El 80% de los casos de urticaria crónica espontánea desaparece en menos de dos años

La iniciativa ‘Dale la vuelta a la urticaria’, en la plaza de Anaya. /ANTORAZ
La iniciativa ‘Dale la vuelta a la urticaria’, en la plaza de Anaya. / ANTORAZ

Esta enfermedad cutánea no es contagiosa ni tiene su origen en una alergia, según confirman varios especialistas del hospital

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

La iniciativa ‘Dale la vuelta a la urticaria’ pretende dar a conocer la enfermedad y desterrar algunos mitos sobre ella, como por ejemplo, que es contagiosa. Los promotores han sido la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC) en colaboración con Novartis. Durante su presentación, la secretaria de esta entidad y afectada, María Antonia Giménez, lanzaba un mensaje de esperanza, porque como aseguraba «es una enfermedad que no mata pero te fastidia la vida», aunque reconocía que ahora es más fácil sobrellevarla gracias a la nueva generación de medicamentos, «que funcionan muy bien». Asimismo, confirmaba la importancia del soporte psicológico «porque es una enfermedad que se vive en solitario».

La urticaria crónica afecta en la calidad de vida de las personas que la sufren:«No puedes acudir a un evento, en la alimentación, en la ropa, en los medicamentos o en tu vida sexual», enumeraba Giménez. Por su parte, la alergóloga del Complejo Asistencial de Salamanca Esther Moreno, quería dejar claro que la urticaria crónica no es una alergia, «es otro tipo de enfermedad, y la gente se piensa que es una enfermedad banal».

En este sentido, quiso distinguir entre urticaria crónica y la aguda, que si es una expresión de las enfermedades alérgicas. En ambos casos son lesiones en la piel, pero en la crónica «la evolución y cómo se manifiesta así como las causas, «no es una alergia».

Respecto a su causa, la doctora Moreno precisaba que «ojalá se supiera», aunque si conocen que en un porcentaje alto de paciente parece tratarse de una enfermedad autoinmune, «y es el propio organismo el que reacciona contra sí mismo». Además, aclaraba que es benigno, «aunque con una mala calidad de vida, porque le afecta y sufre rechazo».

En cuanto a los síntomas, el principal son las ronchas en diferentes partes del cuerpo, que se inflaman. Para valorar su cronicidad se tiene en cuanto una aparición durante más de seis semanas seguidas, «y a veces es crónica y espontánea, que no encuentras una causa clara externa que lo genera».

Otro de los expertos que participaron ayer en la presentación de esta iniciativa fue el dermatólogo del Complejo Asistencial de Salamanca Javier Cañueto, quien reconoció que hay casos en los que aparece y desaparece la urticaria crónica, «y en el 80% de ellos suele desaparecer en menos de dos años», y existen tratamientos con los que se puede controlar bien.

Una placa rosa

«Aparece en la piel, con lesiones en forma de placas rosas o rojas, que se cambian de un sitio a otro», determinaba el doctor Cañueto. Asimismo, la urticaria crónica puede aparecer en cualquier etapa de la vida, y el desencadenante puede ser variado según la edad. «En los niños suelen ser brotes relacionados con infecciones, y a medida que aumenta la edad, puede haber una proporción más alta de fenómenos de producción de anticuerpos, de autoinmunidad», relataba el dermatólogo. De hecho, apuntaba a la causa de un 45-50% de la urticaria crónica espontánea en la edad adulta. «No suele doler, aunque sí puede generar cierta sensación de molestia, sobre todo cuando se acompaña de angioedema de pies y manos, que es un fenómeno similar al de la urticaria pero que se produce más profundamente en la piel, y en lugar de afectar a la dermis, afecta al tejido celular subcutáneo, y eso hace que a veces no se vea el color rosado característico, porque es más profundo y cursa con hinchazón», detallaba este especialista. En este caso, suelen aparecer en los labios o párpados, entre otras zonas.

Esta enfermedad cutánea afecta en Salamanca a cerca de 1.500 personas, 300.000 en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos