Ábalos rechaza que se utilice el cupo vasco como un modelo para la financiación autonómica

Ábalos, en la sede del PSOE, con Pablos y Sánchez Olivera./LAYA
Ábalos, en la sede del PSOE, con Pablos y Sánchez Olivera. / LAYA

El secretario de Organización del PSOE participar en un encuentro con militantes socialistas salmantinos en la sede del partido

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, rechazó en Salamanca la propuesta del lehendakari Íñigo Urkullu de utilizar el cupo vasco como modelo para la financiación autonómica en el resto de España.

Ábalos, antes de participar en un encuentro con militantes socialistas en la ciudad de Salamanca, ha manifestado que Urkullu «en el fondo lo que trata es de justificar esa singularidad» que tiene el País Vasco.

«Yo creo que no hace falta que se esfuerce tanto, el concierto vasco es un precepto constitucional, trata de reconocer un derecho histórico y singular, pero de ahí a plantearlo como un modelo para el resto de España, pues no es así», dijo sobre unas declaraciones del lehendakari que tratan de «justificar esa singularidad».

En este sentido, el político socialista recordó que, dentro del actual sistema constitucional, hay también «otros modelos singulares» como los que afectan a Canarias, Ceuta y Melilla o Navarra.

Por ello ha mostrado su disconformidad con la propuesta, no obstante ha reconocido que los representantes políticos tienen «por delante un desafío tremendo con la financiación autonómica», ya que es «el gran problema» después de que el plazo «venció».

En esta línea, ha remarcado que «detrás» de la financiación autonómica «hay servicios públicos» y ha lamentado que el Gobierno no pusiese en marcha, «simultaneamente» a las reuniones por el cupo vasco, las negociaciones para las comunidades de régimen común.

Posteriormente, Ábalos se ha referido a la Constitución, a las puertas de su 39 aniversario. Sobre la Carta Magna ha dicho que «el pacto de convivencia» dejó atrás «una historia de España con mucho dolor» y que sirvió desde su gestación para poner en marcha «los mayores años de paz, de bienestar, de progreso, de concordia».

Aun así, ha indicado que han pasado 39 años de su aprobación y que «todo pacto ha de ser renovable», pues, aunque ha sido «un éxito», el documento ha de adecuarse «a los tiempos actuales». «Muchas cosas han cambiado» y «hay que procurar no morir de éxito», ha añadido.

Y, sobre si sirve para acometer una solución para Cataluña, ha respondido que la situación vivida en estos últimos tiempos «viene a plantear que el modelo territorial tiene que ser planteado», no obstante ha insistido en que la propuesta socialista de reforma «en ningún caso» es «una compensación ante esta amenaza secesionista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos