Acaip clama contra «el colapso» al que se enfrenta la cárcel de Topas

Mesa instalada por los miembros de Acaip a las puertas de la Subdelegación del Gobierno. / LAYA

El sindicato denuncia con un simbólico reparto de chorizos la falta de personal y protesta por las agresiones que sufren los funcionarios

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El sindicato Acaip se movilizó ayer con la colocación de una mesa reivindicativa frente a la Subdelegación delGobierno, con el fin de protestar por las carencias que viene padeciendo la plantilla de la cárcel de Topas en materia de personal. El sindicato solicitó la destitución del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, a quien responsabilizó de haber llevado al sistema penitenciario español «al borde del colapso», como sucede en Topas.

Para exteriorizar su queja, los miembros del sindicato repartieron chorizos entre los viandantes y recordaron que Ángel Yuste, «ante la incapacidad manifiesta para implementar las actuaciones de modernización del sistema penitenciario, ha impuesto una política de persecución del talento, ninguneando a los mejores profesionales».

La prisión salmantina de Topas es un palpable ejemplo de las carencias de personal que sufre la plantilla.Por si fuera poco, la media de edad de los funcionarios se encuentra por encima de los 50 años, con una perspectiva de 80 personas que pasarán a segunda actividad por cumplir más de 57 años, según las estimaciones que maneja Acaip.

Recuperar las pérdidas retributivas de los funcionarios de prisiones, producto de los recortes de los últimos años, y adecuar el marco salarial a sus funciones y responsabilidades, son otras reivindicaciones de Acaip.El sindicato quiere conseguir con sus movilizaciones, que ayer se extendieron al resto de Castilla y León y proseguirán esta semana por otras comunidades, «una negociación efectiva sobre el establecimiento de un sistema retributivo singular para las prisiones, que permita individualizar y conocer cada puesto de trabajo por lo que hace, por cuando lo hace y por las responsabilidades y cometidos propios de ese puesto de trabajo».

Además, Acaip aboga por la retirada de la seguridad privada que asume la vigilancia exterior de las prisiones, con el fin de que estos cometidos vuelvan a realizarlos las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. También demanda la creación de unos sistemas de salud laboral y de defensa de los funcionarios para hacer frente a las agresiones que vienen sufriendo por parte de la población reclusa, ya que cada año se contabiliza una media de 360 agresiones a funcionarios en el interior de las cárceles españolas.

Fotos

Vídeos