Las autoescuelas desafían al Gobierno con una masiva movilización sin precedentes

La caravana de vehículos de las autoescuelas atravesó laGran Vía para exteriorizar su protesta ante la mirada de los conductores y los peatones. / Manuel Laya

Despliegan un centenar de vehículos para exigir una solución a la huelga de los examinadores

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

El sonido estridente, repetitivo y ensordecedor, protagonizado al unísono por los cláxones de un centenar de vehículos de las 38 autoescuelas que operan por todo el territorio de la provincia salmantina, irrumpió durante el mediodía de ayer en la vida cotidiana de los miles de ciudadanos que atravesaban a esas horas los pasos de peatones, paseaban por las aceras, conducían sus vehículos y accedían al autobús urbano en diferentes calles de la capital.

La movilización de protesta supuso todo una demostración de fuerza por parte de las autoescuelas, todo ello en el contexto de la particular pugna que mantienen desde hace meses los examinadores de tráfico con el Gobierno, concretamente con la Dirección General de Tráfico, ante la huelga iniciada por este colectivo el pasado mes de junio. En el caso de la provincia salmantina, el caos se ha disparado, como se refleja en el hecho de que se han tenido que suspender y aplazar más de 1.100 pruebas prácticas para la obtención del carné de conducir en sus diferentes modalidades en junio y julio, como consecuencia directa de los prolongados paros de los examinadores, tal como lo evidencian los datos que maneja la Asociación Provincial de Autoescuelas de Salamanca.

La manifestación partió a las 13:00 horas desde la calle Riaño, en el barrio de Capuchinos. Previamente fueron llegando al lugar de inicio de la protesta vehículos de las diferentes escuelas. No solo había turismos, sino también camiones, autobuses y trailers. La convocatoria recibió finalmente la adhesión de la práctica totalidad de las 38 autoescuelas, según confirmó el presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Salamanca, Luis Rodero. El miércoles, cuando los objetivos y el itinerario de la movilización fueron presentados y detallados a los medios de comunicación, habían confirmado ya su adhesión 33 de estas 38 autoescuelas. Ayer estuvieron presentes todas finalmente.

Pese a la coincidencia en los criterios y los fines de la movilización, se registraron momentos de tensión instantes del inicio del recorrido, ante las discrepancias que afloraron entre los miembros de algunas autoescuelas con respecto a otros sobre el orden de participación de los vehículos de cada autoescuela en la movilización.

Una vez salvado este escollo verbal y siempre bajo el seguimiento y la vigilancia de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la regulación del tráfico por parte de los efectivos de la Policía Local, arrancó la movilización desde la calle Riaño.

La manifestación de ayer fue la primera que han organizado las autoescuelas salmantinas a lo largo de su extenso periplo profesional. La marabunta de vehículos –cerca de un centenar según las estimaciones vertidas por LuisRodero en los minutos previos del inicio de la manifestación– se encaminó por la avenida de San Agustín, atravesando el paseo de Torres Villarroel, Álvaro Gil, la avenida de Mirat, la Gran Vía, el paseo de Canalejas y el puente de Felipe, poniendo fin a su ruidoso peregrinaje en el barrio trastormesino de SanJosé, concretamente junto al edificio del Ecyl.

La fase más llamativa de la manifestación transcurrió en la Gran Vía, dado que el elenco de turismos, camiones y autobuses realizó el recorrido por la céntrica arteria salmantina en los dos sentidos. Además, los conductores de los vehículos aprovecharon su simbólico discurrir por delante del edificio de la Subdelegación delGobierno en la Gran Vía para hacer sonar de forma incesante las bocinas, con el propósito de exteriorizar y hacer visible, de esta manera, su profundo malestar con la metodología y la estrategia por la que se está decantando el Ejecutivo, concretamente la Dirección General de Tráfico, al no querer sentarse a negociar ni aceptar las reivindicaciones de los examinadores de tráfico, que conforman el colectivo que desde hace semanas viene protagonizando estos paros indefinidos en demanda de complementos salariales y un incremento en las dotaciones de sus plantillas.

Cinco profesionales

En el caso de la provincia de Salamanca, el personal de los examinadores de tráfico se reduce a solo cinco profesionales, de los que dos han permanecido en situación de baja médica en los últimos meses.

El personal de las autoescuelas adornó los camiones y los turismos con carteles en los que se podía leer el lema ‘¡Basta ya!.Las autoescuelas queremos examinar a nuestros alumnos’.

Los agentes policiales que integraron el dispositivo desplegado para la ocasión se encargaron de regular en todo el momento el tráfico, realizando cortes puntuales de las calles por donde discurrió la protesta para evitar atascos y retenciones.

Las autoescuelas han dejado claro en todo momento que, con esta protesta, no han querido en ningún momento enfrentarse con el colectivo de los examinadores de tráfico, dado que estos se acogen el derecho de huelga reconocido en la Constitución, e insisten en reclamar a la Dirección General de Tráfico que dé pasaos para resolver el conflicto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos