencia de productos ibéricos. Los cuatro cocinaron en un Palacio de Congresos llena de amigos, familiares, admiradores y compañeros de profesión para un jurado compuesto por el restaurador salmantino Fran Vicente, el crítico gastronómico José Carlos Capel, el editor de la guía ‘Mesa Marcada’ de Portugal, Miguel Pires, el chef italiano y dueño de una estrella Michelín Giuseppe Iattonni y el célebre cocinero guipuzcoano Martín Berasategui, poseedor de ocho estrellas Michelín entre sus tres restaurantes y presidente del jurado.

Los jueces otorgaron el primer premio a Jorge Lozano por sus ‘Tallarines ibéricos con sopa de cocido’. El ganador, visiblemente emocionado, sólo pudo afirmar que estaba «encantado», que detrás del plato hay «muchos meses de trabajo» y que sin un equipo que les ayude, los cocineros por sí solos «no podemos hacer nada». El segundo premio recayó en Vitaly Dovzhenets, del Restaurant Cal Xirricló gracias los raviolis de cerdo ibérico con los que concurrió al certamen. El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el concejal de Turismo, Julio López, asistieron a la concesión de premios y la clausura.

Un privilegio

Martín Berasategui comentó durante la entrega de los galardones que había sido «un privilegio» presidir el jurado y que los cocineros habían rendido «un homenaje al cerdo como nunca hubiera soñado». También añadió, antes de dar a conocer el nombre del ganador, que los cocineros «tiene que creer en su equipo» porque «todos somos importantes en la cocina».

El chef felicitó «a los que han hecho posible» la celebración del Foro y defendió que España «ha avanzado mucho» en materia culinaria. Los foros «sirven para ver las obras de otros cocineros y así es como hemos ido creciendo. Hay que aplaudir lo que hemos hecho y lo que nos queda por hacer. Lo hacéis muy bien».

A lo largo de la mañana ya había asegurado que en España tenemos «los mejores productos del mundo y el mejor es el cerdo ibérico» y mientras resaltó «la profesionalidad y el saber hacer de Salamanca» en la crianza de este tipo de animales y transformación de sus derivados, confesó que todo ello le «carga las pilas» y le da «el garrote» que tiene. No se olvidó tampoco de los profesionales de sala a los que pone en valor por ser «el cincuenta por ciento del éxito del cocinero» y estar «al pie del cañón con una sonrisa de par en par y con una actitud que es la clave de todo lo que pasa en el mundo de la cocina», recoge Efe.

Demostraciones

Los dos días de foro han estado repletos de jornadas de trabajos y demostraciones culinarias en vivo y en directo que han atraído a numerosos estudiantes, aficionados a los fogones y expertos que han descubierto las insospechadas posibilidades de los productos del cerdo. El mejor ejemplo: la charla de Juan Alberto Lera, capaz de elaborar un postre con manteca y cebolla inspirado en las matanzas tradicionales.

Fotos

Vídeos