Caja Rural incrementa sus beneficios un 32,8% durante el ejercicio de 2017

Isabel Martín Arija y Ernesto Moronta, responsables de Caja Rural de Salamanca./Laya
Isabel Martín Arija y Ernesto Moronta, responsables de Caja Rural de Salamanca. / Laya

El resultado neto, de 5,01 millones de euros, fue calificado como «muy satisfactorio en un entorno de bajos tipos de interés»

REDACCIÓN / WORDSalamanca

Caja Rural de Salamanca aumentó un 32,81 por ciento el resultado de su actividad de explotación al cierre del ejercicio 2017 tras obtener 6,26 millones de euros de beneficios, que después de impuestos arrojó un saldo neto de 5,01 millones de euros, un resultado «muy satisfactorio en un entorno de bajos tipos de interés», informó la entidad financiera salmantina.

El volumen de negocio de Caja Rural de Salamanca creció un 9,57 por ciento respecto al año anterior, alcanzando los 1.645 millones de euros, mientras que en los activos totales medios, la cooperativa de crédito salmantina obtuvo 928 millones de euros, dato que se incrementó un 6,95 por ciento en relación al ejercicio 2016.

Con estas cifras, Caja Rural de Salamanca definió con la palabra «crecimiento» su ejercicio en 2017 «acorde a sus resultados», siempre dentro de «el firme compromiso» de la entidad financiera por «contribuir al desarrollo de su entorno y al crecimiento económico», logrando también un aumento en el número y el volumen de operaciones concedidas en inversión crediticia que ascendió un 8,64 por ciento hasta alcanzar los 527 millones de euros.

La ratio de morosidad se situó, por su parte, en el 2,73 por ciento frente al 7,79 por ciento en el que se sitúa la media española del sector financiero, lo que «corrobora la prudente y acertada estrategia de la Caja aplicada en la gestión integral del riesgo del crédito, pudiendo presumir así de tener una de las tasas de morosidad más bajas del sistema financiero español».

Del mismo modo, la ratio de cobertura alcanzó el 69,14 por ciento, fortaleciendo un balance «ya de por sí robusto y sólido». La cooperativa de crédito salmantina presentó asimismo una ratio de capital total de 18,90 por ciento, siendo el mínimo exigido por el Banco de España un 9,48 por ciento.

«En un momento clave para las exportaciones en la economía nacional y regional, Caja Rural de Salamanca sigue apostando fuerte por el comercio exterior, con un volumen de operaciones que alcanzó al cierre del pasado año los 78,8 millones de euros, un 8,42 por ciento más que en 2016», informó la entidad financiera.

Por todo ello, desde Caja Rural de Salamanca concluyeron que «la entidad financiera continúa demostrando una adaptabilidad envidiable, creciendo cada año y destacando por su solvencia, rentabilidad y eficiencia con un modelo de banca cercano, transparente y realmente nuestro», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos