El Ayuntamiento responsabiliza al Corona Sol y El Corte Inglés de su situación judicial

Virginia Carrera y Gabriel Risco, delante de la fachada del hotel Corona Sol.
Virginia Carrera y Gabriel Risco, delante de la fachada del hotel Corona Sol. / MANUEL LAYA

La comisión de Hacienda rechaza las pretensiones económicas de las mercantiles en caso de cierre de sus negocios

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Salamanca rechazó ayer las pretensiones económicas de las empresas El Corte Inglés, Palco 3 y Copitasa Oeste basadas en los problemas judiciales del conocido centro comercial y del hotel Corona Sol, respectivamente. Como se recordará, El Corte Inglés reclamaba al Ayuntamiento una indemnización de 156 millones de euros para hacer frente al hipotético cierre de los grandes almacenes mientras que Palco 3 y Copitasa solicitaban 4.000 euros al día, también en el caso de que el Corona Sol cesara su actividad.

Ayer, por unanimidad de los cuatro grupos municipales, estas pretensiones cayeron en saco roto, gracias a dos informes que desmontaron las tesis de las empresas, tal y como relataron, finalizada la comisión, los concejales de Ganemos Virginia Carrera y Gabriel Risco a las puertas del hotel Corona Sol. En primer lugar, el informe de urbanismo, seguido del informe del secretario general del Ayuntamiento. En ambos se niega que haya existido daño alguno hacia las dos empresas, ya que los dos negocios han continuado con su actividad. El concejal Gabriel Risco destacó, en este sentido, que los informes «dejan claro que la responsabilidad recae única y exclusivamente en las empresas». En el caso del Corona Sol y de Palco 3 y Copitasa «porque presentaron la documentación indebida. Está en su mano presentar de nuevo la documentación y solicitar una nueva licencia», señaló Risco, quien subrayó cómo el secretario general acusa directamente al Palco 3 del «marasmo» de procedimientos judiciales en los que está envuelto el Corona Sol.

Respecto al Corte Inglés, desde Ganemos aseguraron que la empresa conocía perfectamente que existía una sentencia desfavorable sobre el planeamiento urbanístico en el momento de iniciar las obras, y que, aún así, continuaron. «Ha existido mala fe», declaró Gabriel Risco. De hecho, «los informes hablan de culpa o negligencia grave por parte de la empresa», señaló, no sin antes indicar que no hay ningún riesgo de cierre de El Corte Inglés tras la moratoria urbanística concedida por la Consejería de Fomento el año pasado.

En definitiva, para Ganemos, el único daño real «lo están sufriendo los vecinos del Corona Sol y los intereses de la ciudad salmantina», ya que ambas empresas están explotando sus negocios fuera de la legalidad, a pesar de este «chantaje fallido» que pretendía «presionar para que no se defendieran los intereses generales, lo que ha hecho Ganemos desde el primer momento», aseguraron.

Fotos

Vídeos