Las cámaras lectoras de las matrículas generarán las primeras multas en el otoño

Una de las 21 cámaras lectoras instaladas por el Ayuntamiento, que se encuentra situada en las proximidades del Palacio de Congresos./WORD
Una de las 21 cámaras lectoras instaladas por el Ayuntamiento, que se encuentra situada en las proximidades del Palacio de Congresos. / WORD

El Ayuntamiento anuncia su próxima puesta en funcionamiento tras estar inoperativas tres años

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

. Casi tres años y medio después de su polémica y controvertida adquisición mediante el correspondiente concurso público, el Ayuntamiento procederá, por fin, a dar un uso real a las 21 cámaras lectoras de las matrículas, que tienen como función vigilar y controlar a los vehículos que acceden a las zonas peatonales de la capital.

Los dispositivos, fácilmente identificables por su color blanco y que no tienen nada que ver con las cámaras de videovigilancia operativas por diferentes zonas de la ciudad –estas últimas son una competencia que depende directamente de la Delegación delGobierno– han ocasionado desde su instalación sucesivos rifirrafes dialécticos y tensas disputas entre el grupo municipal de gobierno delPartido Popular y la oposición, especialmente el PSOE.

El pasado 28 de julio el primer teniente de alcalde,Carlos García Carbayo, arrojó luz sobre este controvertido asunto en el colofón del pleno municipal que celebró aquel día la corporación local, al ser interpelado con una pregunta por el edil socialista Arturo Ferreras. GarcíaCarbayo anunció entonces que «a la vuelta del verano» elConsistorio organizará una campaña informativa dirigida a las comunidades de vecinos y los residentes de la zonas peatonales sobre los cometidos y las funciones de dichas cámaras. Una vez se lleve a cabo dicha campaña, las cámaras estarán plenamente operativas y comenzarán a generar las primeras denuncias y las correspondientes multas por parte delAyuntamiento «de forma automática» para todos aquellos vehículos que no estén autorizados para acceder a las zonas peatonales de la capital.

La particular cronología de este polémico asunto se remonta al mes de marzo de 2014. Entonces elAyuntamiento garantizó que antes de concluir el verano de aquel año, siempre y cuando no se produjeran imprevistos o retrasos, el casco histórico de la ciudad estaría blindado por una red de cámaras de lectura automática de las matrículas de los vehículos. Su principal fin será tener registrado a cada vehículo que atraviese las calles de los enclaves peatonales, de manera que se abrirán expedientes y se sancionarán a aquellos conductores que no dispongan de la pertinente autorizacion municipal.

La Mesa de Contratación delConsistorio adjudicó entonces el contrato de suministro y explotación de este nuevo sistema a la empresa Antel por un importe total de 228.000 euros, cuantía que incluía el valor referido al IVA. La compañía también se comprometió a formar a los policías locales y técnicos municipales en su utilización.

Desde el primer momento el Grupo Municipal Socialista consideró «un despilfarro»el coste generado por la habilitación de estas cámaras. La tardanza en ponerlas en funcionamiento irritó a los ediles socialistas, quienes han venido censurando a lo largo de estos tres últimos años las sucesivas demoras.

Retrasos

Precisamente, en abril del pasado año nuevamente el primer teniente de alcalde, Carlos García Carbayo, tuvo que responder ante las constantes críticas de los ediles socialistas. Entonces, el concejal de Fomento y Contratación adelantó que las cámaras lectoras de matrículas en las zonas peatonales se activarían en las semanas venideras, lo que permitiría al Ayuntamiento comenzar a imponer las pertinentes sanciones y multas a los vehículos que no estuvieran autorizados para penetrar por las calles peatonales. Sin embargo, aquel plazo tampoco se cumplió, volviéndo a acumularse un nuevo retraso.

Entonces –abril de 21016– la información oficial delAyuntamiento puso de relieve que ya había más de 2.500 matrículas introducidas en el programa de gestión.También entonces se anunció que, de forma previa a la entrada en funcionamiento de las cámaras, se desplegaría una campaña de información destinada a las comunidades de vecinos y se proporcionaría información y orientación también a los centros educativos implicados por su ubicación, como son los casos de los colegios Francisco de Vitoria y Amor de Dios. Al final, estas campañas se han demorado en el tiempo y, salvo nuevos retrasos, se acometerán después de la finalización del periodo estival, tal como confirmóCarlos García Carbayo en el pleno municipal del pasado 28 de julio.

Las 21 cámaras lectoras de las matrículas se encuentran emplazadas y pueden ser visibilizadas por los ciudadanos en otros tantos emplazamientos, como son las confluencias entre la plaza delEmpresario y laGran Vía, Correhuela-Bermejeros Poeta Iglesias-Plaza Mayor, SánchezBarbero-San Pablo, Felipe Espino-San Pablo, Jesús-San Pablo, Palominos-SanPablo, Toro-Avenida de Mirat, Luis Hernández-Avenida de Mirat, José Jáuregui-Plaza delCampillo, Zamora-Puerta Zamora, Los Bandos-Santa Teresa, Los Bandos-Espoz y Mina, Bordadores-Cuesta del Carmen,Espoz y Mina-Cuesta del Carmen, Ancha-Vaguada de la Palma, Ancha-Cervantes, Balmes-Plaza de la Merced, Balmes-La Plata, Poeta Iglesias-Quintana y Cuesta de Oviedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos