Carmen Forcadell, el azote del Archivo de Salamanca

La presidenta del Parlamento Catalán ha sido una de las fundadoras de la Comisión de la Dignidad que ha reclamado insistentemente los papeles

Carmen Forcadell, en una imagen reciente en los pasillos del Parlamento Catalán./EFE
Carmen Forcadell, en una imagen reciente en los pasillos del Parlamento Catalán. / EFE
Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

Ha llovido mucho desde que en febrero de 2002 el filólogo catalán y posterior parlamentario autonómico por Solidaridad Catalana por la Independencia, Tony Strubell, lanzara un llamamiento desde el Ateneo de Barcelona para incitar a las instituciones y a la ciudadanía catalana a que reclamaran al Gobierno de España los fondos catalanes que se encontraban depositados en el Archivo de la Guerra Civil de la capital salmantina. El llamamiento cuajó rápidamente y se constituyó la autodenominada Comisión de la Dignidad, una plataforma ciudadana que inició una intensa campaña reivindicativa, que incluyó todo tipo de actos públicos y concentraciones en los años posteriores, para que los legajos catalanes correspondientes al periodo de la II República y de la sangrienta Guerra Civil, que fueron incautados por el régimen que lideró durante 40 años con mano de hierro el general ferrolano Francisco Franco Bahamonde, depositados en el Palacio de San Ambrosio de la capital salmantina, retornaran a tierras catalanas. Se inició entonces lo que se denominó popularmente como el expolio del Archivo, un agrio conflicto bautizado también como el espinoso asunto de 'los papeles de Salamanca'.

Entre las primeras personas que secundaron el llamamiento de Strubell se encontraba entonces la tarraconense Carmen Forcadell, que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los nombres fundamentales del desafío independentista, que desembocó el pasado 27 de octubre en la Declaración Unilateral de Independencia (DIU), aprobada en una tensa y explosiva sesión de la cámara autonómica. Forcadell, que pasó una noche en prisión y tuvo que abonar 150.000 euros para salir de la cárcel tras prestar declaración ante el Tribunal Supremo, ha sido una de las fundadoras de la Comisión de la Dignidad y ha estado comprometida de forma constante desde 2002 con la movilización catalana por el Archivo, según resalta el portavoz de esta comisión, Josep Cruanyes.

Forcadell mantuvo sus colaboraciones con la Comisión de la Dignidad durante todos los años posteriores, compaginándolas, en el plano estrictamente político, con su faceta de dirigente de Esquerra Repulicana, formación a la que representó como edil en el Ayuntamiento de Sabadell y con la que adquirió especial notoriedad política y mediática. «Carmen Forcadell siempre ha sido una persona muy sensible y comprometida con los temas de memoria y con los fondos catalanes del Archivo de Salamanca», subraya Cruaynes, quien recuerda especialmente la activa participación de Forcadell a comienzos de 2011 en la Nit de la Memoria, el acto público que organiza anualmente la Comisión de la Dignidad y donde se rinde tributo a los represaliados catalanes del franquismo. Meses después, Forcadell iniciaba una nueva singladura en su azarosa trayectoria vital, como fue presidir la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) desde mayo de 2011 hasta abril de 2015, plataforma cuyo presidente actual, Jordi Sánchez, se encuentra desde hace semanas en la cárcel en régimen de prisión preventiva por decisión de la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela. En cambio Carmen Forcadell, el azote del Archivo salmantino, se ha librado finalmente de dormir a la sombra tras abonar una fianza astronómica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos