El arte como expresión de varios jóvenes con asperger

Los jóvenes que han participado, junto a su obra.
Los jóvenes que han participado, junto a su obra. / WORD

El pintor Miguel Elías ha dirigido un taller para acercar la obra de Venancio Blanco desde su propia visión artística

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La sala de exposiciones de Santo Domingo ha albergado una innovadora propuesta que fusionaba el arte y el trastorno del espectro del autismo, en concreto, a personas con síndrome asperger.

La iniciativa se desarrolló en el marco de la XIII edición del curso de verano de la Universidad de Salamanca ‘Habilidades Prácticas para la vida cotidiana: transición a la vida adulta’, que se celebra hasta el 7 de julio y está dirigido por Ricardo Canal y Mª Victoria Martín Cilleros.

Bajo el título de ‘Express-Arte’, este taller fue dirigido por el pintor y profesor de la Usal Miguel Elías, Esta propuesta, desarrollada por el pintor y artista Miguel Elías Sánchez, ha servido para que 16 jóvenes con síndrome de asperger, mayores de 16 años y llegados de toda España, se acerquen a la obra de Venancio Blanco ‘Abstracciones’ y al arte contemporáneo.

El síndrome asperger es un trastorno neuro-biológico, caracterizado por sus dificultades en la comunicación e interacción social, con unos focos de intereses peculiares, en muchos casos con torpeza motora y alteración en sus percepciones. En esta ocasión, estos jóvenes se han acercado a la obra de Venancio Blanco y, durante más de dos horas, han convivido junto a ellas.

El vehículo de inspiración ha sido una baraja de fichas y cada participante ha aportado varias obras de arte que unidas mostraban la expresión colectiva de la abstracción.

El objetivo final era recrear en este espacio museístico de Salamanca una experiencia inolvidable para estos jóvenes. Para el pintor Miguel Elías, «el arte contemporáneo sirve para mucho más que contemplarse y en esta propuesta ha quedado evidenciado».

En sentido, confirmaba que sirve para relacionar y expresar sentimientos profundos, «para mejorar nuestro estado de ánimo y ponernos al día en lo expresivo que a veces nos cuesta exteriorizar por múltiples motivos, siendo esto mucho más difícil en las personas con trastornos del espectro del autismo».

Miguel Elías aseguraba que el arte contemporáneo sirve «para vivir y vivir mejor». De hecho, los propios participantes reconocían que el arte es «ilusión, libertad y pura expresión», «una puerta que puede conducir a mil mundos distintos», «una forma de expresar muchas cosas en una sola», «que permite mostrar al mundo como me siento», que se puedes expresar «musicalidad y ritmos melódicos», «expresar tus ideas, relajarte», enumeraban.

Los que durante estos días visiten la sala de Santo Domingo, gracias a la Fundación Venancio Blanco, que también estuvo presente en la actividad, y la Fundación Salamanca, podrán contemplar junto a las obras de Venancio Blanco, un collage fruto de la creación de estas personas con síndrome de asperger o autismo de alto funcionamiento.

Fotos

Vídeos