Asaja califica 2017 como «el peor año en décadas» y «catastrófico»

Donaciano Dujo y Juan Luis Delgado, en el centro, junto a Raúl del Brío y Julián Juanes. /WORD
Donaciano Dujo y Juan Luis Delgado, en el centro, junto a Raúl del Brío y Julián Juanes. / WORD

La organización hace balance y recuerda la «incertidumbre y preocupación» en la que viven ganaderos y agricultores

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El presidente provincial de Asaja, Juan Luis Delgado, y el presidente regional, Donaciano Dujo, hicieron ayer balance del año que está a punto de finalizar, un año que calificaron de «catastrófico» y «el peor en décadas», en el que «la situación de los ganaderos y agricultores de Salamanca, así como del resto de la Comunidad, es de incertidumbre y preocupación ante la falta de agua que ha causado estragos en las producciones».

Juan Luis Delgado situó al sector agrario en «un momento crítico» y aseguró que «se cierra el año como el más improductivo que el campo haya conocido». «Las administraciones no han estado a la altura de la situación catastrófica de un sector estratégico y motor de la economía provincial, como es el agroganadero», sentenció y reiteró que «se está perdiendo la batalla a la fijación de población en el medio rural y se está generando mayor despoblación». La administración, a la hora de tomar medidas para minimizar el desastre, afirmaron, se ha limitado a anunciar ayudas que no se han hecho efectivas en la mayoría de los casos.

Asimismo, indicaron que los créditos no han llegado a lo que verdaderamente se necesitaba y no ha habido adelanto de la PAC, «se está pagando por las mismas fechas que años anteriores». Además, el presidente provincial aseguró que los profesionales del campo se encuentran ante un futuro incierto e inestable por la reforma de la PAC. «Tal y como se está trabajando todas las iniciativas nos llevan a una reducción del presupuesto comunitario y, conociendo la situación de cada Estado miembro, la situación pasa por otra reducción de presupuesto que el sector no puede soportar».

Otro factor negativo está en que los seguros agrarios se han encarecido. «La supresión de tasas y la moratoria de cuotas son cuestiones que podrían beneficiar, pero no dejan de ser aplazamientos que tendremos que devolver y quién sabe en qué condiciones», añadió el presidente provincial. «La única nota positiva parece estar en las ayudas para abastecimiento de agua, aunque se ha dado luz verde con retraso».

Respecto a las nuevas incorporaciones indicó que «a pesar de que en la provincia hayan aumentado las respecto al año anterior, no se unen a la empresa agraria ni la mitad de las personas que se jubilan».

Donaciano Dujo, por su parte, habló de la situación ganadera y cifró entre 1 y 1,5 euros por cabeza de ganado el gasto a mayores de los profesionales. En cuanto a la agricultura, lamentó que no hubiera casi cosecha en la campaña anterior y que la nascencia de ésta sea escasa. Además, recalcó que las administraciones no han ayudado lo suficiente para poder soportar este año. Sí valoró en positivo las ayudas al agua, con 1.801 solicitudes en la región, unas 800 en Salamanca, que recibirán en breve la resolución y los pagos de las inversiones cuando lo justifiquen.

El presidente regional quiso destacar que Asaja ha hecho todo lo posible para que saliera adelante la interprofesional de la patata y se mostró crítico con la industria agraria que exporta productos a países «donde sí vale lo que se está comprando y, mientras, en el nuestro, existe una situación deficitaria donde no se paga lo que realmente vale». Éste podría ser el caso de los precios de la leche donde España se sitúa en 4 ó 5 céntimos por debajo del resto de países europeos.

Dujo reiteró, además, «la incompatibilidad de la ganadería extensiva con el lobo en una región donde no puede soportar más la presión del cánido».

Asimismo, indicó que Salamanca es una de las provincias más importantes en algunas cabañas ganaderas, como la bovina, en la que ocupa el primer puesto nacional con un censo que alcanza las 600.084 cabezas, según los datos de mayo del Ministerio; pero registran unas pérdidas escalofriantes, sobre todo, por el incremento de costes de mantenimiento, como consecuencia de unos campos que, en un año, no han producido pastos y la especulación con las materias primas.

«Si desarrollamos el incremento de costes en la cabaña bovina nos encontramos que, en un año normal, el coste por reproductor y día gira en torno a 1,25 euros. El coste actual supera los 1,80 euros; lo que supone un incremento de 0,55 euros. En principio puede parecer insignificante pero, en la provincia, los ganaderos de bovino en 2017 se han gastado 221.400.000 euros más que cualquier año». Respecto a la apicultura, afirmaron que la producción se encuentra por debajo del 40% y con el riesgo de que se pierda el 50% de las colmenas.

También se puso sobre la mesa la consulta electoral y señalaron que «ante la consulta para la representatividad agraria, la Consejería ha dispuesto el listado de personas jurídicas y físicas que podrán ejercer su derecho a voto pero muchas de éstas no aparecen y sólo se puede reclamar hasta el 2 de enero», aseguraron, a la vez que animaron a la participación el 11 de febrero «por la importancia de elegir bien a quienes nos van a representar».

La organización también aprovechó para hacer un llamamiento a los consumidores, para que «sean sensatos y solidarios con los productos locales», ya que con su demanda «se potencia la economía no solo de provincia sino también de la Comunidad». Además, se les instó para que estuvieran vigilantes e identificaran correctamente la procedencia del producto en el etiquetado y tuvieran cuidado con las importaciones; «una cosa es el envasado y otra, la procedencia», concluyeron. 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos