El Centro Aldea sopla tres velas

Un sólido equipo. Los promotores del Centro Social Aldea y responsables del Porvenir junto al actor Karra Errejalde en un acto el pasado invierno. / Word
Ciudad Rodrigo

En la actualidad cuenta con 1.200 aldeanos, gente interesada en sus actividades

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

Comenta Sonsoles Salazar, una de las fundadoras del Centro Social Aldea que «tres años han dado para mucho» pues son precisamente los que ha cumplido este colectivo.

Dice que «solo se nos ocurre estar muy contentos, no podemos mirar atrás y ver nada negativo aunque lo ha habido porque está superadísimo y olvidadísimo».

Quizás una de las complicaciones iniciales se produjo a la hora de encontrar un local adaptado a lo que buscaban, «queríamos un espacio diáfano pero para nada pensábamos que todo se nos fuera quedando pequeño». Las mudanzas han sido «un poco duras pero una vez asentados, estamos muy contentos». Tras pasar por varios lugares su sede actual es el Centro Cultural y Recreativo El Porvenir donde «hemos creado un tándem ideal pues ellos necesitaban un poco de vida porque aunque parezca una tontería organizar cualquier cosa lleva mucho trabajo, y nosotros necesitábamos un sitio como El porvenir y el resultado es que ellos están muy contentos con nosotros y nosotros con ellos».

El millar de aldeanos hace tiempo que lo rebasaron, ahora son unas 1.200 las personas que reciben información sobre las actividades que realizan porque así se lo han solicitado y mostrado interés. «Una vez que superas los mil cada persona que sumas cuenta mucho más».

El último año han seguido trabajando marcando un calendario cada trimestre, escuchando las propuestas que reciben, «la gente propone mucho más ahora que tenemos cierto nombre», eso sí, buscando el sello de la Aldea, «con un carácter más social, cosas que no se pueden ver o escuchar en otros sitios».

Destaca entre los logros el haber conseguido que «gente propia de Ciudad Rodrigo que sabe mucho, que tiene cosas que enseñarnos y hasta ahora no se les había escuchado nunca aquí, hayamos podido traerlos y es un orgullo».

Pero el Centro Social Aldea también ha abierto su colaboración a acciones que se han desarrollado en la localidad como puede ser la Feria del Libro. Pero sin duda, uno de los proyectos especiales, «al que más cariño le tenemos», es la Bibliocaseta que se ubica junto al monumento al garrochista. En este centro siempre han contado con una biblioteca social y es destaca su implicación con la lectura a través de un club de lectura o el taller de escritura creativa. Una vez que esa biblioteca se quedó pequeña «buscamos una alternativa para sacarla a la calle y estamos muy contentos a pesar de que la gente diga que no se puede hacer nada por todo aquel problema que surgió cuando se quemó». Sonsoles habla desde el cariño y destaca que «es una cosita muy pequeña pero que se utiliza muchísimo y la gente lo tiene especial cariño».

El lema del colectivo es ‘Creando comunidad’ y en opinión de Sonsoles, en la Bibliocaseta, «en ese trocito de Ciudad Rodrigo nosotros lo hemos conseguido».

Mira al futuro con optimismo y también con cautela cuando dice que entre los retos está «que nos quedemos como estamos». Eso sí, en su mente está «seguir creciendo y encontrando cosas atractivas alicientes culturales diferentes», sin olvidar la posibilidad de abordar temas sociales, «problemáticas actuales», y dándole a la cultura en general, con la lectura por bandera, «un prisma un tanto diferente» porque la idea es «siempre intentar conseguir algo más».

La aldea está abierta a todo el mundo, «la gente siempre te muestra su cariño, nos lo dicen por la calle pero sí necesitaríamos un poco más de colaboración: propuestas, ideas, participar, quizás, activamente en el centro, para eso siempre estamos abiertos», concluye una de las fundadoras.

Fotos

Vídeos