Uno de cada cinco menores imputados puede evitar el juicio con ayuda extrajudicial

La rectora de la Universidad Pontificia y la fiscal de menores firman el convenio de colaboración. /MANUEL LAYA
La rectora de la Universidad Pontificia y la fiscal de menores firman el convenio de colaboración. / MANUEL LAYA

La Pontificia aportará mediación familiar y apoyo psicológico para intentar lograr la resocialización de los adolescentes que delinquen

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Los índices de delincuencia entre los menores salmantinos son bajos y nada graves, aunque en los últimos tiempos han aumentado los hechos delictivos que se cometen a través de Internet. Así lo puso de manifiesto ayer la fiscal de menores de Salamanca, Pilar Tejedor Gil, durante la firma del convenio de colaboración que suscribió con la rectora de la Universidad Pontificia, Mirian de las Mercedes Cortés.

El objetivo primordial del acuerdo, donde participa también la Fundación General de la UPSA, consiste en la realización de actividades extrajudiciales relacionadas con la asistencia psicológica y la mediación y orientación a menores y a sus familiares. Se trata de adolescentes con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años, cuyos expedientes se encuentran en manos de la Fiscalía de Menores de Salamanca por la presunta comisión de pequeños delitos de diferente tipología.

El contexto social y judicial que constituye el telón de fondo para la rúbrica de este convenio viene marcado, por ejemplo, por realidades especialmente destacadas y dignas de consideración. No en vano, los dos equipos técnicos que trabajan en la Fiscalía de Menores han realizado una estimación, que pone de manifiesto que el 20% de los 250 menores que son denunciados anualmente ante este órgano judicial pueden evitar el desarrollo del procedimiento, la celebración del correspondiente juicio y la posterior sentencia, ya que pueden ser objeto de ayuda externa al ser susceptibles de recibir el apoyo derivado de posibles medidas extrajudiciales, según detalló de forma pormenorizada el psicólogo y representante de los equipos técnicos de la Fiscalía, Jesús Vera.

Porcentajes

Además, de ese 20% –uno de cada cinco casos– aproximadamente la mitad podrán acogerse a los servicios de ayuda psicológica que les oferta la Universidad Pontificia, una innovadora prestación que se va a materializar, precisamente, gracias al convenio que suscribieron ayer Mirian de las Mercedes Cortés y Pilar Tejedor Gil. El 10% restante puede evitar ser juzgado y conseguir que su caso se archive judicialmente realizando, por ejemplo, trabajos en beneficio de la comunidad.

Respecto a la tipología de los delitos que cometen los menores, predominan especialmente los pequeños hurtos y robos, desde los que se perpetran en supermercados y comercios hasta las sustracciones de teléfonos móviles, aunque en los últimos tiempos se está detectando un fenómeno especialmente preocupante, como es el aumento que está experimentado la violencia intrafamiliar protagonizada por hijos que insultan e incluso llegan a agredir a sus propios padres.

De hecho, el convenio tiene como principal objetivo el desarrollo y la realización de actividades de carácter extrajudicial, todo ello conforme al espíritu que señala la Ley Orgánica 5/2000 sobre reparación extrajudicial, para menores que realizan actos de delincuencia no graves y con la intervención, precisamente, de los dos equipos técnicos de la Fiscalía que permitan, bajo criterios educativos y resocializadores, dar lugar a la incoación y el correspondiente sobreseimiento del expediente del menor.

Las actividades extrajudiciales que se contemplan y que acometerá la Pontificia solo son válidas para delitos menores, sin reincidencias y con un componente especial que sea compatible con este tipo de medidas que prevé la citada ley.

Esta actuaciones deben ser consentidas por el menor y se creará una comisión paritaria formada por dos personas de cada entidad que se encargarán de definir un protocolo de intervención y seguimiento de cada caso y que contará, gracias a este acuerdo, con un servicio de asistencia psicológica y de mediación y orientación familiar.

La rectora destacó en términos especialmente positivos la plena colaboración sellada con la Fiscalía de Menores de Salamanca ya que, según afirmó, «es acorde a nuestro ideario y con mucho gusto la Universidad Pontificia ayudará en los casos que pueden tratarse extrajudicialmente, donde nuestros servicios pueden intentar esa resocialización del menor y evitar conflictos mayores».

Por su parte, la fiscal de menores de Salamanca explicó que su departamento «trata de buscar soluciones fuera de la judicialización que puedan llevarse a efecto para que se eviten estas conductas», de manera que «se intenta, no solo en menores, la mediación, la reparación, la conciliación o soluciones extrajudiciales que es el caso de este convenio». Durante sus declaraciones a los periodistas, apuntó que en este tipo de menores «influyen muchísimo el aspecto psicológico y social tanto del menor como el de su entorno», por lo que consideró que «si se actúa desde ese ámbito, podremos lograr que el menor no vuelva a delinquir».

La firma del convenio contó también con la asistencia del vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria de la UPSA, Jacinto Núñez Regodón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos