Adares regresa a la plaza del Corrillo

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, junto a la estatua de Adares en la plaza del Corrillo./LAYA
El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, junto a la estatua de Adares en la plaza del Corrillo. / LAYA

Salamanca descubre la estatua del famoso poeta, obra de Agustín Casillas, en la plazuela que tanto frecuentaba

REDACCIÓN / WORD

El poeta Remigio González Martín,'Adares', ya tiene su estatua en la plaza del Corrillo. Es una escultura póstuma de Agustín Casillas, Medalla de Oro de la ciudad. El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, junto a familiares tanto del poeta como del escultor, han descubierto esta obra, que supone un doble homenaje a dos autores muy queridos en Salamanca.

Con dos metros de altura y casi un metro de ancho, esta obra, fundida en bronce, presenta al poeta salmantino caminando en recuerdo a su habitual recorrido por la calle San Justo hacia la Plaza del Corrillo.

Con esta escultura, el Ayuntamiento da respuesta a una demanda de la ciudad y a un merecido recuerdo al entrañable escritor querido por la ciudad y que amó la poesía hasta su muerte repentina a los 77 años.

Adares, autor de más de 30 poemarios en solitario, permanecerá unido para siempre a la historia de Salamanca con la escultura de Agustín Casillas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos