La Casa de las Conchas acoge ya el Registro de la Propiedad Intelectual

Un turista fotografía la Casa de las Conchas. /LAYA
Un turista fotografía la Casa de las Conchas. / LAYA

EL servicio se encontraba hasta ahora en el Edificio Administrativo de Usos Múltiples de la calle Príncipe de Vergara de la Junta de Castilla y León

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El Registro General de la Propiedad Intelectual de la Junta de Castilla y León en Salamanca se ubicará desde hoy en la Casa de las Conchas, en lugar de en el Edificio Administrativo de Usos Múltiples de la calle Príncipe de Vergara, donde estaba hasta ahora.

Así pues, según informó la Delegación Territorial, los interesados en cursar un registro en la Propiedad Intelectual tendrán que ir a partir de ahora a la Casa de las Conchas, a cuyas dependencias para hacer estos trámites podrán acceder por la calle Rúa Mayor.

El horario de atención al público se mantendrá de lunes a viernes, de 9:00 a 14:00 horas

El horario de atención al público se mantendrá de lunes a viernes, de 9:00 a 14:00 horas, al igual que en la antigua ubicación, y las personas interesadas podrán contactar por teléfono para cualquier tipo de consulta llamando al 923269317.

El Registro General de la Propiedad Intelectual tiene por objeto la inscripción o anotación de los derechos relativos a las obras, actuaciones o producciones protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual y por las restantes disposiciones legales y tratados internacionales ratificados por España relativos a la protección de la propiedad intelectual, explicó la Junta.

A las dependencias para hacer estos trámites se deberá acceder por la calle Rúa Mayor

Asimismo, este recurso tiene por objeto «la inscripción o anotación de los actos y contratos de constitución, transmisión, modificación o extinción de derechos reales y de cualesquiera otros hechos, actos y títulos, tanto voluntarios como necesarios, que afecten a los indicados derechos inscribibles».

Según informó la Administración Autonómica, la inscripción no tiene eficacia constitutiva, es voluntaria y el efecto que produce es el de crear una presunción ‘iuris tantum’ de autoría y de titularidad de derechos a favor de quien inscribe a su nombre. Pero es la creación de la obra y no la inscripción la que hace nacer los derechos de propiedad intelectual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos