PP y C’s aprueban rebajar el IBI un 5% en 2019, coincidiendo con las elecciones

Alfonso Fernández Mañueco y Alejandro González Bueno, tras la firma del acuerdo en el Ayuntamiento./Word
Alfonso Fernández Mañueco y Alejandro González Bueno, tras la firma del acuerdo en el Ayuntamiento. / Word

Calculan que este descuento fiscal beneficiará a más de 80.000 contribuyentes en la ciudad

DANIEL BAJOSalamanca

Después de semanas de reuniones, de mensajes cruzados y de hacer números, los grupos municipales del PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca anunciaron ayer un acuerdo para actualizar las ordenanzas fiscales de 2018 y 2019. Éste «amplía el alcanzado el pasado año y es coherente con el Pacto Programático consensuado por ambos grupos políticos para el presente mandato», explican desde el Ayuntamiento de la ciudad.

El acuerdo se traduce en importantes cambios para los salmantinos. Así, en el marco del documento firmado ayer, ambas formaciones acuerdan rebajar un 5% el Impuesto de Bienes Inmuebles de la capital en 2019 «y mantener, con carácter general, la congelación de todos los tributos, precios públicos y tarifas, salvo aquellos que deben ser actualizados al IPC por la obligatoriedad derivada de algunos contratos municipales para el año 2018. PP y Ciudadanos han acordado aplicar el Índice de Precios al Consumo del 0,9%, correspondiente al aumento experimentado entre los meses de mayo de 2015 y mayo de 2017». En otras palabras: el año que viene los impuestos municipales no subirán o lo harán un 0,9% en aquellos casos en los que sea obligatorio por contrato.

El ‘premio gordo’ esperará hasta 2019. Ese año se rebajará el IBI un 5%. En el Ayuntamiento explican que «esta reducción del 5% del Impuesto de Bienes Inmuebles beneficiará a más de 80.000 contribuyentes en la ciudad de Salamanca, y la congelación de éste y del resto de impuestos alcanzará a más de 121.000 salmantinos. La rebaja fiscal en el Impuesto de Bienes Inmuebles supondrá un ahorro anual a los contribuyentes salmantinos de aproximadamente 2 millones de euros».

Eso sí, cabría preguntarse por qué sólo se rebaja el IBI y no el resto de tarifas municipales. Y por qué esperar hasta 2019 para aplicar el descuento y no hacerlo inmediatamente, ya en 2018. Tanto Ganemos como PSOE coinciden en su diagnóstico: por motivos electorales. Los portavoces de ambas formaciones fueron ayer muy críticos con un acuerdo que, aseguran, se ha hecho a sus espaldas y con la mente puesta en los comicios municipales de 2019.

Por otro lado, en virtud de una recomendación de la Defensora del Contribuyente, «se ampliarán las bonificaciones o reducciones de tarifas contenidas en diversas Ordenanzas Fiscales a quienes trabajen y cuenten con ingresos inferiores al salario mínimo y cuya unidad familiar esté formada por una persona», comentan desde el Consistorio salmantino.

Este cambio referido al cómputo de los miembros de la unidad familiar permitirá «que las rebajas fiscales lleguen a un mayor número de contribuyentes a partir del próximo año».

Presupuestos

El acuerdo rubricado ayer tiene su contraparte. Ambas formaciones «se comprometen, asimismo, a negociar para sacar adelante los Presupuestos Municipales de 2018 y 2019», lo que sin duda contribuirá a hacer más tranquila la segunda mitad de mandato del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. Habrá que negociar, pero la firma del acuerdo para bajar el IBI puede ser un buen prólogo.

El documento se enmarca en la línea de colaboración abierta entre ambas formaciones políticas hace dos años. El PP necesitaba al menos la abstención de Ciudadanos para que Fernández Mañueco siguiera siendo alcalde de Salamanca. Merced a aquel convenio, ambos grupos han alcanzado varios acuerdos para que pudieran aprobarse los Presupuestos Generales de la Corporación para los años 2016 y 2017, así como las Ordenanzas reguladoras de los Tributos, Precios Públicos y Tarifas para los mencionados ejercicios.

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Alejandro González Bueno, ya advirtió hace algunas semanas que su grupo quería revisar el pacto con el PP y evaluar en qué momento se encontraba el acuerdo para ver si el equipo de Gobierno estaba cumpliendo con su parte y para presentarles nuevas condiciones. Una de ellas era la rebaja del IBI, habida cuenta de que el Ayuntamiento presume de superávit. Tras algunas reuniones, el PP pasó del ‘no’ al «lo estudiaremos . Aunque Ciudadanos llegó a calcular que el IBI podría bajar hasta un 7%, finalmente será un 5%, aunque será en año electoral y ya se verá que pasa una vez haya elecciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos